Quién me iba a decir que 'MasterChef' puede cambiar vidas de esta manera

La décima temporada de MasterChef ya tiene ganadora. La gaditana María Lo fue la mejor valoradapor los jueces en un duelo final en el que cocinó codo a codo con su compañera Verónica. Su propuesta fue un jugo de tomate y manzanilla, quenelle de atún de almadraba, cebolleta encurtida, y falso caviar de piparra. El plato principal fue cigala marinada sobre jugo de cap i pota, esferas de apionabo, lentejas caviar y polvo de jamón ibérico, y como postre, un bizcocho de pistacho y té macha, cremoso de chocolate blanco picante, crumble de pimienta rosa, sorbete de lichi y un aire de lichi y yuzu. Más allá del premio económico y otras regalías, María realmente es una ganadora, porque MasterChef ha cambiado su vida por completo. Más de lo que cualquiera pudiera imaginarse desde el sofá de su casa.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Esta edición vimos muchos concursantes con una importante mochila emocional a sus espaldas. Sin ir más lejos, tenemos el ejemplo de los dos finalistas que no llegaron al duelo: David fue cocainómano en el pasado, y se lo hizo pasar muy mal a su familia, y Adrián estuvo en la cárcel. En el caso de María Lo, la andaluza acababa de abrirse a su padre por primera vez poco antes de entrar en el concurso. María es lesbiana, pero nunca se había atrevido a hablarle a su progenitor, que es natural de China, de su orientación. El hombre, ya mayor, era muy conservador, y no sabía cómo podía reaccionar.

En una de las entregas, María recibió un mensaje de su padre a través de un vídeo. Con un español muy pausado, el hombre deseó a María fuese feliz en su vida, con su pareja, Pati, deseándole “un amor sincero y duradero”. Y añadió que siempre piensa en ella, con su cabeza y su corazón. Para María, aquello fue un bálsamo, y contó cómo el mayor regalo del mundo había sido el poder sincerarme con su padre, que supiese esa parte de sí. La historia de María es la de tantas personas, que no se atreven a hablar con su familia por miedos de lo más diversos, como el rechazo o la decepción.

Sin embargo, ella decidió empezar la competición fuera del armario… y menos mal, porque si no le habrían sacado del mismo a escobazos. Y es que se dio la ¿casualidad? de que tendría como rival a Teresa, su expareja, con la que por suerte se llevaba bien.

Como muchos ya sabrán, el padre de María Lo falleció el pasado mes de mayo (el programa se grabó a inicios de año), y la ganadora de MasterChef tiene la suerte de no haber tenido cuentas pendientes con él. Gracias a su aventura más televisiva encontró la fuerza para conectar con el hombre que le dio la vida, y para su fortuna, comprobó que todo había sido más fácil de lo que pudiese parecer. Solo le ha faltado verla como ganadora por televisión. Curiosamente, este año se ha hablado en el programa más de una vez de lo poco que se dice a los padres algo tan sencillo como te quiero, empezando por el propio Jordi Cruz, juez y presentador del formato.

Así, la décima temporada del concurso culinario ha conseguido que María Lo salga más orgullosa de sí misma de lo que se podría imaginar, pero no dejemos al lado el éxito profesional. Ha conseguido la publicación de su propio libro de recetas, un master en la Basque Culinary Center y 100.000 euros en metálico. A esto le sumamos que en la semifinal consiguió un contrato de un año en las cocinas del Resort Catalonia Gran Costa Mujeres en Cancún, y que Jordi Cruz le ha lanzado una propuesta para que trabaje en su restaurante.

MADRID, ESPAÑA - 7 DE ABRIL: Samantha Vallejo-Nágera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz asisten a la presentación de
MADRID, ESPAÑA - 7 DE ABRIL: Samantha Vallejo-Nágera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz asisten a la presentación de "MasterChef 10" el 7 de abril de 2022 en Madrid, España. (Foto de Aldara Zarraoa/Getty Images)

Si cualquiera que haya seguido el formato desde casa se alegra por su victoria, los buenos deseos se multiplican cuando recordamos que antes de entrar en las cocinas de Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera María Lo estaba desempleada, y quería darle un cambio a su vida apostando por su pasión: la cocina.

En la entrega de anoche, en la primera prueba, MasterChef recibió a Carlos Maldonado, el ganador de la tercera temporada. Un antiguo aspirante del concurso que en la actualidad es todo un chef de referencia, que ha logrado una Estrella Michelin, un Sol Repsol y un Sol Sostenible concedido también por la Guía Repsol. A él MasterChef le cambió la vida una vez que se alzó con el premio. Ahora nos falta ver hasta dónde pueden llegar los cambios en la vida de María, porque seguro que lo que hemos conocido es solo el principio.

Más historias que podrían interesarte: