Louise Windsor luce el sombrero que llevó su madre, Sofía de Wessex, hace 13 años

·2 min de lectura
Photo credit: Getty
Photo credit: Getty

A sus 18 años, Louise Windsor es una de las nietas más discretas y desconocidas de la reina Isabel II. Hija de Eduardo y Sophie, condes de Wessex, la joven habló por primera vez ante las cámaras hace solo unos meses, tras la muerte de su abuelo, el duque de Edimburgo. Sin embargo, durante el tradicional Trooping the Colour, que este año sirve para dar inicio a cuatro días de celebraciones que honrarán los 70 años de reinado de Isabel II, Louise ha acaparado las miradas de la prensa especializada al optar por un look que rinde homenaje a su madre, quien dicen es la nuera preferida de la Reina por su mesura y prudencia.

Para la ocasión, la joven eligió un vestido rosa con flores blancas de la marca británica Reiss, que resultaba perfecto para su edad gracias al toque actual aportado por una abertura en la pierta y un pequeño cut out en la espalda. Este último rasgo, una de las tendencias de la temporada, quedó, sin embargo, cubierto por una chaqueta corta de color rosa palo con la que su madre ya se había dejado ver anteriormente. No fue lo único que tomó prestada del armario materno. Su sombrero, una pieza del célebre Philip Treacy también pertenece a su madre. La duquesa de Wessex lo lució durante la celebración del Trooping the Colour de 2009, cuando su hija solo tenía cinco años.

El parecido entre ambas, más aún llevando las mismas piezas, es más que notable. La joven ha aparecido en este Trooping the Colour junto a su hermano, James Windsor, de 14 años de edad. Ambos han sido criados al margen de la gran exposición mediática a la que se han visto sometidos sus primos y no reciben el tratamiento de alteza real por decisión de sus padres, sino solo el título corresponde a los hijos de condes: lady y vizconde, respectivamente.

Photo credit: Max Mumby/Indigo - Getty Images
Photo credit: Max Mumby/Indigo - Getty Images

Más allá de que es fan de los caballos como su abuela o de que padece estrabismo como causa de su nacimiento prematuro, poco más se sabe de la vida de esta joven. Cuentan que no supo que era nieta de la Reina de Inglaterra hasta que se lo contaron sus compañeros de clase, pero a pesar de ese segundo plano constante en lo relativo a la Firma (como se conoce popularmente al núcleo de la familia real), algunos expertos apuntan a que quizá podría tener un papel más destacado en un futuro próximo más allá de su asistencia a actos oficiales ocasionales. Por el momento, ha acertado con un look que rinde homenaje a la elegancia de su madre al tiempo que se adecua a una chica de su edad: su vestido de Reiss cuesta 250 euros y quien sabe si las invitadas de esta temporada lo agotarán inspiradas por Louise Windsor.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente