Manual de supervivencia para no pasar calor en casa

·3 min de lectura
Photo credit: Tessa Neustadt/Emily Henderson/Target
Photo credit: Tessa Neustadt/Emily Henderson/Target

Los meses de verano pueden llegar a ser una tortura. Con las altas temperaturas, buscamos formas de refrescarnos, como darnos un chapuzón en las mejores piscinas en azoteas de Madrid o hacer alguna escapada a un destino idílico, como las playas de arena rosa. En casa, el aire acondicionado y los ventiladores pueden ayuda a paliar algo el calor, pero lo mejor para refrescar tu casa (lo creas o no) es prestar atención a la decoración. Unos sencillos trucos y unos cambios de estilo convertirán tu hogar en un oasis en el que refugiarte durante los días más calurosos y del que no querrás salir por lo fresco y bien decorado que estará.

1. La decoración influye

Nunca subestimes el efecto placebo: que tu casa parezca fresca hará que lo sea. Los colores con los que pintemos pueden producir distintos efectos y son básicos para conseguir ese look refrescante. Los tonos más claros y fríos son los adecuados. Prueba a combinar el blanco con el azul, el verde con el morado más claro, el ambiente se refrescará solo.

Photo credit: Delikatissen
Photo credit: Delikatissen

2. Las plantas son tus mayores aliadas

Cualquier estancia que tenga plantas, automáticamente será más fresca. Las plantas oxigenan el ambiente y crean espacios con mayor humedad. Por eso tener un ficus o un bambú en el salón es una gran idea para crear un ambiente más confortable dentro de casa en verano. Aunque si quieres estar a la moda, hazte con una strelitzia, la planta que marca tendencia en decoración.

Photo credit: Banium
Photo credit: Banium

3. ¿Cuándo abro las ventanas?

Puede parecer algo obvio, pero no está mal que lo recordemos: el mejor momento para ventilar la casa es a primera hora de la mañana y a última de la tarde. Evita las horas más calurosas o el calor exterior se colará en tu casa. Con las persianas tienes que tener clara la diferencia ente que entre luz y que entre sol, si entra el sol, vas a calentar la casa más de lo debido. Regula tus persianas para mantener fresca la temperatura o busca soluciones decorativas para dar sombra a tu terraza o patio. Por la noche, también puedes pulverizar agua en tus cortinas para que el aire que entre sea más fresco.

Photo credit: Mi Casa
Photo credit: Mi Casa

4. Reducir los focos de calor

Dentro de casa hay muchas cosas que generan calor, por eso es mejor evitar estas fuentes de calor innecesario para crear un buen ambiente. En primer lugar, es mejor cambiar las bombillas analógicas por unas LED, se calientan menos y no se genera calor residual. Si no estás viendo la tele, es mejor que la desenchufes, aunque esté apagada sigue generando corriente y por ende calor. Y por último, a la hora de cocinar procura que hacer platos fríos como gazpachos o ensaladas, si no enciendes la cocina más de lo necesario no habrá demasiado calor.

Photo credit: Manolo Yllera/Jaime Beriestain Studio
Photo credit: Manolo Yllera/Jaime Beriestain Studio

5. Cuestión material

Por muy bonitos que sean, la alfombra de lana de la entrada, las cortinas de terciopelo o ese sofá tan divino de pana que tienes en el salón está creando un ambiente más caluroso en tu casa. Eso es así. En verano, es mejor optar por materiales como el lino o el algodón (los mejores tejidos para tu ropa de cama en verano) que transpiran mejor y no retienen el calor. Hazte con alfombras ligeras, ligeros visillos para tus ventanascon asientos de fibras naturales y con fundas de lino blanco para el sofá y pon tu salón en modo verano.

Photo credit: Hunting for George
Photo credit: Hunting for George

Te lo advertimos: siguiendo estos consejos, no vas a querer salir de casa...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente