Los músculos evolucionaron para mantenernos en calor parados

un hombre trata de mantenerse caliente en un día frío al aire libre
Los músculos te calientan mientras descansasPeter Muller - Getty Images

La calefacción y la ropa térmica (guantes, calcetines, chalecos, etc.) son los mejores aliados para los frioleros. Así combaten la bajada de las temperaturas, aunque también lo hacen de manera inconsciente con sus músculos. De hecho, según ha revelado una investigación de la Universidad de Queensland, los humanos comparten con los mamíferos una evolución que permite mantener el calor corporal incluso cuando no hay movimiento.

Según los expertos de la universidad, la llamada termogénesis ha permitido una ventaja a los animales caliente en las condiciones más frías. No obstante, la diferencia no se encuentra tanto en la organización de su cuerpo sino en la manera en que los músculos se calientan cuando experimentan bajas temperaturas.

"Los animales de sangre fría, como las ranas, y los mamíferos de sangre caliente, como los humanos, emplean básicamente la misma estructura muscular de movimientos. Los músculos de ambos continúan trabajando mientras descansan de manera similar a cuando el motor de un automóvil está al ralentí para mantenerse preparados para una contracción en cualquier momento y esto genera una pequeña cantidad de calor. Sin embargo, los músculos de los mamíferos han evolucionado para convertirse en generadores de calor mientras descansan", ha explicado en la presentación del estudio Bradley Launikonis, profesor de Ciencia Biomédica en la universidad de Oceanía.

La clave para esta mejora adaptativa de los humanos y sus compañeros mamíferos se encuentra en el calcio. Los músculos de estos animales de sangre caliente puede aumentar los niveles disueltos en el líquido muscular. Esto provoca que las células utilicen más energía para eliminar este calcio cuando así los ordenan los receptores RyR1 que conectan los músculos y las neuronas. A su vez, este proceso que equilibra las células genera calor de manera similar a cuando se estimula la circulación de la sangre.

Los científicos apuntan en la investigación publicada en la revista científica PNAS que este proceso basado en la evolución de los mamíferos podría ser útil para personas obesas o con sobrepeso si se aprovecha este consumo de energía durante los períodos de descanso. En principio, activar este canal para la termogénesis al eliminar el calcio podría suponer recurrir a más recursos del organismo y esto llevaría a quemar grasa y calorías.