Marcha España: la primera noche decide medio Mundial de Eugene

·7 min de lectura
Photo credit: Clive Brunskill - Getty Images
Photo credit: Clive Brunskill - Getty Images

España se pone en marcha este viernes en el Mundial de atletismo de Eugene y cuando entre en la madrugada hacia el sábado ya tendrá una percepción bastante aproximada del que puede ser el balance final. Si no hay medallas, será difícil que lleguen después, porque ya habrán acabado las dos pruebas de 20 kilómetros marcha, a las que España llega con María Pérez como 2ª de la lista mundial del año, Álvaro Martín, 7º; Alberto Amezcua, 8º; y Diego García Carrera, 9º. Con Miguel Ángel López, 4º y Laura García-Caro, 6ª, en los nuevos 35 kilómetros del último fin de semana, la marcha es la única especialidad en la que la selección llega con teóricos atletas entre los ocho mejores del ranking.

La experiencia de los últimos años invita a pensar que los españoles rinden bien en las grandes citas, así que el seleccionador Pepe Peiró confía en que se iguale la medalla y otros diez finalistas (top 8) de los pasados Juegos Olímpicos de Tokio gracias a la demostrada competitividad de Asier Martínez en los 110m. vallas, Álvaro de Arriba o Adrián Ben en los 800m, Eusebio Cáceres y Fátima Diame en la longitud, la calidad de Mohamed Katir en los 1.500m o la incertidumbre que puede favorecer a los relevos, especialmente al 4x400m mixto y el 4x100m femenino...pero sin los dos únicos medallistas universales al aire libre del último lustro, Orlando Ortega y Ana Peleteiro, conviene la cautela.

La ilusión y el miedo españoles sobrevuelan a la par en el circuito de 1 kilómetro de la marcha, y después de que Laura Redondo, Javier Cienfuegos y el relevo mixto hayan saltado ya en la tarde española a Hayward Field, los 20km marcha femeninos ocupan el prime time (22:10h, RTVE Play y después Teledeporte, que vuelve a hacer de las suyas y antepone un Austria-Noruega de fútbol femenino a la mejor opción de medalla del atletismo español) y los masculinos la medianoche (00:10h).

Una María Perez en su mejor momento

El ánimo y el deseo empuja a María Pérez, la menuda marchadora granadina de 26 años, 8ª en Doha 2019, 4ª en Tokio 2021...¿seguirá la escalada? "Y físicamente llega muy bien preparada, ha hecho entrenamientos mejores o muy similares a los de 2018 [cuando ganó el oro europeo en Berlín y le quitó el récord de España a María Vasco con 1:26:36]. Tiene ganas, tiene madurez y cada año evolucionamos técnica y físicamente", explica su entrenador Jacinto Garzón.

Pérez se tomó unas largas vacaciones después de que la medalla olímpica se escapó por solo ocho segundos. Terminó agotada y necesitaba desconectar, disfrutar de su mujer, de su gente, y hasta diciembre no retomó el plan de entrenamiento. El parón le vino bien, porque en invierno ya estaba como un avión: el 30 de enero batió en Lepe el récord de Europa de 35km marcha con 2h39:16 que aún es la mejor marca mundial del año, y el 13 de febrero ganó en Pamplona el oro nacional en 1h27:40.

Photo credit: Villar López
Photo credit: Villar López

La granadina renunció al Mundial por equipos de Omán, para qué tanto viaje, tanto estrés, había que pensar en el verano, y en abril se llevó un disgusto con la descalificación en Podebrady (República Checa), pero a finales de mayo en Coruña, con la prudencia como táctica de carrera, volvió a reafirmarse en la élite, tercera tras la china Shijie Quieyang, ganadora también de los 10km de Madrid Marcha, y la peruana Kimberly Williams, las que se perfilan como grandes rivales con las otras tres chinas, la mexicana Valeria Ortuño, la ecuatoriana Glenda Morejón, y la australiana Jemima Montag, la única que ha ido más rápido que Pérez en 2022. "Y en Coruña no llegaba en su mejor momento porque aún estábamos con mucho volumen y se hizo dura con 28º C, así que quedamos satisfechos", advierte Garzón.

La principal diferencia en la preparación de María Pérez para el verano ha estado en la altitud. Todos los marchadores españoles llevan desde finales de junio en Boulder (Colorado), entrenando a 1.600 metros y adaptados al cambio horario (9 horas menos allí), y todos viajarán a Eugene cuatro días antes de su prueba. "Nunca habíamos hecho el afinamiento del último mes en altura, siempre hemos competido a los 20 días de bajar", señala Garzón, satisfecho con los últimos entrenamientos de su pupila, series de 1.000m en torno a 4:10 y 4:15 el kilómetro y dos minutos de recuperación con buenos datos de lactatos.

El calor no preocupa demasiado a Pérez y Garzón, sol y unos 25º C de previsión en el mediodía estadounidense, porque es la temperatura a la que han entrenado los últimos dos meses en Granada y en Boulder, y es similar, seco como en España, a diferencia de la humedad de Doha y Tokio. Todo dependerá, como siempre, de llegar con fuerzas al final. "El primer tercio será más grupal, en el segundo alguna querrá romper y ahí habrá que saber si salir o no a los ataques", predice el entrenador.

Otra oportunidad para Álvaro Martín y Diego García Carrera

Para Álvaro Martín y Diego García Carrera, 4º y 6º en Tokio, la esperanza de subir un escalón es similar a la de María Pérez. El extremeño también ganó al madrileño por solo dos segundos y se llevó el Premio Cantones de Coruña, donde lograron sus marcas del año: 1h:19.58 para Álvaro, 1 hora y 20 minutos clavados para Diego. El tercer español, Alberto Amezcua, logró el mismo tiempo que Martín en febrero en Pamplona, pero en la ciudad gallega no confirmó sus posibilidades en una prueba de nivel.

Photo credit: Clive Brunskill - Getty Images
Photo credit: Clive Brunskill - Getty Images

"Tenemos la ilusión muy alta para mejorar ese cuarto puesto de Tokio. En altitud ha hecho series de 1.500m a ritmo competitivo por debajo de 4 minutos y con 500 metros de recuperación y hace una semana le salió un entrenamiento fabuloso. En los últimos kilómetros habrá que ponerse a 3:45 ó 3:50 y eso también lo hemos preparado", explica José Antonio Carrillo, entrenador de Martín.

El preparador murciano cree que habrá que controlar el calor, que puede subir hasta los 28º C a las 15h en Eugene, aunque estos días en Colorado han llegado a tener 32º C, pese a que intentaban evitar las temperaturas más altas saliendo a las 8:30h de la mañana. "Y en la carrera, no habrá que hacer mucho caso a los que se vayan los primeros kilómetros, porque será a partir del kilómetro 15 cuando lleguen los demarrajes y se vislumbren las primeras posiciones", pronostica.

Carrillo cree que hay una decena de atletas que igual pueden ser oro que 10º y en ese grupo están Diego y Álvaro. Y, ausente el campeón olímpico Massimo Stano, que sube a los 35km, enumera: los japoneses (Yamanishi, Ikeda y Takahashi), los chinos (Cui, Zhang y Whang, todos discretos este año), el colombiano Eider Arévalo, el sueco Perseus Karlstrom, los ecuatorianos Daniel Pintado y David Hurtado y el alemán Christopher Linke.

"Yamanishi y Karlstrom son atletas muy rápidos, capaces de hacer 7:40 o menos en los últimos dos kilómetros y solo ellos pueden hacer eso en una prueba rápida. Por eso las medallas van a estar carísimas", pronostica José Antonio Quintana, el entrenador de Diego García Carrera, que cree que el calor no afectará demasiado a los tiempos como en Doha y Tokio, y se podrá ganar con 1h20:30, "unas condiciones que manejamos bien".

¿Y cómo llega Diego? "Es el que peor se adapta a la altitud, pero está similar al año pasado, aunque no supermegamaravilloso, por eso creo que luchará con los de delante hasta el kilómetro 16 ó 17 y luego entran otros factores que se escapan como la motivación, la cabeza, las sensaciones de ese día", explica Quintana. Ha entrenado en los últimos días series de 7x2.000 a ritmo de competición, aunque el entrenador prefiere no comentar ritmos. "Hacer dos miles a 3:58 o 4:03 es una gran diferencia", apunta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente