Una mala higiene puede causar (grandes) problemas a tus genitales

·4 min de lectura
Photo credit: CDLP
Photo credit: CDLP

¿Últimamente has notado molestias ahí abajo? En verano, el calor, el sudor y el roce complican las cosas en los genitales, creando una tormenta perfecta para todo tipo de males, especialmente si no eres meticuloso en tus rutinas. Vale, cuesta reconocer que es una zona que tenemos olvidada la mayor parte del tiempo en lo que a grooming se refiere, pero si quieres quitarte de problemas vas a tener que extremar los cuidados cuando el termómetro funde hasta el asfalto que está a la sombra.

En plena ola de calor, si no puedes mantenerte a resguardo de las altas temperaturas y conservar fresquito tu cuerpo por cortesía del aire acondicionado, sigue el consejo básico de urbanidad, que es el de mantener una buena higiene. Si no te importan los demás, al menos, hazlo por ti mismo. Lo agradecerás. Y no lo decimos nosotros sino todo un experto, el doctor Claudio Martínez Ballesteros, jefe de servicio de Urología del Hospital Sanitas Virgen del Mar.

Bien limpio

La primera norma para evitar problemas es tus genitales es seguir un protocolo de limpieza adecuado: “Mantener la higiene en la zona inguinogenital y perineal es importante, indicador de buen hábito sanitario y necesario para prevenir molestias, infecciones y procesos dermatológicos, especialmente en épocas de calor y humedad. En términos generales, el uso de agua y jabón es suficiente para mantener la flora habitual y el pH de la epidermis equilibrado. Algunos productos en forma de gel con ácido láctico pueden ser de especial utilidad para estabilizar el pH en aquellos casos con problemas relacionados con este aspecto”, indica el especialista.

Ahora que lo sabes, tampoco te pases, porque la higiene deja de ser buena si no la haces en su justa medida, ya sea por poco o por mucho. El doctor Martínez Ballesteros lo explica así: “La frecuencia e intensidad de la higiene de la zona íntima no debe ser exagerada. Esta costumbre puede ocasionar la pérdida de equilibrio de la flora habitual y favorecer las infecciones oportunistas. Debemos intentar huir de la humedad constante en caso de sudoración excesiva y emplear tejidos de algodón que mantengan la transpiración necesaria de la piel”.

¿Tienes picores?

Pero no todos los males en la zona íntima son atribuibles a la dejadez y falta de limpieza. Hablemos de picores, irritación e infecciones en el área genital, especialmente en esta época del año. ¿Puede haber algo más molesto? En verano, si eres aficionado a los deportes náuticos o te gusta bañarte en la playa, seguro que habrás padecido este problema alguna vez, que está relacionado con la presencia de hongos y bacterias. “Cuando sometemos a nuestra piel a cambios de humedad y temperatura en varias ocasiones al día, como ocurre en época de calor, con baños en agua dulce y salada, la probabilidad de alterar las condiciones de pH y flora de la piel en el área genital es elevada. Estos cambios pueden favorecer la proliferación de microorganismos patógenos sobre la flora habitual, especialmente las infecciones fúngicas”, confirma el jefe de servicio de Urología del Hospital Sanitas Virgen del Mar.

En estos casos, el especialista aconseja que al salir de un baño de agua salada se aclare la zona genital con agua dulce para no alterar el pH epidérmico.

De todas maneras, como reconoce el doctor, las causas de picor en la piel genital pueden ser muchas y muy variadas: “Lo más habitual son las reacciones eczematoides de la piel, cuyo tratamiento suele ser hidratación tópica intensiva. En caso de personas diabéticas mal controladas, están más predispuestas a infecciones por hongos. Y, en todo caso, mucho cuidado con el contacto sexual. Las infecciones venéreas tienen cifras de prevalencia bastante altas en estos últimos años y, aunque la tasa de curación sin secuelas es muy elevada, podemos tener un disgusto si practicamos sexo sin estar seguros de ser portador o no de algún proceso de este tipo”, alerta.

Un tufillo demasiado penetrante

Hemos hablado de sudor, de picores y ahora queda el tema del olor. Vale, no es una conversación con la que animar la sobremesa, pero somos humanos y adultos, así que mejor no edulcorar la realidad. Un cierto olor en los genitales, especialmente en verano, podría considerarse normal, pero cuando la persona que tienes al lado lado arruga la nariz o se separa discretamente, algo pasa. “Un olor muy desagradable proveniente de la zona genital es indicador de que algo no va bien. Si observamos placas enrojecidas, especialmente en los pliegues, puede tratarse de una infección fúngica. Si el olor es realmente desagradable y observamos la presencia de granitos o incluso un bultoma en la piel, hay que consultar con un especialista porque podría tratarse de algún abceso subcutáneo. En caso de que el mal olor se asocie a vesículas o úlceras en el área genital, la consulta con el especialista debe tener carácter urgente”, concluye el doctor Martínez Ballesteros.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente