María Teresa Campos no sabe quedarse tranquila en un segundo plano

·4 min de lectura

A sus casi 81 años, María Teresa Campos se niega a jubilarse y a quedarse viviendo tranquila en casa. La madre de Terelu y Carmen Borrego pide trabajo cada vez que puede, interviene en cualquier entrevista o tertulia que le ofrezcan, y acaba robándose siempre el foco, convirtiéndose en el centro de la noticia. Ella no quiere ser una vieja gloria de nuestra televisión, alguien que está ahí en un segundo plano, sino una comunicadora que está en el epicentro de la noticia, o al menos, esa es la sensación que proyecta de forma incesante.

Este miércoles nos hemos levantado con una nueva entrevista de María Teresa a su amigo Kiko Hernández para la revista Diez Minutos. Podría haber optado por ofrecer una charla amable,llena de anécdotas de su carrera, que las tendrá, pero le ha perdido la lengua una vez más y ha dejado frases de esas que van a ser replicadas en todos los programas de corazón, sobre todo, en el universo de Telecinco.

SEVILLA, ESPAÑA - 30 DE MARZO: María Teresa Campos recibe el Premio Andalucía de Periodismo 2022, el 30 de marzo de 2022, en Sevilla, España. (Foto de Leandro Wassaul/Europa Press vía Getty Images)
SEVILLA, ESPAÑA - 30 DE MARZO: María Teresa Campos recibe el Premio Andalucía de Periodismo 2022, el 30 de marzo de 2022, en Sevilla, España. (Foto de Leandro Wassaul/Europa Press vía Getty Images)

Más allá de decir que echa de menos la televisión (cosa que ya deja de ser noticia, porque no hay entrevista que conceda o premio que le otorguen en la que no lo recalque), María Teresa se ha metido en jardines muy delicados. Así, por ejemplo, ha confirmado lo que se venía hablando en Sálvame, y es que cuando Pipi Estrada era su yerno, pagó dos millones y medio de pesetas (15.000 euros al cambio, a lo que habría que sumar la inflación) a una revista para que retirase unas fotos del periodista deportivo con una prostituta. “Yo no quería darle disgustos a mi hija”, explica María Teresa, como si el hecho de que lo cuente ahora le fuese a dar una alegría a Terelu, la antaño novia de José Manuel, Pipi. Todo lo contrario, está claro que ahora en Sálvame le van a preguntar por el tema, que va a tener que revivir ese episodio y tendrá que dar la cara por las palabras de su madre.

En su entrevista se muestra enigmática sobre su pasado. “Hay una parte de mi vida, que no es la de Madrid, de la que nunca voy a hablar por mis hijas. De mi marido y de cuando se quitó la vida”, explica, cuando es un tema del que sí que han hablado Carmen y Terelu en alguna que otra ocasión.

Aunque siempre ha proyectado ser una mujer muy seria, María Teresa ha querido ofrecer ahora otra cara en esta entrevista. La de una comunicadora que se fumó un porro con Joaquín Sabina cuando lo entrevistó en una radio, o que “se puso las botas” cuando llegó a Madrid desde Málaga para trabajar. “Me puse al corriente en cuanto a relaciones”, añade.

En su repaso también hay palabras para Rocío Carrasco, a la que toda la vida ha defendido. Según cuenta, últimamente “estamos menos unidas, porque como ella ha hecho muchas cosas y tal...”, narra, dejando claro que antes “los fines de semana estaba en casa”. Unas palabras que servirán, sin duda, para cuestionar la atención que Rocío le pueda estar dando (o dejar de hacerlo). En el último año, la hija de Rocío Jurado ha conseguido exponer su historia de violencia vicaria en Telecinco, y ahí María Teresa se atribuye, de forma sutil, un poco de empuje. Según su relato, ella le pidió un día de Reyes que “un favor”. Le dijo a la mujer de Fidel Albiac que es “ya muy mayor y cualquier día me voy palante, y yo no quiero morirme y que la gente crea que has sido una mala madre” y que Rocío le respondió que eso no iba a suceder. Unas palabras que me han recordado a la vez que en la entrega de Hormigas Blancas dedicada a Rocío Jurado la Campos dijo, en un tono místico, “Si existe algo, yo desde aquí le digo: Rocío, levanta la cabeza y alguna vez se hará justicia con tu hija”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En cualquier caso, la entrevista de la Campos tiene como fin agitar el avispero y volver a colocarla en la primera plana informativa. Ella está buscando protagonismo mediático, sea de la forma que sea, pues ya ha dicho mil y una veces que en su casa se aburre, que ella solo sirve para trabajar. Ahora falta comprobar la repercusión de la entrevista, y no sería de extrañar que alguna de sus hijas se muestre contraria a la misma y pida que se deje a Teresa en paz y que se la proteja, cosa que ya ha pasado en otras ocasiones. Pero cuando uno no sabe estar calmado en un segundo plano, poco o nada se puede hacer al respecto.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente