Los malos augurios se posan de nuevo sobre Christian Gálvez

·5 min de lectura

Por Mike Medianoche.- Tal como estaba anunciado, Mediaset ha reorganizado su parrilla. Ha hecho varios cambios con sus principales programas, como Secret Story, que ha adelanta su emisión varios días a las 20.00 horas. Mientras otra de las grandes apuestas de la temporada, como es el caso del concurso Alta tensión, ha sido traslados a la mañana de Cuatro.

Sin embargo, el cambio de parrilla del concurso que originalmente estaba llamado a hacer frente a Pasapalabra, está demostrando la teoría de que Cuatro se habría convertido en el cementerio de elefantes de Mediaset. Porque en apenas unos días ya se posan los peores augurios para Christian Gálvez y su formato

Christian Gálvez en Alta tensión (cortesía de Mediaset)
Christian Gálvez en Alta tensión (cortesía de Mediaset)

El grupo audiovisual tiene un serio problema con Cuatro, que este agosto firmaba su mínimo histórico. La cadena no tiene una programación suficientemente atractiva y no consigue que la audiencia sea fiel a sus programas. Solo First Dates se libra del fracaso atrayendo a diario un buen número de espectadores. 

Aunque, a juzgar por las decisiones tomadas, cualquiera diría que Mediaset aún le tiene confianza, pues en el pasado logró programas de buenas audiencias, como fue el estreno de la primera edición de La isla de las tentaciones que luego pasaron a Telecinco. Sin embargo, la táctica de recurrir al reclamo de Christian Gálvez para levantar las mañanas de Cuatro está resultando insuficiente.

Alta Tensión hizo su agosto en sus primeros 10 días en la franja de 'access' de Telecinco, logrando ser la emisión más vista de las ofertas nocturnas de lunes a jueves, pasando de un estreno del 12,9% de share y 1.613.000 espectadores a alcanzar el 14,3% en su segunda semana. Luego, al pasar al ‘prime time’ comenzó a notarse su declive ante la competencia mayor, pasando de un 11,9% a 9,9%. Sin embargo, el cambio a los mediodías de Cuatro está dando cifras esperpénticas: 4,7% y 218.000 espectadores el lunes, 4,8% (235.000) el martes y 5,3% el miércoles (242.000).

Es probable que muchos espectadores ni se hayan enterado de que el concurso de las bombillas ahora se encuentra en otro canal y horario, en la misma franja que hasta la pasada semana se emitían reposiciones de la serie Alerta Cobra (con datos no mucho más bajos que los de Alta tensión). Sin embargo, que una cuarta parte del público que se mantenía fiel en el canal principal de Mediaset haya pasado a Cuatro resulta preocupante para el futuro del formato.

Y es que si atendemos a la historia reciente de la cadena, es posible que Alta tensión tenga los días contados con esas cifras y que, en consecuencia, volvamos a estar un tiempo sin ver a Christian Gálvez por televisión. Cuando El precio justo pasó de Telecinco a ese mismo hueco de Cuatro, Mediaset lo dejó morir, lo despidió por la puerta de atrás y sin hacer ruido. Y eso que tenía días que conseguía datos ligeramente más atractivos de los que está logrando Gálvez.

El tropiezo del presentador madrileño con Alta tensión es doble: no solo es el rostro más visible del concurso, sino que también ejerce de productor. Y es que el concurso está desarrollado por Fénix Media Audiovisual, productora participada por Mediaset España junto al propio Gálvez, Rafa Guardiola (exdirector de Pasapalabra) y Olga Flórez (exdirectora de entretenimiento de Mediaset).

El mayor problema es que el grupo tiene un modelo de negocio muy concreto, en el que quizá, en la actualidad, no haya cabida para alguien del perfil de Christian. Tras doce años en Pasapalabra, más los intentos de éxito de El Tirón y Alta Tensión,el esposo de Almudena Cid estará por siempre asociado a los concursos preguntas y respuestas, de cultura general, algo que ya no está cuajando en franjas diarias en Telecinco y Cuatro. En la cadena más vista de Mediasetpremian los realities y el universo del corazón, y Cuatro se reinventa como puede entre dating shows, programas de actualidad y mucho cine bajo el contenedor El Blockbuster.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Para que Christian Gálvez vuelva a estar en un programa con unas buenas audiencias quizá debería abrirse a otro tipo de contenidos.Quizás volver a la telerrealidad debido a su experiencia en ello al haber capitaneado los debates de Acorralados, Supervivientes y aquel invento con espíritu de Gran Hermano llamado El reencuentro. También tiene experiencia en programas de talentos, como Operación Tony Manero y Tú sí que vales; sin embargo, solo Got Talent funciona ahora mismo. Los últimos experimentos, como Idol Kidsy Top Star no conquistaron a la audiencia, especialmente este último, que se despidió en horarios poco concurridos durante el fin de semana.

Es muy probable que, de no encontrarle un nicho adecuado, Christian Gálvez esté llamado a convertirse en el nuevo Jesús Vázquez. Y no en el mejor sentido posible. Es evidente que Vázquez es un gran comunicador, y ha estado al frente de algunos de los programas más exitosos de Telecinco. Pero en los últimos tiempos se ha convertido en un comodín, en un suplente si lo preferimos. Jesús fue el encargado de tomar el relevo de Toñi Moreno en la última etapa de Mujeres y hombres y viceversa, por ejemplo. Y también se pondrá al frente de First Dates Crucero, pues el presentador de la primera edición, Carlos Sobera, ya tiene trabajo suficiente con la edición diaria de First Dates y las galas de los martes de Supervivientes.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente