Asensio, el Madrid no espera a nadie

Raúl Rioja
·2 min de lectura

Era una final para el Real Madrid y como las finales lo que hay que hacer es ganarlas, no se puede sacar una conclusión negativa del partido ante el Inter. Pero preocupación... la hay y mucha. Son muchas cosas las que fallan en un equipo que está muy lejos de dar la sensación de poder codearse con los grandes de Europa, desde los errores defensivos, con Varane como estrella invitada, al agujero en el medio pasando por la indefinición en ataque con Asensio como elemento que de momento está chirriando.

Se le pedía a Zidane un equipo más reconocible, más definido, y parece que lo ha encontrado. Varios partidos seguidos con un 4-3-3 con los mismos jugadores permite evaluar a los que el galo ha decidido que sean los miembros de su once de gala. Valverde le ha ganado la partida a Modric para empezar los partidos, la fe en Hazard sigue siendo inquebrantable y para la derecha, el lado débil del equipo, la confianza está depositada en Marco Asensio.

Marco Asensio en el Real Madrid - Inter. (Foto: Oscar J. Barroso / Europa Press Sports via Getty Images)
Marco Asensio en el Real Madrid - Inter. (Foto: Oscar J. Barroso / Europa Press Sports via Getty Images)

Y la apuesta no está saliendo del todo bien. Sufre mucho el Real Madrid desde hace años cuando sale con solo tres centrocampistas, pero cuando estaba la BBC, no había más remedio y por supuesto compensaba. Era tal el brutal caudal ofensivo que ofrecían Cristiano, Bale y Benzema que era obligatorio salir con todos ellos, proponer un combate de boxeo, golpe por golpe. A la larga, salían ganando los blancos, esa pegada era imposible de igualar.

Ya no está la BBC y entre el actual Asensio y el Bale de la época 2013-17 hay un distancia sideral. Sale Asensio de una grave lesión, de acuerdo, pero la sensación ahora mismo es que no le llega el físico, que tiene miedo a encarar, o que sencillamente sabe que no puede, que no se va a ir. Recorte hacia afuera, centro al área o pase atrás, no sale más de las botas del balear.

Esa intrascendencia en ataque que ha mostrado hasta ahora es un problema para el Real Madrid, que ve como renuncia a un centrocampista que tanto necesita para apostar por un atacante que apenas aporta en ataque. Las peores noticias para Asensio llegan porque, además de no haber sido capaz de ser trascendente en ninguno de los últimos partidos, cuando salió Rodrygo ante el Inter marcó un golazo que mete presión sobre la titularidad del mallorquín.

El Madrid no espera a nadie y no lo hará demasiado con Marco Asensio. O empieza a atreverse, comienza al menos a intentarlo, a soltar su disparo, a encarar de vez en cuando a su par, o su presencia en los onces será cada vez menos habitual.