Los peligros del arte dental que luce Rosalía

Los odontólogos alertan sobre el uso de las prótesis doradas que adornan la sonrisa de la artista y afirman que el daño que causan estas parrillas dentales van más allá de la dentadura, ya que también pueden provocar un desgaste innecesario e irreversible en los músculos, ligamentos y articulaciones maxilofaciales

Rosalía muestra su sonrisa dorada, engalanada con diamantes y otras piedras preciosas, durante la 20 Entrega Anual de los Premios Grammy Latinos en el MGM Grand Garden Arena el 14 de noviembre de 2019 en Las Vegas, Nevada. (Foto: Mindy Small / FilmMagic)

En los últimos meses los medios y las RRSS se están haciendo eco de cada nueva aparición de la cantante Rosalía. Su imágenes se vuelven virales al instante debido a su fuerza y personalidad, pero también debido a sus llamativos looks.

Y es que Rosalía se ha convertido en un fenómeno de masas, una prescriptora de tendencias que convierte en oro todo lo que toca. Pero sus uñas infinitas y decoradas al extremo con pedrería multicolor no son lo único que llama la atención. Sus dientes y el entrecejo a lo Frida Kahlo están en boca de todo el mundo.

Los estilismos elegidos por la catalana en últimas apariciones en Los 40 Music Awards y en Los Grammy Latinos 2019 han sido muy virales, porque además de los grillz (o fundas) en los dientes, lucía trajes ‘imposibles’ con escotazos y grandes lazos.

Pero Rosalía no es la única persona conocida que en los últimos tiempos ha lucido este tipo de accesorio: Madonna, Kim Kardashian, Chris Brown, Rihanna, Kanye West o Lil Wayne son algunas otras estrellas internacionales que han usado fundas de este tipo.

Su talento y personalidad han convertido a Rosalía en una prescriptora de tendencias. Su estética no pasa desapercibida. A su particular manicura, la cantante ha añadido dos nuevas modas: el unicejo y los dientes de oro. (Foto: Mindy Small/FilmMagic)

¿De dónde viene esta moda?

A mediados del siglo pasado, tener un diente de oro era común, porque era la solución que encontraba la odontología para reparar una pieza dañada. Llamaban la atención, pero con los años esa moda fue abandonada porque se inventaron otras soluciones estéticas y el diente de oro pasó al anecdotario.

Sin embargo, en el mundo del hip-hop se utilizan como símbolo de estatus y riqueza desde la década de los 80. De hecho, Goldie, uno de los creadores del sonido jungle a mediados de los años 90 se había ganado la vida haciendo este tipo de trabajo dentales con oro.

¿En qué consiste esta técnica?

Se llama 'Grill dental' (o 'Grillz', 'Fronts') y consiste en decorar la dentadura con piezas de oro, plata o joyas incrustadas en metales preciosos. La mayoría pueden quitarse sin problemas y de hecho aún no hay estudios que aseguren que afecta a los dientes de forma negativa, pero según la American Dental Association, muchas de las piezas no están hechas con metales preciosos y pueden provocar irritaciones en la boca y alergias.

¿Cuáles son sus riesgos?

La enfermedad periodontal, la caries dental, las roturas de los dientes y las alergias de contacto son posibles complicaciones que también pueden surgir con este tipo de arte dental.

Las parrillas pueden provocar irritación, transformarse en gingivitis y provocar caries. También podrían causar abrasión en los dientes y recesión gingival, además de decolorar y astillar los dientes. Por otro lado, el metal también puede causar reacciones alérgicas en la boca.

Madonna también suele llevar decoraciones dentales sobrepuestas. Los dentistas aseguran que rayan el esmalte de los dientes, que pueden fomentar la producción de bacterias, generando la posibilidad de desarrollar caries o alguna enfermedad periodontal.(Foto: Venturelli/WireImage)

"Como podemos comprobar en tendencias como el Grillz, algunas locuras pueden tener grandes consecuencias, explica el odontólogo Iván Malagón. Estas estructuras metálicas se colocan sobre sus dientes sobredimensionando su volumen y generando microtraumatismos”.

Además de causar la inflamación de la encía debido a la sobrecarga, el experto señala que “Las coronas de oro pueden originar una enfermedad gingival grave si no se ajustan de forma adecuada. A veces estos accesorios están prefabricados y no siempre son colocados por un dentista, con ello se pueden originar muchos problemas de salud bucal".

Si el dispositivo está mal adaptado puede causar problemas en el esmalte dental causando desgastes, y en el periodonto, ya que la acumulación de placa bacteriana, desencadena enfermedades periodontales, pudiendo ocasionar movilidad en nuestros dientes.

Si la parrilla no encajara bien, puede llegar a forzar la posición de la mandíbula, provocando daños en las articulaciones.

En cuanto a la limpieza, si no se retiran del todo los restos de comida se generarán bacterias y ácidos muy nocivos para los dientes y las encías; y además pueden generar mal aliento.

Por otro lado, la incrustación definitiva de joyería en el diente causa un daño irreversible en la estructura dental y en el esmalte, ya que es un proceso sumamente invasivo que erosiona el diente y lo deja sumamente vulnerable a caídas o enfermedades, por lo que su tiempo de vida se acorta.

Esta es la 'parrilla de dientes' más cara del mundo: un millón de dólares. La lució Katy Perry en el video de su tema 'Dark Horse'. (Foto: Getty)

“Una moda nunca puede poner en riesgo tu salud”, afirma el odontólogo Rafael González del Castillo, quien se muestra tajante ante esta moda y advierte contra los referidos efectos secundarios.

“Antes, las fundas de oro iban troqueladas, se limaba el diente lo justo para que la funda se adaptara, y además esta protegía la pieza. Ahora, para colocar una de estas prótesis hay que limar tanto los dientes que el daño ya es irreversible”, asegura González del Castillo, secretario del Colegio de Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Aragón.

Si aún así, optas por añadir decoración a tu dentadura, hay opciones más seguras que pueden prevenir complicaciones posteriores serias, "como un adorno de oro de 24 quilates que se adhiere a alguno de los dientes frontales y que es realizado por un dentista que instruye al paciente sobre el adecuado mantenimiento y las posibles complicaciones o el tatuaje del diente, que se adhiere a la superficie del diente por un período corto” concluye Malagón.

Recuerda que es importante hacer una higiene bucal completa, incluyendo el uso de hilo dental y cepillado con crema dental que contenga antimicrobianos, una vez que los residuos de alimentos y la placa bacteriana pueden desarrollarse fácilmente en las parrillas, irritando la encía.

Y no olvides que quien debe hacer las parrillas dentales es el dentista, sacando la impresión adecuada de tus dientes, y no un joyero o vendedor de esos adornos.

¿Qué te parece esta moda? ¿Crees que los seguidores de Rosalía copiaran sus dientes de oro?

También puede interesarte:

Por qué no deberías sucumbir a la fiebre del nail art (entre otros beauty-hits)

Las consecuencias de tener unas encías enfermas (en distintas partes del cuerpo)

El peligro que se propaga en las redes por culpa de Kim, ¡no se te ocurra copiarla!