México: la ola de violencia que llevó al gobierno a desplegar 5000 efectivos en Tijuana y otras ciudades

·2 min de lectura
El ejército y la Guardia Nacional patrullan en Tijuana
El ejército y la Guardia Nacional patrullan en Tijuana - Créditos: @EPA

El estado de Baja California, México, fue golpeado por una ola de incendios provocados, que causó la quema de casi 30 vehículos y el bloqueo de rutas el viernes por la noche.

Los incendios ocurrieron después de una semana de violencia y tiroteos en otros estados mexicanos.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador culpó del caos al poderoso cartel de la droga Jalisco Nueva Generación.

Las autoridades sugirieron que varios carteles están involucrados en una lucha por el poder y al menos 17 personas fueron arrestadas en los disturbios más recientes, informaron los medios locales.

Tijuana seguirá “abierta”

El sábado, pocas personas se aventuraron a salir a las calles de Tijuana, con las tiendas cerradas y las clases universitarias canceladas. Muchos servicios de ómnibus también dejaron de funcionar.

La alcaldesa de Tijuana, Montserrat Caballero, instó a las bandas de narcotraficantes a detener la violencia.

“Hoy les estamos diciendo a los grupos del crimen organizado que están cometiendo estos delitos que Tijuana se va a quedar abierta y va a cuidar a sus ciudadanos”, dijo en un video.

“También les pedimos que salden sus deudas con los que no pagaron lo que deben, no con las familias y ciudadanos trabajadores”.

Unos 350 soldados adicionales fueron enviados a Tijuana el sábado, y Caballero dijo que se desplegaron alrededor de 3000 soldados y 2000 policías en todo el estado para restaurar el orden.

La gobernadora del estado, Marina del Pilar, se comprometió a “aplicar toda la fuerza” de su gobierno para “que haya paz”. En ese sentido, sostuvo: “Encontremos a los responsables de estos ataques”.

El consulado de Estados Unidos dijo en un comunicado que “está al tanto de los informes de múltiples incendios de vehículos, bloqueos de carreteras y fuerte actividad policial” en varias ciudades de la región e instó a sus empleados a refugiarse.

Tijuana se encuentra en la frontera con Estados Unidos y la zona alrededor de la ciudad es una lucrativa ruta de tráfico de drogas.

Si bien estuvo controlada durante mucho tiempo por el cartel de los Arellano Félix, se cree que se convirtió en un campo de batalla entre varias otras pandillas.

A principios de esta semana, sicarios del cartel de la droga quemaron vehículos y negocios en los estados occidentales de Jalisco y Guanajuato, luego de que las autoridades intentaran detener a un líder del cartel de Jalisco.

En tanto, un motín de pandillas en una prisión en la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez se extendió rápidamente a las calles, y murieron 11 personas el jueves.