Cómo hacer magdalenas de arándanos

·2 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Uno de esos dulces que hacen que una merienda sea una auténtica fiesta. Los muffins hace tiempo que están en nuestra gastronomía, eso si, las llamábamos magdalenas (o madalenas). Y hacer en magdalenas en casa es mucho más sencillo de lo que te pueda parecer en un primer momento. Hoy te enseñamos a hacer magdalenas con arándanos, verás qué delicia para los desayunos, las meriendas, o ese último caprichito por la noche antes de irte a la cama con una taza de leche calentita.

INGREDIENTES:

- 250 g de harina
- 3 cucharaditas de levadura en polvo
- 1 huevo grande
- 250 ml de leche
- 150 g de azúcar
- 50 ml de aceite de girasol
- 200 g de arándanos
- 1 sobre de azúcar avainillado

ELABORACIÓN:

  1. Precalentar el horno a 180º C. Cascar el huevo en un bol y batir. Incorporar el azúcar sin parar de remover. Añadir tres cucharaditas de levadura en polvo, el sobre de azúcar avainillado y el aceite de girasol. A la vez que se sigue removiendo, incorporar poco a poco la leche y la harina tamizada.

  2. Lavar y escurrir los arándanos en un colador. Incorporarlos a la masa, mezclándolos con cuidado con una espátula, para que no se rompan. Colocar las cápsulas de papel o silicona en un molde para cupcakes. Verter la masa en una manga pastelera y rellenar los moldes hasta la mitad. Espolvorear un poquito de azúcar por encima, para crear una costra dulce y crujiente.

  3. Colocar los moldes en una bandeja de horno y hornear durante 20 minutos a media altura, con calor arriba y abajo. Comprobar que están perfectamente hechas, pinchando con un palito y verificando que salga limpio. Retirar y dejar enfriar. Sacar las cápsulas del molde y servir.

MOLDES PARA MAGDALENAS

Para cocinar magdalenas con formas espectaculares, necesitas un molde específico. Antes de comprarlo, ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • Buena base. Elige un molde con cavidades donde hornear la masa. Puede ser de aluminio o acero, que distribuyen el calor de forma eficiente y uniforme, o bien de silicona, fáciles dedesmoldar, pero con peor conducción del calor, con lo que tendrás que aumentar el tiempo de cocción.

  • Capacidad. Lo más habitual es que tengan 6 ó 12 cavidades; también hay de 24, para mini cupcakes.

  • Cápsulas. Aunque se puede volcar la masa directamente sobre ellas, lo mejor es ponerlas en el molde. Las hay de silicona, para reutilizar, y de papel, más higiénicas, pero de un solo uso.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente