Lucía Gil, de niña prodigio a cantante, actriz y ¡escritora!

Por Daniel I. Carande. Fotos: Ana Ruiz. Ayd. de foto: Gema Checa
Photo credit: Ana Ruiz

From Diez Minutos

A los siete años hizo una prueba para el concurso 'Veo, veo' y desde entonces Lucía Gil no ha parado. Cantante, compositora y actriz, ahora la madrileña se atreve con una novela, 'Mientras dure el verano'. Reconoce que le gusta tocar todos los palos, incluso ha escrito ideas para una serie, “pero nunca consigo acabarlas”. Lucía tiene muchas ganas de volver al teatro con 'La llamada', obra que lleva representando tres años y está preparando nuevo disco.

Primera novela, cuya protagonista es poco romántica.

Le cuesta, porque tiene miedo a que le pasen cosas y prefiere no meterse en el lío. Eso le pasa a mucha gente.

¿En qué te inspiraste? ¿Tiene algo de autobiográfico?

Es ficción, pero yo creo que todos los escritores al final tenemos en nuestras historias una parte de nosotros. Pero en este libro, cada capítulo empieza con una reflexión, que sí podríamos decir que son mías.

¿Eres romántica?

Yo sí. El personaje de Vera no tiene nada que ver conmigo, sólo en algunos momentos. Me identifico más con el personaje de Nuria, la mejor amiga, porque es la que tiene más claras las cosas y la que anima a las amigas a tirarse a la piscina.

¿Para triunfar en el amor hay que arriesgar?

Por supuesto.

¿Cómo decides que quieres escribir una novela?

Desde siempre me ha gustado escribir textos de reflexiones mías. Me acuerdo que tenía un cuaderno en el que escribía cosas que me pasaban y tiene hasta lágrimas que se me caían mientras lo hacía. Había escrito alguna novela, pero no las terminaba porque no sabía si se iban a publicar. Hasta que llegó Planeta y me puse a ello.

¿A quién enseñaste primero la novela?

A mi familia le iba dando capítulos.

¿Esta novela se puede convertir en una serie u obra de teatro?

Ojalá, porque tengo una forma de escribir muy audiovisual. Además, hay mucha actualidad en la novela. Esta obra es fácil llevarla a la pantalla y no te voy a negar que me encantaría protagonizarla o dirigirla.

¿Es más fácil escribir una canción o un libro?

Es más rápido componer una canción, obviamente. Pero, por dificultad, no sabría qué decirte. Cuando escribo una canción lo hago de una forma instantánea porque son canciones rápidas de componer.

En tu caso se puede decir que eres una niña prodigio.

Con mis amigos digo de coña que soy Marisol. Empecé con diez años a trabajar y he ido haciendo las cosas con mucha tranquilidad. Al principio me lo tomaba como un juego, pero yo sabía que quería dedicarme a esto.

Pero, ¿la idea fue tuya o de tus padres?

Fue mía, pero ellos lo tenían claro. La primera prueba que hice era de un 'Veo, veo” de Teresa Rabal en un centro comercial y yo iba a un cumple de una amiga. Tenía 7 años y le dije a mi madre que me quería presentar.

¿Te acuerdas qué cantaste?

”Nada de esto fue un error”, de Coti, y ahora, al cabo del tiempo, soy amiga de su hija, porque se acercó en la cola de un concierto como admiradora mía.

Desde aquel momento no paraste: actriz, compositora, cantante, escritora. ¿En qué faceta te sientes más cómoda?

Es una pregunta complicada. Si tuviera que elegir algo sería la música, que es a lo que me dedico desde pequeña. Pero cada cosa me da alegrías diferentes. Aunque me dedicara sólo a la música, sé que estaría en casa escribiendo ideas para una obra o una serie. Creo que está todo muy relacionado.

Perteneces a esa nueva generación como la de 'Los Javis', que no podéis hacer una sola cosa.

Creo que somos personas inquietas y que queremos descubrir otras facetas. Yo intento aprender y hacer las cosas con respeto.

¿Hay algo que se te resista?

Muchas: cocinar, el deporte, pintar...

Llevas tres años haciendo 'La llamada', de los Javis, ¿no te cansa?

Puede resultar cansado al hacerlo todos los fines de semana, pero es muy divertido tanto para el público como para los actores, porque somos muy libres y podemos improvisar dentro del papel e incluso hacemos juegos entre nosotros.

Has trabajado con muchos actores importantes a lo largo de tu carrera, como en 'Gran Reserva'.

Sí, en aquella serie tenía nueve años y ahora lo pienso y no era consciente de que trabajaba con Emilio Gutiérrez Caba y Ángela Molina. Yo no sabía ni quiénes eran. Te das cuenta que la gente cuanto más grande y profesional, menos tonta es. Los grandes artistas son muy normales.

Tienes muchos amigos actores, ¿hay celos entre vosotros?

Yo creo que con los verdaderos amigos no tiene que haber celos, y si pasa es que no es tan amigo como creías.

¿Quiénes son tus mayores críticos?

Mis padres y mi hermana, porque son los que siempre me van a decir la verdad. Y hay veces que jode.

Tienes una legión de fans que hablan muy bien de ti, ¿ese cariño es más importante que los premios?

Pues sí, porque ya sabes que hay premios que te dan y punto. Pero cuando son por una votación del público, eso dice más que los premios que puedas poner en una estantería.

¿Tus canciones han ayudado a mucha gente?

La gente me lo dice, pero es algo que me cuesta, porque son mías. Pero a mí me han ayudado las canciones de otros cantantes. Creo que es el mejor regalo para un artista.

¿Tienes defectos?

Como todo el mundo. Soy muy desordenada y hay temporadas que soy muy vaga, dejo muchas cosas a la mitad. Este años me he propuesto ir cerrando proyectos.

Daniel I. Carande. Foto: Ana Ruiz. Ayd. de foto: Gema Checa. Estilismo: María Álvarez. Maquillaje y peluquería: Esther Liébana para ICON y Sarah Becquer.