¿La manicura semipermanente daña las uñas?

la manicura semipermanente daña las uñas por los productos y técnicas que se usan
¿La manicura semipermanente daña las uñas? Kseniya Ovchinnikova - Getty Images

Los nuevos diseños del ‘nail art’ nos han abierto un mundo de posibilidades: las manicuras de flores, de lunares, varias versiones de hacerse la manicura roja... Ahora, por fin, podemos apuntarnos a todas las tendencias en manicuras y lucir las uñas perfectas durante semanas gracias al esmaltado semipermanente que puedes hacer hasta en casa. Son un sueño para muchas mujeres y hoy en día se pueden conseguir a un precio más que competitivo y con un protocolo de aplicación sencillo. Pero también tienen su lado oscuro.

"Esta opción nos resulta muy cómoda pero hay que tener en cuenta que puede tener efectos nocivos a corto y largo plazo, no sólo a nivel de las uñas sino también en otras zonas de piel como la cara", nos explica la doctora Alicia Barreiro Capurro, especialista en cáncer cutáneo y dermatología estética en Diagnosis Dermatológica en Barcelona. "A corto plazo, podemos notar que la uña se debilita, ya que, al ser un producto que se adhiere bastante, también necesita un producto que lo retire de manera eficaz", como aquel famoso 'Magic Remover'. "Tanto la acetona que se utiliza para eliminar el esmalte como la manipulación para retirar estos productos semipermanentes provocan debilidad en el lecho ungueal, que se traduce en uñas quebradizas", añade.

Todo lo que tienes que saber sobre la manicura semipermanente

Las consecuencias a corto y largo plazo

Por desgracia, aquí no acaban las malas noticias. "Otro efecto que podemos ver a corto plazo y que desde la implementación de este tipo de procedimientos ha sido un motivo de consulta en auge a nivel dermatológico es la dermatitis de contacto por los acrilatos", dice la experta. Ella misma aclara que dichos componentes "son resinas que están presentes en la composición de los esmaltes semipermanentes y pueden producir cuadros de eczemas que se caracterizan por la presencia de lesiones rojas, descamativas y pruriginosas a nivel del lecho ungueal, así como también a nivel facial, por el contacto de la cara con las manos que tienen el esmalte. Para el diagnóstico de la misma, realizamos unas pruebas que se llaman epicutáneas y damos tratamiento específico, además de evitar la exposición con el agente que lo causa", explica la doctora.

El efectos del largo plazo, probablemente el más preocupante, es la aparición de cáncer de piel. "Sabemos que la exposición de la radiación ultravioleta (RUV) es una de las causas principales en el desarrollo de cáncer en la piel. El hecho de la utilización de las lámparas de UV para realizar este tipo de esmaltado podría estar asociado al incremento de cáncer cutáneo a largo plazo y, por tal motivo, recomendamos la aplicación de fotoprotectores unos 20-30 minutos antes de realizarlo", añade la experta. Procura elegir las mejores cremas solares de cuerpo o directamente de manos para evitarlo.

manicura semipermanente daña las uñas o no
Vera Livchak - Getty Images

No se puede abusar de la manicura semipermanente

"Al igual que con el esmaltado normal, es aconsejable dejar respirar las uñas de vez en cuando, para que no se estropeen, ni adquieran un tono amarillento. Sin embargo, es difícil cuantificar estos ‘descansos’ y proporcionar una orientación del número de veces seguidas que se pueden realizar porque dependerá de cada persona y sus circunstancias. El profesional debe hacer un seguimiento para poder determinar cuándo se debe descansar o si es necesario recurrir a algún producto que ayude a recuperar la salud de las uñas", y así tener las uñas perfectas siempre, nos explica Daniel Marín, cosmetólogo, estilista y director de Santum.

En la manicura semipermanente mejor no escatimar

Todas sabemos que para lucir una piel sana y bonita es necesario recurrir a productos adecuados y lo mismo ocurre con las uñas. "Los posibles problemas de este tipo de manicuras estriban, sobre todo, en cómo y con qué productos se trabaja. Es fundamental ponerse siempre en manos de servicios profesionales cualificados y que utilicen esmaltes regulados, si es posible con etiquetas ‘5 free’, ‘7 free’, ‘9 free’ que indican que los productos están libres de químicos perjudiciales. En el protocolo de aplicación es donde se pueden hallar problemas, por ejemplo, puliendo lo menos posible las uñas, para no eliminar capas", añade el experto.

"Los productos de buena calidad y que se aplican con una técnica adecuada no tienen por qué resecar y desmejorar la uña. El problema viene cuando la manicura semipermanente se realiza con productos excesivamente químicos, que no respetan la composición de la uña o por prácticas agresivas y continuadas. Desde Mavala siempre recomendamos realizar una cura entre manicuras, para asegurarse que la uña se regenera y descansa", nos cuenta Tamara Soengas, ‘brand manager’ de la marca Mavala. "Además, es importante saber el tipo de uña que tiene cada persona: si tus uñas son delicadas, frágiles y finas, la manicura semipermanente puede resultar demasiado agresiva para tu uña, pudiendo empeorarla", añade.

Algunos esmaltes como, por ejemplo, ‘Shellac’ de CND, son los más recomendados. "No requieren de torno para el retirado, por lo tanto, no destruyen las capas de la uña. Además, el esmalte aporta un extra de nutrición, al componerse de ingredientes veganos y libres de acrilatos. Dura hasta dos semanas con un brillo impecable", nos explica Ester López, directora de los salones Alexandra Arraez.

Si ves que tus uñas necesitan un poco de descanso de la manicura semipermanente pero no quieres renunciar a los diseños de moda, lo mejor que puedes hacer es intercalar los servicios. Acude, igualmente, a un salón profesional a por tu diseño de uñas favorito, ya sean unas uñas minimalistas o manicura nude hasta cualquier idea para uñas perfectas, y que, de vez en cuando, se consiga también con el esmaltado tradicional. De esta forma, conseguirás un resultado profesional sin necesidad de exponer tu salud continuamente. De hecho, está comprobado que cuando una manicura se hace bien, tranquilamente y con las herramientas adecuadas, puede durar casi tanto como una semipermanente. Solo tienes que ponerte en las mejores manos (literalmente) y cuidarlas en todo el proceso.