Las luces y las sombras en la vida de Isabel Pantoja un año después de la muerte de su madre

Este miércoles se cumple un año desde el fallecimiento de la madre de Isabel Pantoja, Ana María Martín. Conocida por todos como doña Ana, falleció en Cantora a los 90 años después de superar varios ingresos hospitalarios derivados su delicado estado de salud, propio de su avanzada edad. Con su marcha dejó un gran vacío en la vida de la cantante que había definido a su progenitora en numerosas ocasiones como la roca angular en la que se basaban los cimientos de su familia. Porque  doña Ana era una mujer que le gustaba mantenerse discreta y en un segundo plano, pero cuya presencia era fundamental para la tonadillera, tanto desde un punto de vista artístico como personal. Fue su fiel compañera de viajes, siempre atenta a sus necesidades, disfrutando de las alegrías, pero, sobre todo, siendo el hombro en el que apoyarse en las etapas más complicadas.

VER GALERÍA

ana-isabel-gtres
ana-isabel-gtres

Mucho ha cambiado la vida de la intérprete de Marinero de Luces en estos 365 días. Isabel mantuvo los cuidados de su madre como una prioridad, saliendo de su finca solo para lo más imprescindible y para trabajar de manera puntual. Sin embargo, en estos momentos, se encuentra centrada en su carrera musical, que retomó en primavera con una gira por Argentina. Tras solucionar sus cuentas pendientes con la Justicia, la vocalista comienza un nuevo tour gira por Estados Unidos, en ciudades tan importantes como Nueva York o Miami. Una cita muy esperada por todos sus fieles seguidores tras su gran éxito en los escenarios de Latino América hace tan solo unos meses.  En este viaje transoceánico también estará acompañada de su hermano Agustín, siempre su inseparable mano derecha.

VER GALERÍA

ana-isabel-getty
ana-isabel-getty

-El pequeño círculo que acompaña a Isabel Pantoja en su gira por Latinoamérica

-El gesto de Isabel Pantoja con su hijo el día que Paquirri hubiese cumplido 74 años

Aunque en un principio la muerte de doña Ana parecía que había servido para al menos tener puentes entre madre e hijo, la relación con Kiko Rivera sigue siendo totalmente distante. El enfrentamiento comenzó un año antes del fallecimiento de la madre de Isabel, después de que el DJ afirmase descubrir que los enseres de torear de su padre, Paquirrí, que, supuestamente habían sido robados se encontraban en ocultos en una de las estancias de la vivienda familiar.

VER GALERÍA

ana-isabel-getty-1
ana-isabel-getty-1

Además, esta información ha hecho que el primogénito del diestro, Francisco Rivera, haya retomado su batalla judicial para recuperar aquellos objetos que le pertenecen legítimamente. Avivando así un conflicto que parece no tener fin cuando esta misma semana se cumplen 38 años de la trágica muerte del matador en los ruedos. Precisamente, con motivo de este trágico aniversario la cantante ha tenido un gesto que se ha entendido como conciliador con su hijo al mencionarle en la inscripción de la corona que cada año lleva a la tumba de Paquirri. Cabe recordar que llegó a eliminar dicha mención en los peores momentos del enfrentamiento con su hijo.

Su hija menor, Isa Pantoja, también alejada de su hermano, sí muestra su cariño públicamente a su madre y celebra todos los logros que la artista está consiguiendo en los últimos tiempos, a pesar de que tampoco mantiene un contacto frecuente con ella. De la misma manera, cuenta con el respaldo de su sobrina Anabel Pantoja, que siempre le ha mostrado su admiración incondicional.

-Las imágenes más desconocidas de Doña Ana

-Sus hermanos, sus hijos, sus nietos... ¿quién es quién en la familia Pantoja?