Manu Carreño, otro ‘espabilao’

Manu Carreño, seguramente en el momento de dar una primicia.

[Esta semana sí]

Hace siete días cerrábamos esta columna con el resultado de Espabilaos 1 - Pringaos 0 en el luminoso. Pues bien, el VAR ha intervenido: según informan varios medios, la Euroliga no volverá a acreditar a los reporteros de ‘El chiringuito de jugones’ por saltarse las normas establecidas para la prensa. El marcador vuelve a estar nivelado, pero eso no significa que los ‘espabilaos’ se hayan tomado los últimos siete días de descanso.

Esta semana el más listo de la clase, o eso piensa él, ha sido Manu Carreño, que el pasado lunes a medianoche corrió a atribuirse la primicia sobre el relevo en el banquillo de la selección española: “A las tres de la tarde lo adelantábamos en Deportes Cuatro y lo hemos venido ampliando en la Cadena Ser a lo largo de todo el día: que Robert Moreno no iba a llegar con la Eurocopa y que la Federación está hablando con Luis Enrique para que vuelva a su cargo”.

El farol de Carreño no resiste un vistazo a la fonoteca. “Yo creo que Robert Moreno no va a llegar a la Eurocopa. La Federación no descarta que pudiera regresar Luis Enrique”, fue lo que dijo en la sobremesa de Cuatro. Todo atado y bien atado, como se ve. “Hay dudas sobre si Robert Moreno debe seguir hasta la Eurocopa o debe dejarlo antes de tiempo. Y, si eso ocurre, no se descarta que quien pudiera volver fuera el propio Luis Enrique”. Vaguedades y condicionales sobre un tema que, además, circulaba ya en los medios desde varias horas antes (fue el tema estrella en la tertulia matinal de Radio Marca, por ejemplo).

Carreño no se conformó con anotarse el tanto, sino que además tuvo el cuajo de restregárselo a la competencia: “Desde aquí agradecemos a los medios que han ido replicando esta noticia: unos a las cuatro, otros a las tres y cuarto, otros a las cinco, otros a las siete, otros a las nueve y media… Gracias a todos los medios que han citado esa noticia que adelantábamos en Deportes Cuatro”.

El sarcasmo no es nuevo. Hace poco más de un año, en octubre de 2018, ya se refirió a los medios que iban “a rebufo” de otra de sus grandes primicias: el Real Madrid pretendía a Eden Hazard. Ustedes dirán que no andaba desencaminado entonces, pero deben saberlo todo: Carreño añadió que el belga acababa contrato en junio de 2019 y el Chelsea no iba a tener más remedio que venderlo en enero para que no se marchara gratis en verano.

Un mes después, cuando parecía que el Real Madrid iba a contratar a Antonio Conte, Carreño también aseguró a su audiencia que esa posibilidad ya la había avanzado él. La hemeroteca volvió a desenmascararlo: “Lo de Conte no es cierto”, había dicho unas semanas antes al hilo de unos rumores aparecidos en la prensa italiana.

Me atrevería a decir que el esfuerzo que invierten los medios en hacer ver que ellos dan las noticias antes que su competencia es inversamente proporcional al interés que el asunto despierta en los espectadores. Aún así, realizan esfuerzos titánicos y se arriesgan a que la hemeroteca, al alcance hoy de cualquier desocupado, mine el que debería ser su mayor patrimonio: la credibilidad. Ego al margen, sólo se me ocurre que lo hagan pensando en aparentar ante sus jefes, a los que no se imagina uno buscando cortes en Ivoox.