La nueva marca de belleza de Brad Pitt

·3 min de lectura
Photo credit: Maria Moratti
Photo credit: Maria Moratti

¿Podíamos querer un poco más a Brad Pitt? Podíamos. Y de hecho, tú también, cuando conozcas su marca de belleza sin género hecha con sus propias materias primas y la forma en que habla de ella en la misma broma en la que menciona a sus ex.

Resulta que además de ser el sueño de muchas, de llenar salas de cine y pósters de habitaciones y ser ya todo un icono lo mires por donde lo mires, Brad Pitt ha desbloqueado una nueva skill más en su currículum: el negocio de la belleza.

El actor se ha metido de lleno en la industria de la cosmética con una nueva marca a la que ha llamado Le Domaine, rodeada de un sinfín de datos curiosos.

Para empezar, se trata de una marca que tiene, por el momento, cuatro productos para el cuidado de la piel sin género. Para continuar, que está hecha con los restos de la producción de vino. Pero no de cualquier vino, sino el que obtiene de sus propios viñedos, además de su propio aceite de oliva. Porque efectivamente, a todo Hollywood le gusta meter un poco la cabecita en los menesteres campestres de vez en cuando.

Photo credit: Le-Domaine
Photo credit: Le-Domaine

Los coqueteos de Pitt con las uvas comienzan en 2008, cuando arrendó junto a la que era su esposa por aquel entonces, Angelina Jolie, un viñedo, el Château Miraval. Cuando la pareja se separó, Angelina vendió su parte de la propiedad y en 2012, fue cuando Pitt conoció a Marc Perrin, el que es cofundador de la marca de cosmética del actor y el director ejecutivo de Miraval-Provence, un negocio gestionado por una familia que lleva en el mundo del vino desde hace más de 100 años.

Otro de los datos curiosos es que el actor pensó que bucear en el negocio de la industria cosmética sería un buen plan, viendo el buen trabajo que habían hecho en él algunas de su ex (como Gwyneth Paltrow con Goop o Jennifer Aniston con sus productos para el pelo con la marca LolaVie).

Al parecer, a Brad Pitt siempre le había entusiasmado eso de tener su marquita de belleza y fueron varias las que se le habían a lo largo de los años. Ninguna le sedujo tanto como la idea de Perrin de crear sus propias cremas con sus propios recursos.

Photo credit: Le-Domaine
Photo credit: Le-Domaine

Así que después de investigar durante más de 10 años junto a los mejores enólogos la forma de aprovechar los restos de uva de la producción de vino en cosmética, para hacerlo todo más circular y sostenible, dieron con la clave. Y el ingrediente estrella de la marca es el GSM10. Se trata de un potente antioxidante que procede del extracto de la pulpa de algunos tipos de uva (la uva Grenache, la uva Syrah y la uva Mourvèdre).

Entre sus beneficios se encuentra la protección frente a la oxidación solar y, a largo plazo, la limitación del envejecimiento de la piel, además de combatir la piel seca. ¿Será la razón de la eterna juventud del actor?

Sea como sea, Le Domaine ya está en marcha y en ella encontrarás una emulsión limpiadora, un sérum, una crema (la favorita de Brad Pitt) y otra más fluida y ligera. Cada producto está embotellado con materiales sostenibles, como la madera reciclada de los barriles de vino de la familia de Perrin.

Claro, que low, low, tampoco es. Los precios van desde los 70€ del limpiador a los 350 del sérum. Las cremas, entre 265 y 275 euros.

Se trata de una propuesta minimalista cosméticamente hablando pero que sin duda, promete casi tanto como verle a él en el cine...