"Y se marchó" Captan el momento en que murió Overwatch

"Y se marchó" Captan el momento en que murió Overwatch
"Y se marchó" Captan el momento en que murió Overwatch

Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / YouTube / Instagram / Noticias / Discord /Telegram / Google News

Los videojuegos como servicio y dependientes de Internet son un éxito masivo desde hace años pero la realidad es que su fin puede suceder en cualquier momento por decisiones de las compañías responsables. En las últimas semanas, la comunidad ha lamentado el abrupto final de Overwatch (pues la nueva entrega está en camino y no hay razón para mantenerlo activo) y algunos jugadores decidieron despedirlo como se debe.

Video: BITS - TUS VIDEOJUEGOS SERÁN HUMO - El caso de Overwatch y Babylon's Fall

Captan el momento en que Overwatch cerró para siempre

En este momento, Overwatch finalizó sus operaciones y toda la maquinaria de Blizzard se prepara para el lanzamiento de Overwatch 2 pero antes de que eso sucediera había que jalar el cable del primer juego, aquel que debutó en 2016 y demostró que las experiencias en línea de gran calidad también podían disfrutarse en consolas sumándose al estándar de PC. Un jugador, junto con sus compañeros, decidió presenciar el final de Overwatch y capturó el momento en que los servidores cerraron mientras todos los personajes bailaban a manera de despedida.

Ahora que el primer juego es cosa del pasado, la comunidad se prepara para dar el salto a Overwatch 2 que estará disponible como free-to-play a partir de mañana, 4 de octubre, en PlayStation, Xbox y PC. Esta entrega tendrá un nuevo sistema de seguridad y el primer paso para los usuarios es registrar un número telefónico celular en su cuenta para poder jugar.

Asimismo, los nuevos jugadores tendrán que hacer un poco de grinding para obtener a todos los héroes, algo que ha sido propuesto por Blizzard como forma de bienvenida y entrenamiento para quienes probarán el juego por primera vez.

Sigue con nosotros, en LEVEL UP.

Video: BITS - ¿El gaming está muriendo? La terrible obsesión con los números de jugadores

Fuente