Manolo Escobar y el programa de fútbol de Telecinco impensable hoy en día

·5 min de lectura

El sábado de la pasada semana, el programa Cine de Barrio de TVE elegía programar la película Todo es posible en Granada, uno de tantas comedias musicales españolas de los años 70 y 80 protagonizada por una de nuestras estrellas de la canción. En este caso, fue Manolo Escobar quien se puso al frente de este largometraje, que curiosamente fue el último de su amplia carrera. A Manolo lo recordaremos siempre por canciones como el ‘Porompompero’, ‘Madrecita María del Carmen’, ‘Mi carro’ o ‘La minifalda’, aunque también dejó su sello en la pequeña pantalla… Aunque no de la mejor forma posible.

Y es que no todos recordarán cómo durante toda una temporada televisiva estuvo al frente de un programa de fútbol de Telecinco, un formato tan kitsch que hoy sería impensable.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Nos tenemos que trasladar hasta el año 1992. Telecinco, que entonces tenía la coletilla de “tu pantalla amiga”, apostaba por hacer un tipo de televisión de lo más cabaretero. La mayoría de sus programas bebían directamente del mundo del cine español de los 70 y 80, y de la revista, nuestro género musical patrio más picante. Las televisiones privadas estaban entonces naciendo, y en el caso de Telecinco se apostó por convertir en presentadores a cantantes y actores como Jesús Puente o Carmen Sevilla, quien había estado unos años retirada junto a su marido Vicente Patuel.

A Manolo Escobar, que seguía en activo y en plena forma, le propusieron capitanear un formato llamado Goles son amores, que se emitía en la noche del lunes, a partir de las once y media. Como ya se intuía por el título, el formato giraría alrededor del fútbol, y fue muy llamativo cómo quienes hablaban de fútbol ni eran periodistas deportivos, ni jugadores retirados, ni nada que se le parezca. Sería el propio coplero con dos presentadoras de la casa, Loreto Valverde e Inma Brunton, quienes tampoco destacaban por sus conocimientos futboleros precisamente. La primera de ellas sigue en activo como actriz, y hace solo unas semanas la pudimos ver, por ejemplo, en Pasapalabra, pero Inma se retiró y poco o nada se ha vuelto a saber de ella.

Como en todos los programas de la cadena, Goles son amores era una excusa para poner a un grupo de chicas de buen ver bailando y enseñando muslo. Tenía su propio coro, las Cacao Maravillao, que también aparecían en otros espacios de la cadena. Y luego tenían una plantilla de chicas llamada “las Clubes”, y cada una de ella representaba a un equipo de primera división. El momento estelar de las Clubes era el momento en el que se hacía la “pasarela de la Liga” (tremendo nombre), y en que desfilaban según estuviese calificado el equipo al que representan.

Así, por ejemplo, si el Atlético de Madrid era el último de la tabla, primero desfilaría una muchacha ataviada con equipación colchonera, y así hasta el primer clasificado. Podían cubrir esa misma información con una infografía, un panel con la clasificación liguera, pero es que entonces se estaría renunciando a la esencia del programa, que era la revista, las variedades.

MADRID, ESPAÑA - 12 DE JULIO: MADRID, ESPAÑA : El cantante español Manolo Escobar durante la celebración de la victoria de la Selección Española de Fútbol del mundial de Sudáfrica el 12 de julio de 2010 en Madrid, España. (Foto de Ángel Martínez/Getty Images)
MADRID, ESPAÑA - 12 DE JULIO: MADRID, ESPAÑA : El cantante español Manolo Escobar durante la celebración de la victoria de la Selección Española de Fútbol del mundial de Sudáfrica el 12 de julio de 2010 en Madrid, España. (Foto de Ángel Martínez/Getty Images)

Hay que decir que en aquella época había programas de televisión sobre deportes muy buenos, y con mucho tirón. El clásico de TVE Estudio Estadio era toda una referencia, y no podemos olvidar El día después, de Canal +, uno de los pocos espacios que se emitían en abierto en aquella cadena donde casi todo era codificado. Pero mientras estos dos espacios eran serios e informativos (aunque el gran Michael Robinson, que en paz descanse, se tomaba algunas licencias en el plus), lo de Goles son amores pertenecía a otro universo. A un mundo al que también pertenecía VIP Noche, Bellezas al agua, La batalla de las estrellas y otros tantos programas de Telecinco de aquellos locos años 90.

Con mucho arrojo, Manolo Escobar daba paso a las diferentes secciones del programa, y realizaba también entrevistas a deportistas… O incluso estrellas de cine, como Mickey Rourke, el boxeador que se convirtió en icono del séptimo arte más erótico gracias a la película Nueve semanas y media.

En la actualidad resulta impensable imaginar un programa deportivo en el que no haya periodistas especializados, en el que cualquier excusa sirviese para enseñar a chicas atractivas de piernas de infarto. Ni siquiera tenemos un equivalente a lo grande y respetado que era Manolo Escobar en aquel momento.

Las críticas que recibió en la única temporada en la que estuvo en antena Goles son amores (1992-93) fueron devastadoras, y fácilmente comprensibles. Y en cierto modo hasta mandaron al traste la incipiente carrera de Manolo Escobar como presentador, pues en la televisión nacional solo lideró un talent show llamado Mañana serán estrellas, donde ganó una cantante de copla que luego se volvió ‘loca’. Una tal Malena Gracia.

No tuvo una gran factura, de acuerdo, pero en la actualidad es inevitable echarse alguna risa cuando uno se topa un zapping de Goles son amores. Porque nos hacen recordar una época en la que la televisión era cabaretera y desprejuiciada, y en la que se arriesgaba mucho más, y eso siempre era de agradecer.

Más historias que podrían interesarte: