Luismi ya es historia de ‘Masterchef’, aunque no en el mejor sentido

·4 min de lectura

Cada año hay algún concursante de MasterChefque destaca por encima de los demás, pero no por sus dones culinarios, sino por su particular don de gente, o su particular visión del mundo de la gastronomía. Esta décima temporada hay un aspirante que consigue que cada capítulo las redes sociales se llenen con su nombre, y ese es Luismi, el bombero, que anoche consiguió escribir su nombre en la historia del programa, pero no precisamente con letras de oro.

Como dice su compañero David, a Luismi hay que quererlo tal cual es, no por lo que pueda llegar a convertirse en un momento dado, ni nada parecido. Este joven (que se quedó fuera en la primera noche, en el casting final, pero fue repescado a última hora) es caótico, tiene unos comportamientos que pocos entienden, y en el caso concreto del programa de anoche de MasterChef, se lució por completo.

MADRID, ESPAÑA - 7 DE ABRIL: (LR) Samantha Vallejo-Nágera, María Eizaguirre, Pepe Rodríguez, Macarena Rey y Jordi Cruz asisten a la presentación de
MADRID, ESPAÑA - 7 DE ABRIL: (LR) Samantha Vallejo-Nágera, María Eizaguirre, Pepe Rodríguez, Macarena Rey y Jordi Cruz asisten a la presentación de "MasterChef 10" el 7 de abril de 2022 en Madrid, España. (Foto de Aldara Zarraoa/Getty Images)

La primera prueba fue, de nuevo, la del robo. Cada aspirante partía con una cesta con un ramillete de ingredientes variados (pescados, setas, patatas, frutos secos, alcachofas, huevos…). Luismi y Claudia debían robar en total 25 ingredientes a sus compañeros, y él optó por no hacer la puñeta a ninguno, obviando que eso es una competición en la que el mejor de todos se llevará 100.000 euros. Según sus palabras, él prefería dormir bien por la noche, y así, hizo un robo equitativo, en el que sustrajo a todos los mismos ingredientes… lncluido él mismo, algo que dejó a todos boquiabiertos. Saboteó su propio concurso, robando en su cesta, poniendo en teoría por delante sus valores a la competición.

Las invitadas de aquel reto fueron Carmina Barrio y Luna Zacharias, de MasterChef 8, y ambas alucinaban al ver a Lusimi robarse a sí mismo. La madre de Paco León, incluso, llegó a comparar al bombero con Luisma, el personaje de la serie Aída que no destacaba precisamente por su rapidez mental.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Lo peor de todo es que a pesar de haber tenido el poder de robar a sus compañeros, Luismi hizo un plato fallido, lleno de técnicas que no iban a ninguna parte. Él hablaba y hablaba, mientras Jordi le hacía gestos para que se callase, por su bien. Este aspirante no hay semana que no meta la pata hasta el fondo en alguna de las pruebas. Recordemos que él tiene el dudoso honor de haber recreado el famoso plato León come gamba y haber entregado algo igual de malo. Muchos espectadores se preguntan que cómo puede continuar en la competición, sobre todo, porque aspirantes muy fuertes como Teresa han caído eliminadas, y encima, ni siquiera consiguieron ganar la repesca, que tuvo lugar en el programa de ayer.

Recordemos, del mismo modo, que Luismi se ganó la pasada semana un delantal negro en la primera prueba por tardar una hora en hacer unos huevos benedictinos, en los que no atinaba a hacer nada correcto, ni tampoco escuchaba a los jueces. Sin embargo, en la prueba de exteriores consiguió brillar, porque a veces hace las cosas bien, y Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz decidieron que se merecía librarse del castigo de ir a eliminación.

En la gala de anoche, Luismi volvió a tener un golpe de suerte, de esos que le llegan de vez en cuando. Llegó a eliminación con Claudia, Yannick y Julia, y debían replicar un plato de Pepe Rodríguez, con una particularidad. El primero que lo acabe (y lo hiciese de forma correcta) obligaría a sus compañeros a acabar en un minuto. Y Luismi lo logró, y entregó un plato decente que dejó en la cuerda floja a Claudia y Julia, y que acabó con la eliminación de esta última.

La competición está muy avanzada, y Luismi, ese alter ego del Luisma de Paco León, sigue en las cocinas. Es uno de esos concursantes que parecen amar la gastronomía, pero que la cocina no los ama a ellos con la misma intensidad. Tiene un don de gente limitado (la semana pasada le pidieron que se callase con la doble eliminación de Patri y Teresa), y durante unas entregas pareció más ocupado en ligar y presumir de ‘culo caramelo’ que de hacer buenos platos.

En cualquier caso, ya ha entrado a formar parte de esos concursantes que serán recordados con el paso del tiempo por su forma de ser y sus platos fallidos que por sus virtudes. Y seguro que, en alguna que otra ocasión, el programa hasta lo trae de vuelta para ayudar en las pruebas de exteriores, como ha sucedido este año con Ofelia. Y si no, al tiempo. Porque, como espectador, podrá gustar más o menos, pero nadie podrá negar que ya es parte de la historia del programa.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente