Lupita Sandoval habla de los excesos y la fiesta en ‘Cachún cachún ra rá’

Foto: Hector Vivas/Jam Media/LatinContent via Getty Images

‘Cachún cachún ra rá’ fue uno de los programas emblemáticos de los ochenta en México. Y en una reciente entrevista Lupita Sandoval, quien dio vida al personaje de Petunia, habló de cómo le llegó esta oportunidad, a dónde fue a dar el dinero que generó el proyecto, y los excesos que le tocó ver.

“Éramos fiesterísimos. Se drogaba el que quería. Había mucha droga, pero no nos drogábamos todos. Sí la probé, pero no me gustó, bendito sea Dios”, reconoció.

El proyecto televisivo resultó tan exitoso, que incluso fue llevado al teatro. Pero las jornadas eran extenuantes. “La cocaína, el día que la probé, me arrepentí. Precisamente estábamos trabajando en la obra de teatro. Era insoportable mi cansancio y mi número musical cerraba la obra. Un día dije ‘No puedo’, y alguien me dijo ‘¿Quieres coca para que te levante?’ y dije ‘Sí’. Lo único de lo que me acuerdo es que yo escurría un sudor que me tapaba los ojos. Estaba muy acelerada y me dio mucha vergüenza”.

Su paso por el exitoso programa

Así fue como Lupita Sandoval llegó al este proyecto. “Me invitaron unos amigos a entrar a la obra ‘Amor sin barreras’, que se iba de gira. Y ahí, con Julissa y Benny, nos hicimos amigos. Ellos habían sido la pareja por excelencia de ‘Vaselina’ en México. Y Benny nos dijo: ‘Luis de Llano quiere hacer ‘Vaselina’ en una serie de televisión. Pero va a ser en una prepa, en donde todo va a ser de la época del rock. Yo voy a escribir y a dirigir’, y ese era el plan. Pero a la mera hora ya ni estuvo Benny, cambiaron a época actual (del año 82) y tuvimos que hacer audición otra vez los que ya estábamos en el equipo”.

Para conformar al elenco, Televisa reclutó a estudiantes de su Centro de Educación Artística (CEA), cuya directora en aquel momento era Martha Zabaleta, quien para este proyecto dio vida al personaje de la entrañable profesora Dagoberta Bonilla ‘Godzilla’. Y así, en el año 1981, se estrenó ‘Cachún cachún ra rá’, el cual duraría hasta 1987.

Sin duda, ‘Cachún cachún ra rá’ fue la plataforma para varios actores, como Rosita Pelayo, Alma Delfina, Jaime Garza y Fernando Arau, y marcó los inicios de exitosas carreras como las de Adela Noriega, Eugenio Derbez, Daniela Castro, Omar Fierro y Ernesto Laguardia, entre otros.

Varios de sus actores incluso ya fallecieron, como Roberto Rodríguez (quien daba vida a Calixto y murió por cáncer linfático), Viridiana Alatriste (Viris, quien tuvo un accidente automovilístico), José Flores (Jagger, murió de cirrosis) y José de Mara (Tito, de una enfermedad pulmonar).

También te puede interesar: Regresan los primeros integrantes de La Onda Vaselina

Una polifacética trayectoria

Con casi 50 años de carrera, Lupita Sandoval se ha forjado un nombre a base de constancia y, por supuesto, de talento. Su primera participación en televisión fue con ‘El combate’, proyecto al que le siguión ‘Cachún cachún ra rá’ y telenovelas como ‘Gabriel y Gabriela’, ‘Carrusel’, ‘Días sin luna’, ‘María Mercedes’, ‘Al norte del corazón’, ‘Vidas robadas’ y ‘La impostora’.

También ha destacado en el cine y programas unitarios, aunque su trabajo ha sido mayoritariamente en el teatro. Ha presentado puestas en escena como ‘Gorda, ¿yo?’, ‘Don Juan Tenorio’, ‘El patito feo’, ‘Pinocho’ y ‘Bella y bestia, el musical’, algunos de ellos en mancuerna con su ex esposo, el también actor Fred Roldán. Sus más recientes proyectos teatrales han sido ‘Sweeney Tood’, ‘Entre ellas’, ‘Niño perdido’ y ‘La pastorela de Sor Juanita y su abuelo’.

Destaca su habilidad para hacer tanto proyectos de drama como de comedia y hasta obras infantiles. Y su talento se ha probado en otras facetas, como la de escritora y directora. Fue la mente detrás de obras como ‘Luna de miel para siempre’ o ‘Gorda, ¿yo?’. Incluso, escribió algunos capítulos para ‘Cachún cachún ra rá’, una experiencia de la cual reconoce que no obtuvo la ganancia monetaria que se merecía.

El dinero se lo quedaron ellos. Cobrábamos con un tabulador. Toda la ganancia gruesa no sabíamos cómo se cobraba. Pero bueno, cuando no sabes pues no te defiendes. Me convertí en escritora de mis propios programas y capítulos de ‘Cachún…’, y luego directora, gracias a Martha Zabaleta”, comentó.

También te puede interesar: Fred Roldán y el reto de llevar una vida con dislexia

De hecho, cuando el programa llegó al teatro y ella participó también al escribir la obra, tampoco supo a dónde fue a parar ese dinero. “Ahí fui una estúpida, porque nunca pedí mis regalías de escritora. Todo el merchandising, los recuerditos que compraban, eran ‘a pasto’… cuándo cobramos un centavo por eso”.

Y aunque por años el público (y los productores) la encasillaron en su personaje de Petunia, con el tiempo Lupita Sandoval demostró que era más que eso y construyó una sólida y constante carrera en los escenarios.

@braham_MV