Mónica Naranjo se despide para siempre de 'La Isla de las Tentaciones'

El éxito de audiencia de La Isla de las Tentaciones es innegable y gran parte de culpa reside en el papel de Mónica Naranjo. Sin embargo, la cantante no va a repetir. Así lo ha comunicado en un mensaje compartido con sus seguidores, donde se ha mostrado orgullosa del formato y halagada por las buenas críticas que ha recibido. "Siempre estará en mi corazón y sólo tengo palabras de agradecimiento tanto a Cuarzo, como a Mediaset, que confiaron en mí para este proyecto precioso", ha escrito la artista con emoción, admitiendo que ha supuesto un antes y un después para ella. Naranjo finalizó su etapa con el reencuentro de las parejas seis meses después de los eventos de la isla, donde pudo despedirse de todos. 


Mónica Naranjo

"No quiero despedirme sin desearos, de corazón, toda la suerte del mundo y que mi sucesor o sucesora haga pequeños los resultados obtenidos de esta primera edición tan mágica", ha continuado la intérprete de Desátame, dejando claro que la próxima tanda de La Isla de las Tentaciones tendrá un presentador distinto. La cantante era la elegida por sorpresa, puesto que no formaba parte del equipo de presentadores habitual de la cadena como Jorge Javier Vázquez, Lara Álvarez, Sandra Barneda, Jordi González o Carlos Sobera. De momento, Mediaset no se ha pronunciado al respecto de quién será el próximo encargado.

La presentadora de la primera edición del concurso también ha querido tener un guiño con los fans del formato. "Y recordad... habrá más imágenes, siempre...", decía entre risas, haciendo referencia a los numerosos vídeos que las parejas han tenido que ver durante los episodios. "¡Os amo sin control!", ha añadido en su adiós. Nada más empezar, Naranjo quiso agradecer los espectaculares datos que había tenido el reencuentro final: "Gracias, gracias y mil veces gracias. ¡Otro 30% de cuota y 3.9 millones de espectadores!". 


Mónica Naranjo

Telecinco ha respondido a esta despida con el mismo cariño: "Eres muy grande, Mónica. Te hacemos la ola infinita. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS". Sus preguntas, la manera de entender a los concursantes, la ternura con la que afrontaba situaciones tan complicadas como infidelidades o gritos subidos de tono han convertido a Mónica Naranjo en toda una revelación en su papel de presentadora. Especialmente duro fue para ella el famoso grito de Estefanía, con Christofer corriendo hacia la playa donde estaba su novia: "Yo lo viví de forma muy trágica, pasé miedo porque vi a Christofer fuera de sí. Llevaba días muy malito, no podía dormir, estuvimos muy encima de él para ayudarle. Su reacción fue muy dura, me dieron ganas de ir detrás de él pero no pude", confesó a los micrófonos de Sálvame. 


Más historias que te pueden interesar: