Madonna se viste de plátano para votar en las elecciones legislativas de Estados Unidos

Madonna a las puertas de su colegio electoral en Nueva York credit:Bang Showbiz
Madonna a las puertas de su colegio electoral en Nueva York credit:Bang Showbiz

Nunca le han importado demasiado las burlas o críticas hacia su persona, aunque no cabe duda de que, a sus 64 años, Madonna ha conseguido llevar su gusto por la provocación y la excentricidad a nuevos e insospechados niveles.

La reina del pop no duda en desafiar la censura de Instagram publicando sugerentes posados en ropa interior y, en ocasiones, desprovista totalmente de ropa. Con esa misma actitud, la ambición rubia sale a la calle enfundada en carísimos y extravagantes atuendos, diseñados precisamente para que no pase inadvertida entre los viandantes.

Este martes, los estadounidenses han sido llamados a las urnas para elegir a sus nuevos congresistas y senadores, o para revalidar el mandato de los ya presentes. Como ciudadana responsable y comprometida que es, la diva no se ha olvidado de tan importante cita y, como viene siendo habitual en ella, ha querido documentar en sus 'stories' de la plataforma su llamativa visita al correspondiente colegio electoral, en la ciudad de Nueva York.

La propia artista se ha comparado con un plátano al tiempo que presumía del conjunto de dos piezas de la firma Balenciaga que ha escogido para la ocasión, de un intenso color amarillo. "Balenciaga para gobernador", ha bromeado en uno de sus vídeos. En otros, la estrella se deja fotografiar dentro de la cabina y anima a sus seguidores a ejercer su derecho al voto para proteger, entre otros supuestos logros demócratas, aquellos derechos fundamentales que, a su juicio, se verían amenazados por una contundente victoria republicana.

Las bajas temperaturas que asolan ya la gran manzana se ven reflejadas en el no menos vistoso abrigo que ha elegido Madonna para su particular celebración de la fiesta de la democracia: una especie de edredón nórdico que incluso cubría su cabeza y que, curiosamente, solo se puso dentro del coche que la llevó a votar y después de regreso a casa.