México | Bajo custodia un grupo de mujeres y niños de una secta judía ultraortodoxa

Un grupo de hombres busca desesperadamente noticias sobre sus esposas e hijos, que están en un refugio gubernamental en el sur de México.

Son al menos una decena de mujeres y menores de edad que fueron rescatados precisamente de la comunidad a la cual pertenecen. Ya que, al igual que estos hombres, son parte de una secta judía ultraortodoxa llamada Lev Tahor.

"Queremos entregar comida a los niños, queremos que salgan, cómo podemos confiar, no tenemos confianza de entregar la comida", gritaban desde afuera.

Las autoridades mexicanas han detenido recientemente al líder de la secta por estar acusado de crimen organizado y tráfico de personas.

Sus miembros defienden la inocencia de su cabecilla y denuncian que el refugio les prohíbe hablar con sus familiares.

La secta es desconocida para la mayoría de las personas pero no para la policía. Varios integrantes han sido acusado y condenados en varios países por diferentes delitos como secuestro, tráfico de personas, maltrato y abuso infantil. Fuera de los registros policiales, estos ultraortodoxos destacan por ser extremadamente estrictos en sus costumbres.

El grupo Lev Tahor fue fundado en Israel y tiene alrededor de 400 miembros activos, la mayoría asentados en México, Guatemala y Estados Unidos.

Los que logran escapar, en su mayoría mujeres con sus hijos, suelen ser perseguidos y secuestrados de vuelta a la comunidad.