Marcelo y Mendy, la mejor pugna por un puesto en el Real Madrid

Angel Martinez/Getty Images

Zinedine Zidane estaba obsesionado con doblar las posiciones de su plantilla el verano pasado a sabiendas que uno de los grandes objetivos del equipo debía ser volver a luchar por el título de Liga. En Concha Espina no gusta para nada que el Barça haya ganado 8 de las últimas 11 competiciones domésticas y Zizou dejó bien claro que uno de sus metas para este año era recuperar el cetro de la Liga, que ya ganó en la temporada 2016-17. Para ello, la amplitud de plantilla era primordial, pues precisamente el año que ganó la liga lo hizo a base de rotar masivamente los 22 jugadores de su plantilla. De ahí que se decidiera invertir casi 50 millones de euros por Ferland Mendy para el lateral izquierdo.

El ex lateral del Olympique Lyon llegaba con la vitola de ser un defensa muy físico y muy rápido, de los que les gusta sumarse al ataque con potencia, pero que en lo primero que piensan es en guardar su posición. En ese aspecto se trataba un poco de la antítesis de Marcelo, quien ha hecho carrera en el Real Madrid gracias a su magia en ataque, pero a quien siempre se le ha criticado las facilidades que daba en defensa a los atacantes rivales.

Es más, hace poco el propio lateral brasileño aseguró que las críticas por su falta de rigor defensivo llegaron a causarle un ataque de ansiedad antes de la final de la Champions League de 2018, cuando los blancos enfrentaron al Liverpool. El mayor peligro del equipo Red era el egipcio Mohamed Salah, un bala en el extremo, y Marcelo se las vio y se las deseó para frenarle hasta que el atacante dejó el partido lesionado tras un encontronazo con Sergio Ramos.

Por eso era importante fichar a un jugador del perfil de Mendy, que fuera capaz de alternar con Marcelo en los partidos de alto voltaje o cuando tácticamente mereciera más la pena cerrar el lateral izquierdo que buscar el ataque constante.

Quality Sport Images/Getty Images

Sin embargo, tras las malas experiencias de fichajes fallidos como Fabio Coentrao, Danilo, Theo Hernández, o incluso el de Álvaro Odriozola, era imposible no albergar dudas sobre la adaptación de Mendy a su nuevo equipo. En su presentación le pudieron los nervios y no logró darle más de dos toques sin mucho salero al balón, lo cual recordó a la fallida puesta en escena de un Theo Hernández que luego demostró su falta de nivel técnico para jugar en el Real Madrid sobre el campo.

Pero Mendy no es Theo. Al contrario. El chico se ha mostrado enfocado y concentrado al cien por cien en el fútbol desde que llegó, y sus actuaciones han ido cada vez a más.

Aunque ante el Betis contara con una ocasión clarísima que marró tras plantarse solo ante Joel, desatando feroces críticas, el francés ha ido poco a poco demostrando que es un lateral sobrio y contundente, que sabe defender como nadie, pero que también tiene personalidad para asociarse y hasta para centrar desde la banda cuando se incorpora al ataque. Obviamente, no cuenta con la calidad individual de Marcelo, pero es capaz de suplirla con otros muchos maravillosos atributos de su juego.

Raddad Jebarah/NurPhoto via Getty Images

Mendy ha estado rayando cada vez mejor en los últimos encuentros, pero desde que Marcelo se recuperara de su última lesión, el brasileño ha demostrado que tiene cuerda para rato. Zidane le dio la titularidad ante el PSG y ante el Alavés, en dos partidos de alto voltaje en los que el Real Madrid no tenía opción de fallar. En ambos estuvo muy acertado, siendo una pieza clave en ataque —asistió a Karim Benzema en el gol del 0-2 al PSG— y estando más atento que nunca al repliegue defensivo.

Con los dos laterales a este alto nivel, Zidane tiene ante si la papeleta de elegir con cual de ellos se queda como titular, sobre todo en los partidos importantes, como el del próximo 18 de diciembre en el Camp Nou. Las dos opciones tienen sus pros y sus contras, pero lo que es más que evidente es que la competencia entre si va a hacer que tanto Marcelo como Mendy se entreguen al máximo.

Ese esfuerzo solo puede acabar siendo positivo para el Real Madrid y para su técnico, que sabrá que eche mano del que sea, encontrará a un futbolista preparado y que no bajará la guardia en ningún momento. Mendy y Marcelo nos pueden entregar, tal vez, la pugna más maravillosa por un puesto de titular en el Real Madrid este año, algo que la afición recompensará con cariño sin duda alguna.

Más historias que te puede interesar:

Eden Hazard, el vago que todo entrenador quiere en su equipo

Zidane siempre tuvo razón

¡Bienvenido de nuevo, Isco!