Lydia Lozano rompe a llorar al hablar de su operación de espalda

·4 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Lydia Lozano fue operada con éxito de su nuevo problema en la espalda, pero ahora afronta un duro periodo de rehabilitación. La colaboradora de 'Sálvame' pasó por quirófano el pasado 22 de septiembre y apenas unas horas después fue dada da alta, aunque su recuperación no va a ser un camino de rosas. Tal y como le han aconsejado los médicos, Lydia tiene que salir a caminar una hora todos los días y en una de estas salidas, las cámaras de 'Socialité' han hablado con ella. "Tengo todos los dolores del mundo. Es como si en la espalda llevase una serpiente de hierro de arriba a abajo. Un dolor horroroso. Tengo que estar con la barra todo el día menos cuando estoy en la cama", le contaba a su amiga, la presentadora María Patiño.

Además, le explicaba que tenía que cuidarse "la osteoporosis. Aconsejo a las mujeres ir al ginécologo porque con la menopausia se adelanta la osteoporosis. Tengo una cicatriz de 5 centímetros porque no era una vértebra, eran tres", decía antes de romper a llorar. "Estoy de bajón, la mano me duele mucho, yo que soy muy hiperactiva, verme así... Ayer no me podía ni ponerme el sujetador", decía entre lágrimas.

Photo credit: Captura TV
Photo credit: Captura TV

Las alarmas saltaron a inicios de semana cuando la colaboradora no acudía a su puesto de trabajo en 'Sálvame'. Algo bastante raro en ella ya que prácticamente vive en 'Mediaset'. La colaboradora siempre está en los platós de la cadena pero desde la semana del 19 de septiembre, en la que tuvo una complicada entrevista sobre ciertas facetas de su vida, no se ha dejado ver. En concreto, la canaria avisó a sus directores para pedirles el favor de ausentarse de su puesto de trabajo por motivos personales. ¿Qué le pasaba a la mítica colaboradora? Sus compañeros, preocupados por ella, se ponían en contacto con la periodista y ésta les explicaba que se trata de un problema de salud: tiene que ser operada de una vértebra tras habérsela roto, algo que se ha agravado por la osteoporosis que sufre. La sorpresa fue que no ha sido una vértebra sino tres.

La periodista llegó el pasado 22 de septiembre a un hospital de Madrid para enfrentarse, por fin, a la operación. Lo hizo visiblemente abatida, y es que desde que se enteró de que tenía que pasar por quirófano 'no ha parado de llorar', tal y como ella misma confesó a Omar Suárez en 'Sálvame': "Me tienen que operar. Llevo una racha... no paro de llorar desde que me lo dijeron ayer. No pude ir ayer a trabajar, me vine a urgencias, he estado todo el fin de semana en la cama. Llevo la del cuello, la mano rota y estoy hecha una mierda", se sinceró con su compañero. "El fin de semana estaba con catarro y mucho dolor. Vine a urgencias y me dijeron que me había roto la vértebra 8. Y como tengo osteoporosis, se me pegó a la vértebra 7. Estoy fatal".

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Como no podía ser de otra forma, su pareja, Charly, ha estado a su lado en todo momento, y mientras ella se adentraba en el edificio para ir adelantando el papeleo (no sin antes agradecer a los fotógrafos que le esperaban y que le daban sus mejores ánimos), su marido se encargaba de llevar los bártulos: una maleta de cabina y una bolsa donde Lydia ha puesto las pertenencias que le harán falta en los próximos días, en los que se tendrá que quedar ingresada hasta que pueda recibir el alta.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Horas después, el propio Omar Suárez desvelaba en 'Sálvame' que la operación de espalda de Lydia Lozano había sido "un éxito absoluto". La colaboradora ya está inmersa en su recuperación durante la que deberá llevar un chaleco y tomárselo con calma. Al parecer, otras de las recomendaciones médicas, es que debe andar mucho.

Photo credit: Telecinco
Photo credit: Telecinco

A pesar de seguir ingresada, Lydia ha entrado en directo en 'Sálvame' donde ha confesado que todo ha salido a la perfección: "He dormido mucho porque me han dopado, pero esta mañana he estado andando y duele mucho. Me han puesto una inyección en la tripa y es muy desagradable. Tengo como una mochila con una barra de hierro detrás. Soy Robocop".

Y es que ahora empieza lo complicado: la recuperación. "Tengo que andar mucho, que eso no me importa porque me encanta. Tengo que estar muy tranquila. No me puede tocar un fisio, ni hacer entrenamiento ni nada. Tengo que andar mucho". Cabe recordar que este mismo año, Lydia Lozano se fracturó el brazo y estuvo varias semanas de baja, sin acudir a 'Sálvame', algo que podría repetirse.

"Estoy hecha una mierda. Me he hecho las pruebas preoperatorias y me han pedido que me tome muy en serio la recuperación. Tendré que estar dos días hospitalizada. Tendré que andar mucho y llevar un chaleco en la espalda súper incómodo", adelantó ella sobre su recuperación. No es la primera vez que la colaboradora pasa por quirófano, y es que hace unos meses se operó del mismo problema de espalda que parece habérsele complicado de nuevo.