La caída libre del petróleo provoca un crash en las bolsas mundiales: Wall Street se hundió un 7,74%

Los precios del petróleo sufrieron este lunes caídas de más del 20%, que por momentos llegaron a ser del 30%, algo nunca visto desde la Guerra del Golfo en 1991. Foto: Getty Images.

Wall Street se hundió el lunes más de un 7,5% en su peor sesión desde la crisis financiera de 2008, con el índice Dow Jones (^DJI) perdiendo más de 2.000 puntos. De este modo, la bolsa de Nueva York ha experimentado una caída del 19% desde que tan solo hace tres semanas alcanzara sus máximos históricos.

Wall Street abrió la sesión de este lunes con hundimientos del 7%, lo que provocó que se activaran en la Bolsa de Nueva York restricciones comerciales que se establecieron después del colapso del lunes negro de 1987. Tras el pánico inicial, las pérdidas se atenuaron, situándose entorno al 6%, pero cuando se enfilaba la recta final de la jornada, las ventas se aceleran de nuevo.

Las operaciones se detuvieron entre las 9.34 horas y las 9.49, hora local en la costa este de EEUU, tras lo cual se ha vuelto a abrir el mercado. Este mecanismo excepcional, que se activa para frenar las pérdidas y controlar el pánico de los inversores, no se utilizaba desde el 1 de diciembre de 2008, en plena crisis financiera.

La histórica caída de los precios del petróleo y el temor a un freno generalizado de la economía por el coronavirus arrastraron este lunes las bolsas a una jornada negra, con importantes caídas en índices de todo el mundo.

"La epidemia contaminó la atmósfera de los mercados. Con las bolsas europeas y estadounidenses cayendo y el hundimiento del precio del petróleo, la epidemia es un catalizador" de la debilidad y las "contradicciones" de la economía mundial, dijo Shen Zhengyang, un analista de Northeast Securities.

"El riesgo de recesión mundial aumentó (...) Un retroceso prolongado del consumo, además del cierre prolongado de las empresas, atacaría los beneficios, conduciría a suprimir empleos y pesaría en el ánimo" de los actores económicos, apuntan por su parte los analistas de Moody's.

El petróleo (cotizaciones del Brent y el West Texas) sufrió este lunes una caída de cerca del 30%, la más importante desde la Guerra del Golfo de 1991, consecuencia de la decisión de Arabia Saudita de rebajar drásticamente sus precios tras el fracaso la semana pasada de sus negociaciones con Rusia.

"La caída de un 30% del precio del petróleo no tiene precedentes y está provocando una gran onda de choque en los mercados financieros", dijo Margaret Yang, una analista de CMC Markets.

Crash en las bolsas mundiales

Las consecuencias se propagaron este lunes a las bolsas mundiales, ya muy afectadas en las últimas semanas por los miedos de los inversores por el impacto del coronavirus en la economía mundial.

En Asia, la Bolsa de Tokio se desplomó un 5 %. El índice de referencia Nikkei cayó 1.050,99 puntos, un 5,07 %, hasta 19.698,76 puntos, mientras que el Topix, que agrupa a las firmas con mayor capitalización del mercado, bajó 82,49 puntos, un 5,61 %, hasta quedar 1.388,97 unidades.

En Japón también influyó influyó la apreciación del yen, considerado un activo de refugio en tiempos de incertidumbre, que alcanzó este lunes su punto más alto frente al dólar en más de tres años en los mercados de divisas. El billete verde llegó a cotizar en la franja media de los 101 yenes antes de subir a la zona baja de los 102 yenes al cierre.

Artículo relacionado:

Este 9 de marzo ha sido un lunes negro en Wall Street, un día para olvidar. (AP Photo/Richard Drew)

El índice de referencia de la Bolsa de Hong Kong, el Hang Seng, cerró con un fuerte descenso del 4,23 %, mientras que  la Bolsa de Shanghái se dejó hoy un 3,01 %, y la de Shenzhen, un 4,09 %.

En Europa las caídas fueron incluso mayores. Con hundimientos del 8,39%% en París, del 7,69% en Londres y del 7,94% en Fráncfort. La peor parte se la lleva Milán, donde el principal índice se dejó el 10%.

El Ibex 35 de Madrid no corrió mucha mejor suerte con un desplome también del 7,96% que le sitúa por debajo de los 7.800 puntos y en su nivel más bajo desde 2016.

Impacto en la economía real

Los mercados temen ahora una crisis de la economía real, a medida que la epidemia de coronavirus afecta a las cadenas de producción de todo el planeta, obliga a cancelar vuelos y eventos profesionales y hace caer el turismo.

La caída en las bolsas podría además provocar dificultades de financiación para la economía real, como ya ocurrió en la crisis financiera de 2008.

En Europa, el impacto del coronavirus sobre el crecimiento de la economía francesa será de "varias décimas de punto" del Producto Interior Bruto (PIB), advirtió el lunes el ministro de Economía Bruno Le Maire.

Alemania, que según los economistas es uno de los países más vulnerables por su economía, muy dependiente de las exportaciones, anunció varias medidas de apoyo pero no tan drásticas como esperaban los observadores.

Por su parte Japón parece dirigirse a la recesión, definida como una contracción del PIB durante al menos dos trimestres seguidos. Si se confirma sería la primera desde 2015.

Artículos relacionados:


Artículo elaborado con información de AFP y EFE.