‘Mamá o Papá’ acierta en donde han fallado todas las recientes comedias familiares españolas

·6 min de lectura

Por Alberto Cano.- Está siendo un año intenso para la comedia familiar en España. No solo hemos tenido un nuevo taquillazo de Santiago Segura con A todo tren: Destino Asturias, sino que, aprovechando unas fechas tan familiares como la Navidad, muchas cintas cómicas han aprovechado estos últimos compases del 2021 para atraer a las familias a los cines y deleitarles con un humor para todos los públicos. Y es que han sido hasta tres películas españolas ambientadas en la Navidad las que hemos tenido en las últimas semanas, entre las que se encuentran Cuidado con lo que deseas de Fernando Colomo, El refugio de Macarena Astorga, Tengamos la fiesta en paz de Juan Manuel Cotelo, todas ellas, como ya os contamos, ancladas exactamente en la misma fórmula que llevó al éxito a Segura con su taquillera Padre no hay más que uno. Sin embargo, ninguna ha funcionado, ni para la taquilla ni para la crítica. Y es que el copiar descaradamente buscando emular el éxito de público de la comedia familiar tiene sus consecuencias.

Por suerte, este viernes 17 de diciembre llega a las salas Mamá o Papá, cinta dirigida por Dani de la Orden (Loco por ella, El mejor verano de mi vida,…) y protagonizada por Paco León y Miren Ibarguren que, pese a seguir el mismo camino, ha sabido demostrar cómo se pueden repetir esquemas sin necesidad de resultar un producto clónico y genérico. Y es que pese a tratarse de otra comedia familiar navideña, es un producto que desprende personalidad y que sabe sorprender al público llevando al extremo los códigos del humor. Y creo que es una de las comedias más divertidas y gamberras del año.

Miren Ibargueren, Paco León,  Laura Quirós y Sofía Oria en el póster de 'Mamá o papá' (Foto: Warner Bros)
Miren Ibargueren, Paco León, Laura Quirós y Sofía Oria en el póster de 'Mamá o papá' (Foto: Warner Bros)

Al igual que los recientes éxitos de Santiago Segura, Mamá o Papá se trata de un remake de una comedia francesa del mismo título estrenada en 2015. Su historia nos plantea a dos padres a punto de divorciarse que no quieren quedarse con la custodia de sus hijos, lo que les lleva a iniciar una guerra para hacer la vida a sus pequeños y evitar que decidan quedarse con alguno de ellos. Tal fue el éxito en el territorio galo que la cinta ya ha tenido remakes en otros países como Italia, llegando ahora a España replicando el mismo argumento. Sin embargo, su director, Dani de la Orden, ha apostado de lleno por trasladar la historia a su terreno, sabiendo aportar un toque más cálido y emocional a los personajes con el que logra que Mamá o Papá no se aprecie como otra comedia familiar clónica del montón.

A los que conocen la filmografía de Dani de la Orden, inmerso en remakes y películas de encargo pero también en cintas muy personales que mezclan lo mejor de la comedia con puntos dramáticos que saben tocar la tecla para conmocionar al espectador, esto no les pillará por sorpresa. Ya lo vimos en Barcelona noche de verano, Barcelona noche de invierno, Litus, en la reciente producción de Netflix Loco por ella o incluso en otros remakes como Hasta que la boda nos separe. Y el director vuelve a hacer gala de ello en Mamá o Papá, que pese a ubicarse en la comedia más puramente desternillante consigue hacerte empatizar con sus personajes, conflictos y emociones. Pero lo mejor no es esto, sino su habilidad para sobrellevar una comedia repleta de situaciones muy bestias y extremas sin que esta se le vaya de las manos y seguir manteniéndose fiel a este lado sentimental.

Al fin y al cabo, Mamá o Papá es una comedia de padres haciendo la vida imposible a sus hijos. Y no se corta ni un pelo al elevar esto al máximo exponente con puntos cómicos que rozan el cine adulto y lo moralmente cuestionable. Llegamos a ver Paco León y Mirén Ibargurén haciendo acciones como llevar a sus hijos a fiestas llenas de excesos, trasladándolos a plena naturaleza a hacerles sufrir desgracias o incluso realizando comentarios muy hirientes. Por no hablar de gags tan extremos como una rata atacando a un grupo de niños que después es empotrada con violencia y repetidamente hasta la muerte. Sin embargo, la película sabe muy bien donde poner el freno y manejar su tono. Y pese a que sobre papel hay secuencias que pueden parecer una absoluta locura al alejarse de lo familiar y lo entrañable, Dani de la Orden se las ingenia tan bien para organizar el universo cómico de la película y hacer consciente al espectador del extremo de las mismas que en ningún momento choca nada. Y al final logra una película que consigue tanto la risa más extrema como el dejarte con una sonrisa enorme en la boca al terminar la proyección.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

En este sentido, no puedo evitar compararla con otras cintas como, por ejemplo, A todo tren: Destino Asturias de Santiago Segura. En aquella, veíamos como el director de Torrente trataba de abrazarse también al lado adulto con tramas y personajes como el interpretado por David Guapo, quien en sus excesos tenía secuencias como confundir a una guardia civil con una stripper y ofrecerla billetes. Pero al contrario que en Mamá o papa, donde el control del tono es sobresaliente, aquí el choque de ver dicha situación adulta en una película en teoría apta para el público infantil es muy grande. Y es que Segura avanzaba con demasiados altibajos entre las tramas más infantiles y las adultas.

Más chocante ver es que, en su concepción de remake, A todo tren copiaba sin demasiada personalidad a la cinta francesa original, puesto que hay conceptos argumentales como los niños yendo a un campamento durante la semana blanca, en pleno invierno, que en España no tiene sentido alguno. Por no hablar de que el coger un tren que tarda casi 24 horas en ir de Madrid a Asturias luce como un disparate valorando las distancias. Pero en Mamá o Papá eso no ocurre, puesto que su director pone toda la carne en el asador para plasmar su personalidad en pantalla, trasladar la película a su terreno y querer arriesgarse llevando su humor a los extremos más negros y gamberros posibles. Y es este riesgo y empeño lo que le hace destacar.

Creo que es más llamativo cuando se compara con la explosión comedias navideñas que hemos tenido en los últimos meses, sobre todo valorando que Mamá o Papá también se sitúa en Navidad y comparte muchos elementos en común. Y es que cintas como Cuidado con lo que deseas o El refugio no hacen más que anclarse en fórmulas tópicas como son precisamente las que ha utilizado Santiago Segura en los últimos años para arrasar en taquilla, y al final, lucen como productos clónicos sin personalidad y sin riesgo cuyo humor no acaba por funcionar. En cambio, aún usando elementos de la comedia familiar prácticamente idénticos, Mamá o Papá demuestra que se pueden hacer las cosas mucho mejor, tanto por su lado más personal como por su intención de romper esquemas llevando su humor al extremo más bestia posible. Y ojalá la comedia familiar española tome nota para el futuro y deje de limitarse a la mera copia, como ha ocurrido durante casi todo 2021.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente