Por qué estar cerca del mar tiene beneficios psicológicos

·2 min de lectura
Photo credit: simonkr - Getty Images
Photo credit: simonkr - Getty Images

Seguro que alguna vez, sobre todo si hace mucho tiempo que no estás en la orilla del mar, has sentido, al acercarte a ella, una especie de momento de plenitud, de alegría y de relajación. Bien, pues según algunos expertos, eso es completamente normal y está relacionado con varias propiedades del océano.

Claro, si el momento coincide con el inicio de tus vacaciones, algunas de estas sensaciones son perfectamente normales, pero según algunos estudios científicos, puede que estas tengan un origen mucho más profundo.

La mayoría de nosotros, cuando estamos en la costa nos sentimos más tranquilos, dormimos mejor y, en definitiva, nos sentimos más cómodos dentro de nuestro pellejo. Pero, ¿por qué?

El color azul

Photo credit: Westend61 - Getty Images
Photo credit: Westend61 - Getty Images

Existe una rama de la psicología que trata del color y de los efectos que este tiene en nuestros estados de ánimo. Es debido a esta psicología del color que en el pasado algunos estudios de radio se tapizaban de rojo que, en teoría, proporcionaba más alegría y energía.

Según esta teoría el color azul nos inspira calma y nos relaja. Nos da sensación de seguridad y tranquilidad. Por eso mirarlo durante un rato nos calma.

Un entorno natural

Photo credit: Carles Martinez Prunes / EyeEm - Getty Images
Photo credit: Carles Martinez Prunes / EyeEm - Getty Images

Al igual que nos pasa cuando vamos al campo o a la montaña, la costa es un entorno natural en el que volvemos a conectar con nuestra auténtica esencia. En definitiva, somos animales y formamos parte de la naturaleza. Bajar a la playa es reconectar con ese estado de nuevo.

El ruido blanco y las ondas alfa

Photo credit: Per Breiehagen - Getty Images
Photo credit: Per Breiehagen - Getty Images

El sonido del oleaje es un ruido blanco natural y frecuentemente se utiliza en sesiones de meditación porque pone nuestro cerebro en modo alfa, de alguna forma, lo resetea, permitiéndonos descansar mejor, relajarnos e incrementar nuestra capacidad cerebral.

Un aire puro y oxigenado

Photo credit: Rehulian Yevhen - Getty Images
Photo credit: Rehulian Yevhen - Getty Images

Junto al mar los niveles de oxígeno y de pureza del aire son más elevados que en tierra adentro. Respirar un aire de mejor calidad favorece que reduzcamos la tensión y la ansiedad, haciendo que todo en nuestro cuerpo funcione mejor tanto a nivel físico como psicológico.

Flotar

Photo credit: Leslie Parrott / Aurora Photos - Getty Images
Photo credit: Leslie Parrott / Aurora Photos - Getty Images

Todo nuestro cuerpo se relaja y se refresca al sumergirnos en el agua salada, lo que nos hace sentir estupendamente. Además, si nos ponemos a nadar, la actividad deportiva también nos hará sentirnos más vitales y energéticos.

¿Necesitabas más excusas para pasar unos días en la costa? Si vives en una zona sin acceso al mar, no sabemos a qué estás esperando para hacer la maleta. Y si tienes la suerte de tenerlo cerca, aprovecha cualquier oportunidad para acercarte a disfrutar de él.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente