¿'Malabsorbedor' que tolera la lactosa o un intolerante que la absorbe bien?

Seas lo que seas, ninguna de las dos condiciones implica la eliminación completa de los lácteos de la dieta. Haz caso a los expertos y saldrás de dudas

La lactosa es un<a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/aditivos-y-conservantes-ocultos-en-la-comida-aunque-no-te-lo-esperes-estos-alimentos-llevan-lactosa-100837882.html" data-ylk="slk:conservante;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link rapid-noclick-resp yahoo-link"> conservante</a>, y la mayoría de productos lo llevan, no sólo los lácteos. (Foto: Getty)
La lactosa es un conservante, y la mayoría de productos lo llevan, no sólo los lácteos. (Foto: Getty)

La malabsorción (términa que utili zan los especialistas en AparatoDigestivo) y la intolerancia a la lactosa son dos trastornos muy frecuentes pero diferentes que siempre debe diagnosticar un médico.

Aunque ambos se relacionan con la lactosa, la malabsorción implica que el intestino no procesa ni asimila bien la lactosa, mientras que la intolerancia se caracteriza por la aparición de molestias o síntomas digestivos originados por esta malabsorción de la lactosa.

Meteorismo (o producción de gases), ruidos intestinales, hinchazón del vientre o diarrea sin sangre son algunos de los síntomas digestivos más reconocibles. De ahí que, cuando se sospeche se deban realizar las pruebas diagnósticas adecuadas, por parte de un médico, en lugar de autodiagnosticarse la enfermedad y decidir por uno mismo suprimir los lácteos de la dieta.

Existen distintos grados de intolerancia a la lactosa, por ello hay que individualizar el consumo de lácteos a la cantidad de lactosa tolerada. (Foto: Getty)
Existen distintos grados de intolerancia a la lactosa, por ello hay que individualizar el consumo de lácteos a la cantidad de lactosa tolerada. (Foto: Getty)

Se estima que, en España, un tercio de la población padece malabsorción; por lo tanto, afecta a una de cada tres personas, según indican diversos estudios. También se sabe que la intolerancia a la lactosa afecta a entre un 20 y un 40 por ciento de los españoles.

En muchas ocasiones, se tiene una percepción que no se corresponde con una intolerancia real. La intolerancia ‘sujetiva’ a la lactosa es una situación en la que la persona afectada decide, por su apreciación personal, atribuir sus molestias digestivas a la lactosa. Sin embargo, en el 38 por ciento de los casos el médico descarta esta opción tras una evaluación objetiva.

Por eso, si crees que eres un ‘malabsorbedor’ o un intolerante a la lactosa, debes realizarte las pruebas diagnósticas adecuadas. La prueba que puede considerarse más “clásica” para el diagnóstico de la mala absorción de la lactosa es el test del aliento de hidrógeno, que se efectúa ingiriendo leche o lactosa para, a continuación, recoger muestras del aire exhalado donde se determina la concentración de hidrógeno. Un incremento excesivo en la excreción de hidrógeno en el aliento conduciría al diagnóstico de malabsorción de lactosa.

Síntomas de la intolerancia
El principal carbohidrato presente en todos los tipos de leche, incluida la leche materna, es la lactosa. La malabsorción de la lactosa, y en consecuencia la intolerancia a la lactosa, se relaciona con la producción insuficiente de lactasa (hipolactasia) en el intestino. La lactasa es una enzima que hidroliza (subdivide las moléculas de la lactosa para que puedan absorberse mejor en el intestino).

Si has dejado la lechde de vaca porque crees que te sienta mal y<span> consumes bebidas alternativas a la leche, ¡cuidado! Este tipo de bebidas no reemplazarán el yodo de leche de vaca, que es la principal fuente de yodo</span>. Consulta al especialista. (Foto: Getty)
Si has dejado la lechde de vaca porque crees que te sienta mal y consumes bebidas alternativas a la leche, ¡cuidado! Este tipo de bebidas no reemplazarán el yodo de leche de vaca, que es la principal fuente de yodo. Consulta al especialista. (Foto: Getty)

En caso de hipolactasia, la lactosa que no se absorbe transita por el intestino delgado y, al alcanzar el colon, es fermentada por las bacterias de la microbiota y se pueden originar síntomas digestivos como la producción de ácidos y gases (hidrógeno, dióxido de carbono y, a veces, metano). Existen distintos tipos de intolerancia y distintos grados. Existen distintos tipos de déficits de malabsorción de la lactosa o hipolactasia, de los cuales el más frecuente es el déficit primario, adquirido en el adulto, debido a la deficiencia de lactasa, cuya producción disminuye con la edad.

Distintos grados de intolerancia
Existen diferentes grados de intolerancia a la lactosa, con una enorme variación en la tolerancia individual de las personas.

Se ha observado que las ingestas inferiores a 12 g delactosa en dosis única (lo que correspon dería a un vaso normal de leche) suelen ser toleradas sin síntomas y que, incluso, pueden tolerarse cantidades mayores si se consumen en dosis más pequeñas repartidas a lo largo del día.

Cada tipo de lácteo lleva una cantidad diferente de lactosa:

  • 250 gramos de leche contienen unos 12 gramos de lactosa;

  • un yogur de 125 gr, alrededor de 5 gr de lactosa;

  • y 50 gr de queso de bola, 0 gr de lactosa.

Cuando la persona con intolerancia no puede tolerar la cantidad de lactosa que lleva la leche tiene ante sí diferentes opciones, como tomar leche sin lactosa para no privarse del resto de sus propiedades (calcio y vitamina D) u optar por otros productos lácteos con una cantidad inferior de lactosa, como el queso o el yogur.

Consumo individualizado de lácteos
Una de las principales recomendaciones de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) es evitar la eliminación completa de los lácteos de la dieta, manteniendo el consumo de una cantidad que no provoque síntomas de intolerancia a la lactosa.

“No se debe anular el consumo de lácteos, sino ajustarlo a la cantidad que tolera cada persona. No es una cuestión de todo o nada, a diferencia de las alergias, en que la persona alérgica no puede estar en contacto con la sustancia que le provoca la alergia. En el caso de la intolerancia a la lactosa, lo adecuado es ajustar el consumo de lactosa a la cantidad que cada persona puede tolerar”, explica el Dr. Casellas.

“Los lácteos son un producto de gran valor alimenticio, puesto que contienen calcio, vitamina D y en el caso del yogur, la actividad lactásica (producción de lactasa) que proporcionan las bacterias ayudan a la digestión de la lactosa; por lo que se debe motivar su consumo en la medida que pueda tolerar cada persona”, concluye el expertos.

También te puede interesar:

¡Tomar leche (enriquecida) es bueno! Sobre todo si el pescado no es lo tuyo

Leche de vaca o bebidas vegetales: qué es mejor tomar

El mes de nacimiento predice tu tolerancia a los alimentos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente