María Castro pide normalizar la diástasis abdominal que muchas mujeres sufren tras el embarazo

Cada vez más personas aprovechan las redes sociales como altavoz para denunciar determinadas situaciones, problemas que les afectan o para todo lo contrario, como ha hecho la actriz María Castro en su cuenta de Instagram. Tras el nacimiento de sus dos hijas, la gallega había sufrido algunos cambios en los músculos de su pared abdominal. Sin embargo, en lugar de ocultar este hecho, lo ha mostrado a sus cerca de 750.000 seguidores con gran naturalidad. “Gracias a los que me leéis por sumaros a compartir y a normalizar cómo el cuerpo cambia, se adapta y se transforma (a veces sin retorno) después de generar magia y dar vida”, afirmaba la actriz. Una forma de darle visibilidad a la cara b de la maternidad y la realidad del postparto.

En realidad, lo que sufre María es una diástasis abdominal, que consiste en la separación de los músculos verticales de la pared abdominal, a los que se conocen como músculos rectos. Esto se puede producir durante la gestación para dejar espacio al útero y dar cabida al bebé. No es simplemente un problema estético, sino también de salud, ya que el desplazamiento de los órganos internos puede conllevar trastornos digestivos o molestias en la zona lumbar, entre otras complicaciones.

Físicamente se aprecia porque en el centro del estómago, existe una especie de cavidad en la que incluso se pueden introducir un par de dedos y la piel y los órganos internos parecen cobrar vida al hacerlo, ya que realizan una especie de movimientos o espasmos. En los casos en los que no es muy notable, lo mejor para detectarlo es realizar un abdominal tradicional en posición tumbada y palpar con las yemas de los dedos los lados de los rectos abdominales. Si existe entre estos dos músculos una separación de más de dos dedos o 2,5 centímetros aproximadamente, hay diástasis.

En el caso de María, esta alteración es bastante notable, aunque no parece darle demasiada importancia. “Ojalá se ocultase y se disimulase menos, porque en lo que algunos ven imperfección, yo veo naturalidad, realidad y un engranaje perfecto al que no dejo de dar las gracias”, se confiesa la gallega. A pesar de que no es una afección demasiado conocida, son muchas las mujeres que lo sufren y existen diferentes remedios que se pueden poner en práctica para intentar mejorar el aspecto en la zona abdominal, como por ejemplo los ejercicios hipopresivos, la electroestimulación o el uso de fajas específicas. Por último, se puede subsanar mediante una intervención quirúrgica, pero solo se recomienda en los casos más severos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente