Así es 'Mank', la gran apuesta de Netflix para ganar el Oscar que indaga lo que ocurrió durante el rodaje de 'Ciudadano Kane'

·8 min de lectura

Netflix ya tiene su gran baza para los Óscar 2021. Se titula Mank y aunque su nombre no sugiera nada relevante, todo lo que está detrás pronostica un bombazo para el gigante streaming: David Fincher dirigiendo un biopic centrado en los entretelones de una de las mejores películas de la historia, Ciudadano Kane de Orson Welles. Si a esto le sumamos que es la primera película del director en seis años, que la protagoniza un favorito de la Academia como Gary Oldman y que está rodada en blanco y negro como lo fueron cintas aclamadas como Roma o The artist, el hype está más que asegurado.

Cortesía de Netflix
Cortesía de Netflix

Qué equivocados estábamos si creíamos que El diablo a todas horas sería el próximo plato fuerte de Netflix, ese drama protagonizado por Tom Holland y Robert Pattinson que se estrena el 16 de septiembre y tiene a las redes impacientes desde el lanzamiento del tráiler. Lo cierto es que apenas será un entrante. La compañía nos tiene preparados un primer y segundo plato, con postre incluido, que bien podría terminar por asentar la tradición que está creando Netflix con un éxito académico cada año. Lo tuvo en 2018 cuando casi gana el Óscar con Roma (y que para muchos debería haber ganado sobre Green Book), y en 2019 con Martin Scorsese y su obra maestra, El irlandés, cuyas casi 3 horas y media enamoró a los críticos, pero en su caso, los premios estuvieron más difíciles de conseguir dado que competía con la todopoderosa del año pasado, Parásitos.

Hace unos días, Netflix dio a conocer las primeras imágenes de Mank convirtiéndose en uno de los fenómenos virales del fin de semana. Pero no tanto por las fotografías en sí mismas.

Como ven, las seis fotos no desvelan detalles suficientes como para generar el entusiasmo generalizado que se respira en redes sociales -apenas vemos a sus intérpretes metidos en sus papeles- sino que fue conocer que se trata de la candidata de la compañía para la temporada de premios, que está centrada en uno de los escándalos de una de las mejores películas de la historia y que la dirige un genio de la dirección cinematográfica como David Fincher, lo que causó conmoción.

Y no es para menos. Fincher tiene la habilidad de convertir en oro todo lo que toca. A excepción de su debut como director de cine con Alien 3 (1992) -que no obtuvo el aplauso y aceptación de sus antecesoras- todas las películas que ha dirigido han sido aclamadas por la crítica. Es más, algunas de ellas ya se han convertido en algunos de los clásicos modernos más influyentes de los últimos tiempos, como es el caso de Seven (1995), El club de la lucha (1999) o La red social (2010). Por eso, que sea precisamente él quien se encargue de devolver parte de la historia del cine a la pantalla con un biopic sobre Ciudadano Kane (1941) es un evento en sí mismo.

Además, como les contaba al principio, Fincher lleva sin dirigir un largometraje desde hace seis años cuando nos trajo la aclamada adaptación de Perdida (2014). Habitualmente estrenaba película cada tres años, o incluso menos. Es más, la última vez que se tomó varios años para elaborar su siguiente proyecto cinematográfico fue entre La habitación del pánico (2002) y su magnífico thriller biográfico, Zodiac (2007). Y es que en los últimos años estuvo centrado en sacar adelante las dos temporadas de Mindhunter. También para Netflix. Pero tras la decepción que vivimos los fans de esta serie cuando la compañía anunció que liberaba a sus creadores e intérpretes y dejaba el desarrollo de una tercera temporada en pausa indefinida, ahora sabemos en qué ha estado ocupada la mente del director.

Mank es un biopic dramático sobre el tumultuoso desarrollo de Ciudadano Kane (1941) pero centrado sobre todo en la complicada relación profesional que tuvieron el guionista, Herman J. Mankiewicz, interpretado por Gary Oldman, y el director Orson Welles (Tom Burke) en las últimas etapas de la creación del guion pero contado a través de los ojos del crítico y alcohólico escritor. Amanda Seyfried da vida a Marion Davis, una cantante y actriz cuya reputación decayó en Hollywood por culpa de los problemas en la producción, mientras Tom Pelphrey es el hermano del cineasta, Joseph Wells, y Charles Dance es William Randolph Hearst. La cinta fue coescrita entre David y su propio padre, Jack Fincher, quien lleva masticando la idea en su mente desde los años 70s.

Teniendo en cuenta la originalidad de Fincher para las historias biográficas podemos esperarnos una película especial. Ya lo demostró con su manera de presentarnos el caso del asesino Zodiac, arriesgándose con una historia que no tuvo resolución en la vida real, que no tiene un final directo, pero que jugó con el impacto del caso en sus investigadores y en la relación entre ambos para traernos uno de los thrillers biográficos más influyentes de los últimos años. O lo que hizo con La red social, creando una historia reciente en una biografía cinematográfica con una fluidez sorprendente que, una década más tarde, sigue sin envejecer un ápice.

Cortesía de Netflix
Cortesía de Netflix

Pero... ¿qué pasó entre Mankiewicz y Welles en la película de 1941 para dar pie a una biografía más ochenta años después?

Ciudadano Kane fue la primera película de Orson Welles, dirigida, producida, coescrita y protagonizada por él mismo, y pasó a la historia como una de las mejores películas de la historia. Incluso fue elegida la mejor de todas por varias asociaciones y publicaciones. La cinta jugaba entre lo biográfico y la ficción, centrándose en la figura de Charles Foster Kane, un personaje ficticio inspirado en varias figuras importantes de los medios, como William Randolph Hearst.

Welles comenzó a desarrollar la idea junto a Mankiewicz -quien escribía las obras radiales de Orson- cuando intentaba sacar adelante la primera película que estipulaba su contrato con RKO Pictures, su primer contrato en Hollywood tras cosechar éxitos en teatro y radio. Y al coescribirlo juntos, el mayor problema fue la autoría. La idea original del personaje fue de Welles al centrar la figura en Hearst, un personaje que conocía en persona que terminó odiando por haberlo exiliado de su círculo editorial. Mank comenzó a escribir el guion en base a 300 páginas con anotaciones que le entregó el director en base a sus ideas y reuniones, mientras Welles escribía el suyo por su parte. Más tarde, el director pulió el libreto final a su manera haciendo que muchos lo criticaran por minimizar las contribuciones de Mank a la historia, a lo que Welles respondió que "él era quien hacía la película y, después de todo, quien tomaba las decisiones", así que usó lo que quería de la versión de Mank y lo que quería de la suya (Wikipedia).

Mank había sido contratado como "doctor de guiones" y no iba a recibir crédito en la película, sin embargo, al acercarse el estreno comenzó a amenazar a Welles para que le diera crédito en el filme o iría al Sindicato de Escritores a pedirlo completo para él solo o hacer que una publicación escribiera un exposé sobre el director. Al final, el estudio tomó la decisión definitiva evitando el boicot y el escándalo, dándole el crédito que pedía. El rencor entre ambos continuó los 12 años siguientes, hasta la muerte de Mank. Un ensayo de 1978 titulado The scripts of Citizen Kane, que estudió todos los bocetos y libretos que sucedieron a la creación del guion definitivo, sentenciaba que la autoría era sobre todo de Welles.

Mank y Welles ganaron el Óscar a mejor guion pero ninguno asistió a la ceremonia. El director estaba rodando su siguiente proyecto y el escritor no quiso presentarse al estar convencido de que no ganaría. A pesar del éxito de crítica, Ciudadano Kane no logró recuperar lo invertido en la taquilla en sus inicios, sino que fue décadas más tarde a través de relanzamientos que fue ganando su lugar como clásico del cine.

¿Cuándo llegará Mank a Netflix? Pues de momento solo sabemos que aterrizaría en la plataforma en el otoño de 2020.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente