Margarita de Dinamarca da positivo en Covid tras regresar del funeral de Isabel II

·2 min de lectura
Margarita de Dinamarca credit:Bang Showbiz
Margarita de Dinamarca credit:Bang Showbiz

Solo un día después de regresar de Londres, donde acudió al funeral de Isabel II junto a otros muchos miembros de la realeza europea, la reina Margarita de Dinamarca ha dado positivo en coronavirus. La casa real danesa ha emitido un comunicado para dar a conocer la noticia, así como para confirmar que la soberana ha tenido que suspender su presencia en diversos actos institucionales ligados a las celebraciones por sus 50 años en el trono.

En la nota emitida por palacio no se hace referencia directa al estado de salud de la monarca, ya que simplemente se comunica que el príncipe heredero, Federico, y la princesa Mary presidirán el acto que, este viernes, reunirá al gobierno, a los miembros del parlamento danés y a los eurodiputados del país en el palacio de Christianborg. "Su Majestad la Reina dio positivo en Covid en la noche de ayer y ahora se encuentra en el palacio de Fredensborg. Sus actividades para esta semana han sido canceladas", reza el documento.

Hay que recordar que la soberana también asistió a la recepción que Carlos III ofreció a los jefes de estado y de gobierno, así como otros dignatarios extranjeros, el pasado domingo y en compañía de su primogénito, de quien prácticamente no se separó. Por el momento, el heredero al trono no se ha visto afectado por esta inesperada circunstancia. Ya el lunes, Margarita se sentó en la primera fila de la zona de la abadía de Westminster reservada a los miembros de otras casas reales, muy cerca de Beatriz de Holanda y de Carlos Gustavo de Suecia, ambos de avanzada edad. Los reyes de España, Felipe VI y doña Letizia, estaban ubicados inmediatamente detrás.

Esta es la segunda ocasión en que Margarita de Dinamarca ha de lidiar con el coronavirus. El pasado mes de febrero sufrió su primera infección, que solo desembocó en síntomas leves y en menos de una semana de baja médica. Habrá que esperar un tiempo prudencial para poder valorar las consecuencias de este nuevo contagio y su posible difusión entre otros destacados aristócratas del viejo continente.