Los mandamientos del pelo largo sano, bonito y cuidado

·4 min de lectura
Photo credit: Christian Vierig
Photo credit: Christian Vierig

De todos los dramas capilares ante los que nos hemos topado a lo largo de la vida, uno de los que más nos molesta es tener que admitir que podríamos tener el pelo más sano. De hecho, seguro que los consejos de tu estilista de cabecera están a la orden del día cada vez que pides cita en tu peluquería de confianza pero, por mucho que tomes buena nota, nunca consigues ponerlos en práctica del todo. Así que... ¿qué tal si convertimos la intención de tener un pelo sano de una vez por todas en un propósito obligatorio? Conocemos los mejores tratamientos y cuidados para el pelo para poder hacerlo.

Te podemos asegurar que si sigues estos 8 trucos de cuidado del cabello a rajatabla -respaldados por grandes estilistas alrededor del mundo-, pasarás de pelo a pelazo en cuestión de semanas.

Trucos para tener el pelo fuerte y sano siempre

1. Sanea las puntas muy poco, pero con frecuencia

Photo credit: Ada Summer - Getty Images
Photo credit: Ada Summer - Getty Images

Sabemos que estás harta de escuchar esta orden, pero tiene mucho sentido, verás: unas puntas abiertas suponen una mayor tendencia a la rotura y, por tanto, el cabello crece MUY lento. ¿Desconoces cuándo y cuánto cortar el pelo para sanearlo? Deberías hacerlo periódicamente, por ejemplo, un centímetro cada dos meses para conservar la forma y el corte. De este modo, podrás deshacerte de las partes inservibles y promover su crecimiento y flexibilidad.

Además, con la cantidad de cortes de pelo bonitos que están de moda esta temporada, cualquiera se resiste a pasar por las mejores peluquerías.

2. Cómo lavar el pelo correctamente

Photo credit: Piotr Marcinski / EyeEm - Getty Images
Photo credit: Piotr Marcinski / EyeEm - Getty Images

Hasta que Maxime Brenchio, estilista en Maison Eduardo Sánchez, no nos desveló este procedimiento, nos hemos estado lavando el pelo mal toda la vida.

Según el experto, no hay nada de malo en utilizar dos champús con objetivos diferentes. Es decir, puedes usar primero un champú que ayude a mantener la coloración de tu pelo y, acto seguido, uno nutritivo. Además, nos contaba algo que tenía todo el sentido del mundo: de nada sirve aplicar mascarilla y/o acondicionador sobre el cabello mojado. El producto resbala por completo y no penetra, por lo que Maxime sugiere escurrirlo bien y secar ligeramente y a toquecitos con una toalla antes de aplicar ambos productos. "Luego no hace falta que esperes a que actúe 15 minutos. Si haces esto, con 5 minutos es suficiente", concluía.

Además, procura dos cosas:

  1. No lavártelo más veces de lo necesario.

  2. No abusar del champú en seco pues, a la larga, tu cuero cabelludo acumula residuo.

3. No tengas miedo a los aceites esenciales para el pelo

Photo credit: Isabel Pavia - Getty Images
Photo credit: Isabel Pavia - Getty Images

Sabemos que estás asociado el aceite capilar al pelo graso pero... ¿y si te decimos que es más bien todo lo contrario? Los aceites regulan la producción de grasa en tu pelo, por lo que aplicar un aceite de coco, almendra u oliva antes de lavártelo va a disminuir la cantidad de grasa, va a aportar hidratación y un bonito aspecto cuando esté seco.

4. No abuses de las herramientas de calor: planchas, secadores, tenacillas...

Photo credit: WIN-Initiative - Getty Images
Photo credit: WIN-Initiative - Getty Images

No pasa absolutamente nada por usar herramientas de calor de vez en cuando y cuando la ocasión lo requiere. Si tienes un pelo indomable y un ‘bad hair day’ recurrente, tenemos la solución para conseguir unas ondas bonitas y naturales sin necesidad de usar planchas, secador o tenacillas. Es tan fácil como dormir con una trenza bien pulida o con un moño bajo y enrollado sobre su eje. Verás qué pelazo al día siguiente.

Eso sí, al igual que salir con el pelo mojado, tampoco te vayas a dormir con este en esas condiciones. La trenza y el moño harán su magia esté o no húmedo.

5. Usa un cepillo de cerdas anchas

Photo credit: Jonathan Storey - Getty Images
Photo credit: Jonathan Storey - Getty Images

Las cerdas anchas son más respetuosas con tu pelo. Además, cepíllate con cuidado si tienes el pelo húmedo. Es más frágil en este estado que cuando está seco. Los estilistas sugieren también desenredarlo, primero, de medios a puntas y, por último, de arriba abajo.

6. La importancia de la toalla y la almohada para el pelo

Photo credit: PeopleImages - Getty Images
Photo credit: PeopleImages - Getty Images

Dos reglas básicas:

  1. NO frotes el pelo con la toalla al salir de la ducha. La fricción en la cutícula provoca encrespamiento, sequedad y rotura. Además, mejor que utilices siempre una toalla de microfibra. Te contamos cómo secar el pelo más rápido con 10 trucos efectivos.

  2. Consecuencias que también se pueden evitar cambiando tu almohada de toda la vida por una de seda para controlar el encrespamiento.

7. El cuero cabelludo existe, ¡cuídalo!

Photo credit: Dennis Hallinan - Getty Images
Photo credit: Dennis Hallinan - Getty Images

El gran olvidado va a ganarse tu atención a partir de ahora. Si apuestas por tratamientos y productos centrados en el cuero cabelludo, estarás contribuyendo a que tus folículos se mantengan limpios y, por tanto, no habrá bloqueo ni inflamación. Úsalos, al menos, una vez por semana. No te imaginas las cantidades de residuos que acumulas ahí sin darte cuenta. Entre ellos encontrarás exfoliantes para cuero cabelludo e incluso cepillos de cuero cabelludo.

8. Nuestro pelo también es lo que comemos

Photo credit: MAIKA 777 - Getty Images
Photo credit: MAIKA 777 - Getty Images

Spoiler: las vitaminas, las proteínas y el hierro son esenciales para las células de tu cabello y los nutrientes hacen que crezca más rápido y sano. Apuesta por alimentos ricos en hierro como el pescado -uno de los 30 alimentos con más hierro que incluir en tu dieta-, proteínas con la leche y bebe mucha agua para mantenerlo hidratado en todo momento.