Madre obligada a pagar miles de dólares a una empresa tras cambiar de trabajo después de un permiso de maternidad

Como madre primeriza, Emily Manley se tomó tres meses sin paga para cuidar a su hijo recién nacido, Jettson (Créditos: ABC13).

Emily Manley sabía exactamente qué esperar cuando estaba embarazada: gastos adicionales para la comida, la ropa, la leche de fórmula, las consultas médicas y los medicamentos de su bebé, pero el único costo que esta madre primeriza no esperaba era una cuenta pendiente con la empresa para la que trabajaba.

“Fue como un shock. No estaba preparada para eso, pero sabía que era una posibilidad”, dijo Manley a ABC13.

La empresa para la que trabajó anteriormente Manley no le dio un permiso de maternidad pago, pero, de acuerdo a la Ley Federal de Familia y Permisos Médicos (FMLA, por sus siglas en inglés), era elegible para un permiso no pago conservando el trabajo que incluía la continuación de sus prestaciones y cobertura de atención sanitaria. Así que la madre de 30 años se tomó tres meses sin paga para cuidar a su hijo recién nacido, Jettson.

Antes de beneficiarse de su permiso familiar sin paga, se le exigió a Manley que tomará todas sus vacaciones pagadas.

“Como parte de la ley FMLA, se exige que tome todas sus vacaciones pagadas antes del período de permiso sin paga”, le comentó Manley a Yahoo Lifestyle. “Así que me dieron las vacaciones pagadas el 1 de enero, y se me exigió que las tomara antes de febrero”.

Mientras estaba de permiso por maternidad, esta madre de Iowa recibió una oferta de trabajo que sintió que sería mejor para su familia en expansión y no podía dejarla pasar. “Mientras estaba de permiso, vi una vacante en una empresa con la que había trabajado anteriormente y ofrecían prestaciones que son mucho mejores para una familia joven”, dijo Manley, al tiempo que añadía que aceptó el puesto. “Este nuevo puesto es más saludable para mí, para mi hijo y para mi familia”.

Manley comenzó su permiso de maternidad el 6 de febrero y comenzó en su nuevo trabajo el 23 de abril. Tras pasar tres años en la empresa, Manley esperaba irse de la empresa de forma clara y respetuosa, a la cual pidió que no nombráramos. Ella le avisó a su exjefe de la renuncia con más antelación de las dos semanas establecidas por la ley.

Después de informarle a la empresa que no volvería, la nueva madre fue sorprendida cuando pronto recibió una factura de más de 2.600 dólares por parte de la empresa. Según la notificación, Manley debía a la empresa la parte que le correspondía de los costos de atención médica y de las vacaciones que se le exigió que usara.

“Es mucho dinero para nosotros”, le dijo Manley a ABC13. “Hicimos todo lo que pudimos para ahorrar cuando me quedé embarazada, sabedora de que llegarían facturas por pagar e hicimos todo lo posible para ello, pero es un poco difícil prepararse”.

Según Vasu Reddy, un experto en política de la Asociación Nacional para Mujeres y Familias, una disposición federal de la FMLA dice que, a menos que un empleado no pueda volver debido a enfermedades graves o circunstancias que estén fuera de su control, la empresa puede recuperar la parte de las primas de permiso superiores a 30 días. Sin embargo, “el marco regulador no dice nada sobre si recuperan primas de un período permiso pagado antes del permiso no pagado de la FMLA”.

Ahora bien, el antiguo empleador quiere recuperar su dinero y quiere hacerlo antes de que termine junio, un plazo muy ajustado que a Manley le preocupa que no pueda cumplir.

“Mi marido y yo tenemos trabajos a tiempo completo bien pagados, no de seis cifras, pero bien pagados”, le comentó Manley a Yahoo Lifestyle. “Con los costos de la guardería, las facturas médicas y los costos de alimentación y cuidado de un recién nacido, no hay modo de que ahora podamos expedir un cheque de 2.600 dólares”.

Sin embargo, su antiguo empleador dice que el plazo es “completamente justo debido a la cantidad de tiempo que ya ha transcurrido desde el comienzo del permiso de maternidad cubierto por la FMLA a partir del 11 de febrero”. En un email, la empresa añadió que el plazo de pago “ya es una extensión de un mes respecto al plan ofrecido originalmente”.

Eso no le facilita mucho las cosas a Manley. “Comprendo que son una empresa y que necesitan ganar dinero. Pedir que lo devuelva, es una opción legal que tienen”, reconoce Manley. “Pero creo que no es razonable pedir que se devuelva tan pronto a alguien que se fue sin cobrar nada y que ha tenido un hijo”.

Aunque Manley contactó a un abogado para iniciar acciones legales, este le dijo que las tasas judiciales costarían más que pagar la factura.

Si bien Manley no desea revelar el nombre del empleador que le pide que retorne el dinero, espera compartir su historia para ayudar a otras mujeres que puedan encontrarse en la misma situación.

“No estoy aquí para pedir dinero o dar pena, comparto mi historia con la esperanza de que alguna mujer que esté de permiso y busque un nuevo trabajo, y que no crean que su empresa pudiera hacer esto: ¡pueden!”, le comentó Manley a Yahoo Lifestyle. “Tener un hijo realmente hace que pienses en tu trabajo, en lo que es importante en la vida y en lo que quieres de un trabajo, al final me alegro de haber cambiado y ahora trabajo para una empresa maravillosa que me respeta como madre y como empleada”.

Paulina Cachero