María Laura de Bélgica, la princesa que se casó con un minivestido de Gucci

·2 min de lectura
Photo credit: MATHIEU GOLINVAUX - HAND OUT - Getty Images
Photo credit: MATHIEU GOLINVAUX - HAND OUT - Getty Images

La boda de la princesa María Laura de Bélgica ha sido el momento perfecto para comprobar cómo una novia puede brillar de la misma manera en la ceremonia civil y en la religiosa. La segunda hija de la princesa Astrid y del archiduque Lorenzo le daba el primer 'sí, quiero' al empresario William Isvy en en el ayuntamiento de Bruselas. Allí la princesa apostaba por un precioso minivestido de estilo años 60 firmado por Gucci.

Photo credit: Royal Belgium Pool - Getty Images
Photo credit: Royal Belgium Pool - Getty Images

Un diseño con plisado central y un cinturón dorado en forma de cadena que está fabricado en lana y seda y actualmente se puede adquirir en la web de la firma.

María Laura de Bélgica remataba su vestido de novia civil subiéndose a los salones modelo Horsebit, también de Gucci, confeccionados en piel blanca suave. Su estilo retro se acentúa con un tacón grueso esculpido y una puntera cuadrada.

Para la ceremonia religiosa, que tuvo lugar en la Saint Michael and Saint Gudula Cathedral de Bruselas, la princesa belga acertó con un diseño realizado por Vivienne Westwood. "Se trata de una pieza de líneas muy sencillas, con un escote inspirado en la moda del siglo XVIII y con reminiscencias a la Grecia antigua en los pliegues que adornan la forma de las caderas. La cola mide cuatro metros de largo", aseguran desde la firma.

Photo credit: NICOLAS MAETERLINCK - Getty Images
Photo credit: NICOLAS MAETERLINCK - Getty Images

Las encargadas de llevar la cola han sido su hermana Luisa María, su cuñada, Elisabetta Rosboch von Wolkenstein, esposa del príncipe Amadeo, la princesa Astrid de Liechtenstein y Olympia Arco-Zinneberg, princesa de Napoleón Bonaparte.

Photo credit: Olivier Matthys - Getty Images
Photo credit: Olivier Matthys - Getty Images

La tiara de la princesa belga ha sido otra de las grandes protagonistas de su vestido nupcial para la ceremonia religiosa. Se trata de una pieza de volutas y flores creadas con diamantes y que perteneció a la archiduquesa Margarita de Saboya-Aosta, abuela paterna de la novia, que fallecía el pasado mes de enero, solo unos días después de que su nieta anunciara su compromiso con William Isvy.

Photo credit: BENOIT DOPPAGNE - Getty Images
Photo credit: BENOIT DOPPAGNE - Getty Images

En cuanto al velo, fue confeccionado en 1877 y pertenece desde entonces a la familia Ruffo di Calabria, de la que proviene la que fuera reina consorte, Paola de Bélgica.