Los rebeldes del Black Friday

Eduardo Loren
·Redactor de Economía, El HuffPost
·2 min de lectura
Una mujer compra con su móvil. (Photo: Oscar Wong via Getty Images)
Una mujer compra con su móvil. (Photo: Oscar Wong via Getty Images)

No todo el mundo está contento con el Black Friday. Lo que en un principio fue un día de ofertas importado de Estados Unidos se ha convertido en más de una semana de bombardeo a los posibles compradores. Algunas empresas, pequeñas y grandes, se resisten a subirse a la ola. Son los rebeldes del Black Friday, y sus razones son variadas.

El Black Friday se ha consagrado como el día de más ventas del año. A pesar de que las tiendas se sumaron rápidamente a esta iniciativa, algunas de ellas se han desmarcado en los últimos años al considerar que no es una buena idea. Tras el boom del consumo se disparan las devoluciones y no se fideliza nunca al cliente.

La pandemia del coronavirus ha cambiado la forma de consumir. Muchos ciudadanos han vuelto a acudir a las tiendas cercanas a sus casas durante el confinamiento, en detrimento de los grandes centros comerciales. Además, se ha generado una mayor conciencia social y climática.

“La apuesta por el pequeño comercio, el comercio local y las empresas eco han ganado notoriedad. La contaminación y el deterioro del medioambiente es otro de los graves problemas sociales. Muchas empresas han decidido cambiar para poner su granito de arena y cuidar de nuestro planeta”, señala Marcos Pizarro, director general de la empresa de moda de baño Venus.

Ante este aumento disparado del consumo durante estos días, las autoridades europeas y organizaciones ecologistas como WWF lanzaron hace cinco años la alternativa Green Friday, una campaña para concienciar y potenciar un consumo responsable y respetuoso con el medio ambiente. Una iniciativa que cada vez gana más adeptos.

“El consumismo crece de forma considerable y esto no ayuda nada al cuidado del entorno. Para aquellas firmas que han apostado por defender un modelo de negocio sostenible es bastante contra...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.