Lupe de Santiago, la costurera mexicana que cumplió su sueño de trabajar en Disney

La magia de Disney va mucho más allá de sus películas. Para muchos, el verdadero encanto está en el parque temático de Anaheim, California, en las afueras de Los Ángeles. El hogar de Mickey, también apodado “el lugar más feliz del mundo”, tiene una enorme colección de atracciones, juegos, desfiles, restaurantes, personajes dentro y fuera de los juegos, tiendas y una infinidad de detalles que dependen de un dedicado equipo de empleados que mantienen la magia viva día a día.

Lupe de Santiago es una de estas personas. La jalisciense está a cargo de los vestuarios de miles de personajes en el parque de diversiones, y los usuarios de Disney+ pueden conocer un poco de su historia y su trabajo a través de ‘One Day at Disney’. La serie documental acompaña un libro dedicado a los héroes detrás de la cortina, encargados de que el impresionante parque de diversiones funcione sin problemas y ofrezca la mejor experiencia posible a sus visitantes.  

Amor a primera visita

Lupe visitó Disneylandia por primera vez en 1979, poco después de mudarse a Estados Unidos con su abuela y su hermano. La pequeña, quien hasta ese momento había vivido en Jalisco, quedó encantada con la magia del parque, especialmente la colección de vestuarios en cada uno de los personajes de los desfiles y las atracciones.

Fue entonces que Lupe decidió que trabajaría ahí algún día, un sueño que recuerda haber compartido con su abuela en ese momento.

No pasó de la noche a la mañana. De hecho, le tomó unos veinte años finalmente llegar al departamento de vestuarios y, desafortunadamente, su abuela no vivió para verlo. Sin embargo, la jalisciense cree que estaría orgullosa de ver cómo su nieta ha trabajado duro para cumplir su sueño y convertirse en una parte de este equipo.

También te puede interesar: Ming-Na Wen, la primera actriz en obtener un "triplete Disney"

Lupe nunca olvidará cuando trabajó en ‘It’s a Small World’, una de las atracciones más viejas del parque de diversiones, por primera vez. “Sentí mucha satisfacción,” recuerda la costurera. “No sólo porque disfrutaba del trabajo y de los disfraces en esas figuras, sino porque sabía que los visitantes los disfrutarían”.

Y aunque no tiene contacto con los miles de visitantes que Disneyland recibe todos los días (un estimado de 44 mil personas diarias), Lupe puede ver lo mucho que el público disfruta su trabajo cada vez que su familia visita el parque. Para ella, sin embargo, no es tan divertido. “Intento disfrutarlo,” dice la mexicana de visitas durante las que no puede evitar notar imperfecciones en vestuarios. “Es trabajo”.

Vestuarios y el talento de un equipo global

De Santiago ahora es jefa de proyectos especiales de audio animatrónicos (Audio-Animatronics Special Projects Lead), lo cual la pone a cargo de un departamento con talento de distintas partes del mundo y un taller en el que se puede escuchar idiomas como chino, japonés, vietnamita y español.

“Para este trabajo realmente no necesitas hablar inglés”, dice de Santiago, cuyo primer idioma es el español. Lo único que se necesita para unirse al equipo, es talento. Y muchas ganas de trabajar en las casi mil figuras animatrónicas que necesitan ajustes y cambios de vestuario constantes, a veces a lo largo de un solo día.

Cada una de estas figuras tiene tres disfraces a la mano, con más cambios de vestuario para muñecos como Carlos, un personaje en el juego de ‘Pirates of the Caribbean’ que se empapa varias veces al día. Eso, además de los movimientos de muchas de estas figuras, hace que los vestuarios se desgasten rápidamente.

Los disfraces se cambian cada cuatro o seis meses, con algunos personajes que requieren cambios diarios. Para juegos cómo ‘Haunted House’, ‘Pirates of the Caribbean’ e ‘It’s a Small World’, los vestuarios originales de hace décadas son usados como guía para crear las copias idénticas que se utilizan hoy en día.

También te puede interesar: Una novela de Star Wars desvela las últimas palabras entre Rey y Kylo Ren 

Detrás de la magia de Disneyland

‘One Day at Disney’ es un libro a través del cual se muestra cómo es un día ordinario en “el lugar más feliz del mundo”. El libro se acompaña de una serie de documentales de 52 episodios, en los que 79 miembros del “elenco” del parque de diversiones muestran sus cocinas, talleres, cubículos, estudios, laboratorios y otros espacios de trabajo en Disneyland.

Para Lupe, que apareció en el episodio estrenado el 28 de febrero, todo esto es inimaginable. "Nunca pensé que llegaría a donde estoy," admite la jefa de departamento en Disney. "¡Mucho menos que me elegirían para ser parte de un libro!"

‘One Day at Disney’ se puede comprar en línea a través de distintas tiendas y la docu serie está disponible para los usuarios de Disney+ desde finales del año pasado, con episodios de estreno cada semana.