María Jesús Ruiz puede ahorrarse sus lecciones de moral porque puede salir escaldada

·5 min de lectura

Por Mike Medianoche. - El pasado jueves Isabel Rábago tuvo una de sus peores noches en Secret Story: La casa de los secretos, y no solo porque el público la eligiese para salir expulsada. El programa emitió una broma (de fatal gusto) que le dieron Adara Molinero y Miguel Frigenti, quienes se acercaron a su cama de noche con un muñeco y le dieron un sonoro grito. Isabel entonces sufrió un ataque de ansiedad que la obligó a acudir al cubo a ser atendida, y al ver el vídeo de lo sucedido sufrió un nuevo ataque, que entrecortó su respiración. Ese episodio fue para María Jesús Ruiz un auténtico teatro, tal como le dijo a la periodista en el debate emitido este domingo, y la acusó de jugar con algo muy serio pues hay mucha gente que sufre ataques de ansiedad. Precisamente ella, que es quien más debería ahorrarse el dar lecciones de moral si tuviese un poco de memoria.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En la gala de anoche de Secret Story: La noche de los secretos la que fuese Miss España se mostró muy dura con Isabel Rábago. “Hiciste de un ataque de ansiedad un show y eso no se hace porque hay muchas personas que sufren ataques de ansiedad y tú te reíste de todas esas personas. A los dos minutos estabas estupendamente, no juguemos con eso”, solicitaba Ruiz, muy encendida. “No voy a entrar en ese debate y no voy a permitir que se diga semejante afirmación en un plató de televisión. A mí me atiende un equipo médico y cállate la boca porque no te lo voy a permitir. Que te quede claro”, le respondía Isabel, tajante, demostrándole que quien se ha inventado todo es ella, porque lo de los médicos ya se había dicho el pasado jueves.

Vaya por delante de que yo sí creo que Isabel Rábago lo pasó francamente mal, tanto con la dichosa broma, que no tenía ni pizca de gracia, como durante el visionado de la misma. Pero la comunicadora nacida en Ferrol estaba en un concurso, y como tal, debe lidiar con comentarios que pongan en tela de juicio cada uno de sus movimientos, hasta ahí todo bien.

Del mismo modo, resulta maravilloso que un programa de televisión ponga sobre la palestra que muchas personas sufren problemas de ansiedad, que tienen que lidiar con ellos, y que estaría feo que alguien, por tener cinco minutos de fama, fingiese tener uno. De acuerdo. Sin embargo, no es correcto que sea María Jesús Ruiz quien vaya dando lecciones, porque tiene mucho de qué callarse.

Por alguna extraña razón María Jesús está protegida en Telecinco y Mediaset. Concursó en Supervivientes, y en GH DÚOfue concursante y ganadora. Luego repitió en un tercer reality, La casa fuerte, donde participó con su madre, Juani. Sin embargo, soy de los que piensa que esta mujer no debería tener cabida en ningún programa por cómo ha jugado, previo pago, con una lacra social como es la violencia machista.

En el año 2017 María Jesús Ruiz aseguró en Sálvame Deluxe que se inventó un caso de violencia machista solo para hacer daño al padre de su primera hija, el empresario José María Ruiz Silgado. “Sí, fui muy mala. Súpermala. Es duro y horrible. Engañé a la gente. Es una acusación terrible, José María es testarudo, es borrico, pero te puedo decir que es el único hombre que me ha hecho feliz”, dijo entonces.

Meses después, sin embargo, cuando relanzó su popularidad por Supervivientes, daba una exclusiva a Lecturas en la que detallaba la violencia machista que había sufrido (“malos tratos, insultos y amenazas”) y cómo Gil Silgado había sido condenado por ello con nueve meses de cárcel, una orden de alejamiento y una multa de tres mil euros. En diciembre de ese mismo, sin embargo, María Jesús se volvía a acercar a Gil Silgado para intentar que entrasen juntos a un reality.

Hablamos de GH DÚO, donde entró finalmente con su otro ex, Julio Ruz, al que acusó también de violencia machista nada más entrar, y al que llamó cosas horribles. “Ningún hombre me ha tratado tan mal como tú”, aseguró, una acusación muy grave dado que la justicia le habría dado la razón respecto a Gil Silgado, quien la maltrató, amenazó e insultó. María Jesús fue entonces quien insultaba a Julio, pero también jugaba con su corazón. Aquella historia se fue de madre, y el padre de su segunda hija acabó expulsado de manera disciplinaria.

No queda ahí la cosa. Ya sin Julio María Jesús tuvo un breve romance en la casa con Antonio Tejado, y cuando ella dio el idilio por finalizado también lo pintó como un demonio. Insinuó que el sobrino de María del Monte sería capaz de agredirla, y un día comenzó a llorar diciendo sobre sus compañeros que “nadie sabe es lo que es vivir con personas que te quieren matar” y que su concurso era un infierno y una pesadilla. Huelga decir que ni Tejado ni el resto de compañeros tuvieron un gesto de violencia con ella.

En cierta ocasión, a raíz de su concurso en GH DÚO, en Socialité una psicóloga dibujó un perfil de María Jesús y afirmó que “no es una víctima, sino que se hace la víctima” y que “tiene herramientas en su poder que no son buenas: la manipulación y la mentira”. Y parece que desde entonces la cosa no ha cambiado mucho. Anoche fue contra Rábago, y otro día irá contra cualquier otro que tenga enfrente. Ella sí se ríe de los problemas de las personas, y no la Rábago, así que más le vale ahorrarse sus lecciones.

Más historias que podrían interesarte:

El éxito olvidado de Carmen Morales, la hija de Rocío Durcal, en Japón

Definitivamente 2021 no ha sido el año de Bertín Osborne

Mediaset sacude Cuatro repitiendo una fórmula del pasado

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente