La madre de Shia LaBeouf ha muerto durante su polémica con Olivia Wilde

·2 min de lectura
Shia LaBeouf credit:Bang Showbiz
Shia LaBeouf credit:Bang Showbiz

El actor Shia LaBeouf ha confirmado que su madre, Shayna Saide, murió de un fallo cardíaco en un hospital de Los Ángeles el pasado 27 de agosto mientras él lidiaba con la polémica en torno a su salida de la película 'Don't Worry Darling': la directora Olivia Wilde sigue sosteniendo que le despidió, pero él asegura que se marchó por voluntad propia porque no le dieron tiempo suficiente para ensayar con el resto del elenco.

La estrella de cine ha compartido una información tan personal en la entrevista que ha concedido al portal The Hollywood Reporter al hilo de la nueva visión que tiene de la vida tras descubrir la religión.

"Mi madre estaba llena de miedo en sus últimos momentos: preguntaba al médico qué eran todos esos tubos y qué hacía esa máquina. Estaba frenética. Toda su vida estuvo muy interesada en Dios y en la espiritualidad, pero no le conocía. De ahí sus últimos momentos", ha señalado.

Shia comenzó a interesarse por el catolicismo mientras interpretaba al monje Padre Pío, que era conocido por los estigmas que tenía en las manos, en la película de Abel Ferrara. La experiencia de ver morir a su propia madre no ha hecho más que reforzar su propia convicción de que necesita la fe en su vida.

"El mayor que me ha hecho fue promover, en su muerte, la necesidad de una relación con Dios. No un interés, no solo una creencia, sino una relación construida sobre una prueba tan tangible como un abrazo. Su último regalo para mí fue la persuasión definitiva para la fe".

La relación con su madre fue bastante complicada a lo largo del último par de años. En una de sus primeras entrevistas para promocionar su regreso al cine, Shia explicó que ella dejó de hablarle temporalmente tras leer las acusaciones que realizó en su contra su antigua novia FKA Twigs, quien sostiene que la agredió física y sexualmente mientras eran pareja. Saberlo que ella estaba decepcionada con él le provocaba una sensación de vergüenza que le cortaba la respiración.

Su padre también ha sido una figura complicada en su vida. En 2019 escribió una película titulada 'Honey Boy' inspirada en gran parte en su infancia y en la que él mismo interpretaba a su padre para dar una imagen suya nada favorable, como una persona agresiva e inestable. Ahora reconoce que no fue justo en el retrato que ofreció y, sin embargo, su padre siguió siendo igual de cariñoso con él.