María completa su venganza en 'Masterchef'

·6 min de lectura

Por Jorge Rabazo.- Al mismo tiempo que España se jugaba contra Italia su pase a la final en la semifinal de la Eurocopa 2021, la novena edición de Masterchef celebraba también su semifinal. Competir con el encuentro le pasó factura al talent culinario, que se conformó con un 10,9% de cuota de pantalla y 1.355.000 espectadores, uno de los datos más bajos de su historia, mientras el partido congregaba a más de 14 millones de espectadores durante la emocionante tanda de penaltis.

Y al igual que la lucha de titanes que fue la semifinal de la competición de fútbol, Masterchef vivió anoche su particular final adelantada con la última batalla entre las dos enemigas declaradas de la edición: Ofelia y María. Ambas aspirantes han protagonizado numerosos desencuentros a lo largo de la competición, lo que dio un punto de emoción a la expulsión final de la penúltima gala de la edición.

Ofelia y María en la semifinal de Masterchef (cortesía de RTVE)
Ofelia y María en la semifinal de Masterchef (cortesía de RTVE)

Pero llegar a la prueba final fue un tortuoso camino que comenzó con la tradicional prueba de replicar el plato de un chef famoso. En esta ocasión fue el destacado chef Martín Berasategui el encargado de dirigir a los aspirantes. Entre “garrote” y “garrote", la famosísima coletilla del cocinero, los concursantes tuvieron que replicar una gelée de bacalao ahumado y caviar siguiendo las instrucciones del maestro.

Un plato de complicada elaboración que, además, añade la presión de seguir los pasos de un profesional y que suele ser una de las pruebas que en más apuros pone a los concursantes cada edición. Finalmente, y dejando al lado algunos errores, Arnau y Fran lograron réplicas bastante fidedignas del plato de Berasategui.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tras esta apasionante primera toma de contacto con la semifinal, el programa viajó a Sevilla para la prueba de exteriores. De hecho, el concurso celebraba su particular Feria de Abril en el Real Alcázar de Sevilla. Y en esta ocasión, cada aspirante fue evaluado de forma individual tras realizar un menú diseñado por Dani García.

Al ser la única aspirante que logró brillar en Sevilla, Meri se convirtió en la primera finalista de la novena edición del talent. La aspirante terminó entre lágrimas viendo cómo su sueño se hacía realidad y lograba la tan ansiada plaza en la gala final del próximo martes.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero el gran momento de la gala llegaba con la prueba de eliminación, cuando Fran decidía hacer uso de su pin de inmunidad ante la posibilidad de no superarla. Y es que para ganarse un puesto en la final los aspirantes tuvieron que poner a prueba todo lo aprendido durante su paso por el programa utilizando complicadas técnicas de vanguardia sobre ingredientes tan elementales como el tomate, la manzana o la alcachofa que dieran como resultado un plato “digno de una semifinal”.

Finalmente, María, Ofelia y Arnau se convertían en los protagonistas de esta batalla por los dos últimos puestos en la gran final. Arnau lograba encandilar a los jueces con sus elaboraciones de alcachofa y era el primer salvado de la prueba, lo que dejaba una paradójica situación en la que María y Ofelia, tras todos sus conflictos, se jugaban el último pase a la final. “Quién nos lo iba a decir, ¿verdad? Rivales hasta el final. El destino es así de caprichoso”, decía Pepe ante esta lucha final.

Parece que soy una borde, que me intento llevar mal con Ofelia… pero si yo no tendría ni que mirarla a la cara”, aseguraba María a cámara antes de conocerse el veredicto final, dando buena cuenta de la mala relación entre ambas. En contraposición, Ofelia aseguraba en público que “si me marcho, me marcho tan llena, con tanto que estoy super feliz. Que no es un programa de televisión, que se olvide la gente desde casa. Esto es pertenecer a una familia maravillosa. Estoy feliz”, mientras María ponía cara pocos amigos escuchando a su enemiga expresar su felicidad.

De hecho, segundos antes de conocerse el veredicto, María no abandonaba la actitud competitiva y no paraba de repetir que “no me quiero ir de aquí”. “Estoy a un paso de la gloria o a un paso de irme a casa. Y encima con Ofelia al lado. No puede ser”, expresaba fuera de plató.

Y finalmente María lograba completar su venganza, ya que los miembros del jurado decidieron que Ofelia no merecía seguir en las cocinas de Masterchef. Así, María terminaba dejando sin final a su adversaria en la competición, a la que dio un abrazo de lo menos emocionante. De hecho, ni en esa situación abandonaba el papel de villana. “Estoy encantada de que ella se vaya y de que me tenga que quedar yo. No podía ser de otra forma y en el fondo me encanta, aseguraba riéndose.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y es que a lo largo de las 12 galas en las que las aspirantes han tenido que convivir se han sucedido los conflictos entre ambas. Ofelia y María no han congeniado en su paso por las cocinas de Masterchef, algo que se dejaba entrever desde el principio.

Durante el primer cocinado de la temporada, la gallega y la tomellosera tuvieron una primera discusión. Como se ha comprobado a lo largo de la edición, Ofelia es una persona muy habladora y le encanta estar pendiente de todo. La función que le asignó su capitán era la de trocear los pimientos, pero tiempo después decidió lanzarse a hacer otra tarea. María no dudó en avisar a su compañera de que los pimientos estaban sin cortar. Este pequeño desencuentro marcó el comienzo de su tensa relación y que ha dado lugar a bastantes broncas y malas palabras. Tantas que toda la edición ha estado marcada por memes y bromas en redes sociales centradas en esta rivalidad, con una división radical de fans apoyando a cada una.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El conflicto terminaba anoche con María subiendo a la galería como flamante cuarta finalista para terminar de apostillar a su gran enemiga con algunas caras de desprecio mientras la concursante se despedía con unas bonitas palabras hacia el programa y el jurado. “Masterchef es para mí, en una palabra, gratitud”, aseguraba al borde del llanto, dando rienda suelta a esa actitud infantil, y a la vez tan entendible, de la que ha hecho gala en su paso por el concurso. “Estoy encantada de que ella se vaya y de que me tenga que quedar yo. No podía ser de otra forma y en el fondo me encanta”,aseguraba mientras María riéndose en un último conato de maldad.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por tanto, la última gala de Masterchef significó la expulsión de una de las grandes protagonistas de la edición. Odiada y querida a parte iguales por la audiencia, Ofelia no ha dejado indiferente a nadie, ni siquiera a sus compañeros ni a los miembros del jurado, durante su estancia en las cocinas. Ya sin la gallega, Meri, Arnau, Fran o María se disputarán el próximo martes el título de Masterchef España.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente