Lulu Figueroa-Domecq, Lucía Rivera, Mario Vaquerizo... asisten a una divertida fiesta en Madrid

HOLA.COM

La Gran Vía madrileña se convirtió ayer en testigo de una gran fiesta que la artista Lulu Figueroa-Domecq, la chef Samantha Vallejo-Nágera, el cantante Mario Vaquerizo, la modelo Lucía Rivera, el estilista Pelayo Díaz o la camarera del programa First Dates Lidia Torrent, entre otros, no se quisieron perder.

Ellos fueron algunos de los invitados a la cita organizada por la firma H&M para presentar una exclusiva colección que ha realizado junto al diseñador Giambattista Valli. 

El modisto italiano, que en 2010 llegó a ser calificado como el 'Valentino de su época', comenzó su carrera en Roma, de la mano del maestro Roberto Capucci. En 1997, cambió la ciudad italiana por la de la moda, París, donde trabajó para Emanuel Ungaro. Con el tiempo, Giambattista sucedió a su predecesor hasta que decidió crear su propia firma. Una marca con la que pretendía, en sus propias palabras, "acercar la grandeza de la Alta Costura a un estilo más llevable, hacerla más contemporánea y accesible".

El diseñador logró su objetivo, y sus prendas han conquistado a celebrities como Kendall Jenner, Chiara Ferragni o Becky G. 

Hace siete años, el diseñador lograba otro importante éxito, consagrarse en el mundo de la Alta Costura, al ser aceptado como miembro permanente en la Cámara Sindical de la Alta Costura. 

Sus tules rojos, sudaderas eclécticas y, sobre todo, mucho brillo llenaron el centro de la capital en esta cita que también contó con la presencia de algunos de los influencers más conocidos de nuestro país, como Paula Ordovás, Carla Hinojosa, Alba Paul o Madame de Rosa.

La hija de Bimba Bosé, Dora Postigo, mostró, una vez más, todo su talento musical, poniendo voz a esta fiesta. “Ha sido increíble poder compartir mis nuevas canciones en acústico en un momento tan especial", afirmaba la cantante, que agradecía tanto al diseñador italiano como a la marca que la hicieran sentir "como en casa".

La 'dj' malagueña Belah se encargó de poner el broche de oro al encuentro.