María Casado nos cuenta toda la historia del vestido de Sara Montiel en los Goya

Uxía Prieto

María Casado fue una de los protagonistas de los Goya. La presentadora acudió a presentar Dolor y gloria, pero acaparó infinidad de miradas por su vestido. Y no precisamente por el diseño, un espectacular vestido de lentejuelas negras y bordado en blanco, sino por su historia. El vestido era un original de Sara Montiel que había prestado a la periodista Thais Tous, hija de la artista. 

Manuel Zamorano y María Casado en la alfombra roja de los Goya.

Casado no ocultaba su emoción en la alfombra roja: “Debe tener 50 o 60 años. Es una preciosidad, una joya hecha vestido”. Ella vestía un diseño histórico y los espectadores se preguntaban si había alguna fotografía de Montiel para comparar y comprobar cuándo lo había lucido. Pueden esperar sentados, al menos por ahora.

“Hemos buscado la foto y tiene que aparecer”, confiesa Casado en una llamada telefónica a El HuffPost. La presentadora cuenta que el vestido llegó a su armario gracias a Raúl Amor, su estilista en TVE e íntimo de la familia Montiel. Meses antes de los Goya, en plena búsqueda para la temporada de galas y premios, Amor se lo propuso. “Cuando vi el vestido dije: ‘No me va a entrar’ y fue ponérmelo y nos quedamos callados, mudos”. Casado lo tuvo claro: “Esto lo vamos a guardar para un día especial”.

La intrahistoria culminó hace un mes, cuando Mariano Barroso, presidente de la Academia, la llamó para participar en la gala. “Es el vestido y es el lugar”, pensó Casado. En ese momento Amor llamó a Thais y “no tardó ni dos minutos en decir que sí”.

María Casado durante su intervención en la gala de los Goya.

Llevar el traje no fue solo una “ilusión” para la presentadora, también fue un homenaje. “Me gusta reconocer a los pioneros y Sara Montiel fue la primera española en abrir las puertas de Hollywood”, explica Casado. 

Me gusta reconocer a los pioneros y Sara Montiel fue la primera española en abrir las puertas de Hollywood

Decidió no llevar joyas porque el vestido le parecía “una joya” en sí misma. “Está todo hecho a mano y me he puesto muchos vestidos de...

Sigue leyendo en El HuffPost