Los Peaky Blinders de la vida real no fueron tan organizados y mafiosos como en la serie

Los Shelby han regresado a Netflix con su quinta (y esperada) temporada . La exitosa serie de la BBC (donde acaba de emitir los seis episodios nuevos) lleva siendo un éxito desde 2013, sumando fans y adeptos en todo el mundo gracias a la plataforma streaming. Peaky Blinders está de regreso con una trama que mantiene la misma intensidad que la caracteriza, ampliando el drama a través de otros personajes comenzando con la caída de Wall Street de 1929 y cómo afecta a los nativos de Birmingham.

(Robert Viglasky/Netflix)

En cuestión de pocos años, la serie fue consiguiendo una especie de estatus de culto moderno gracias a una cinematografía impecable, actuaciones entregadas y una música memorable. Tanto que la canción de apertura la tenemos grabada en nuestra memoria auditiva como sinónimo sensorial de esta historia (Red Right Hand de Nick Cave And The Bad Seeds). Es cierto que es bien sabido que los Peaky Blinders fueron una banda criminal que existió en la vida real y seguramente te habrás preguntado alguna vez si alcanzaron el estatus de mafia organizada como en la serie, si Tommy también existió y cuál es la teoría real que explica el nombre de la banda. ¿Fueron en realidad responsables de llevar el glamour criminal a Birmingham?

Pues siento pincharles el globo porque hay mucho en esta serie que es pura ficción.

Como en la serie, los Peaky Blinders fueron una banda conocida en la ciudad británica involucrada en las apuestas ilegales, robos y violencia. Pero nunca alcanzaron el rango de poder político que tiene Tommy Shelby en la serie, pero sí son parte de la cultura local. Incluso hay tours diseñados para curiosos en Birmingham que siguen sus pasos. Un historiador de Small Heath, el barrio donde transcurre la acción, investigó los paralelismos que existen entre la serie y la realidad histórica, descubriendo lo mucho que hay de ficción y lo poco de realidad. Carl Chinn encontró tanta información entre verdad y mito que incluso escribió un libro llamado The Real Peaky Blinders.

Los Peaky Blinders existieron en los años 1890, aunque la serie traslada la acción a los años 20, permitiendo modernizar los negocios de la familia al estilo de la mafia americana y colocando a los personajes en una era más interesante de post guerra. En la ficción nos cuentan que el nombre de la banda surge a raíz del arma que utilizan en peleas callejeras: las navajas cosidas en los picos de las gorras con las que cortan la frente de los oponentes, haciendo que la sangre caiga sobre los ojos y los cieguen, pero en realidad el nombre vendría de una definición más sencilla. Según Chinn, es muy poco probable que la banda siquiera utilizara navajas en sus gorras, afirmando que el nombre simplemente venía por el tipo de boina en pico que llevaban, ya que este tipo de instrumento era muy costoso en 1890 para una familia como los Peaky.

(Robert Viglasky/Netflix)

Pero ¿existió entonces Tommy Shelby? Lamento comunicarlo pero el personaje interpretado por Cillian Murphy, patriarca de la banda, no existió en la vida real. Pero atención, sí está inspirado en el gánster que lideraba otra banda que surgió como consecuencia de los Peaky Blinders años más tarde: Billy Kimber. Lo que significa que tampoco existieron Arthur, John o Polly, pero sí otros familiares y seguidores de Kimber.

Es más, el creador de la serie, Steven Knight, reveló hace unas semanas que la inspiración detrás de la trama no fue la banda en sí, sino uno de sus ancestros. Los tíos de su padre, los Sheldons, eran corredores de apuestas y herederos de los Peaky. Fueron las historias que le contó su padre las que lo inspiraron a idear la serie. “Una de las historias que me hizo tener ganas de escribir Peaky Blinders es una que me contó mi padre” contó a History Extra. “Su padre le dio un mensaje y dijo: 'Ve y entrégale esto a tus tíos' ... Mi padre llamó a la puerta y había una mesa con unos ocho hombres ... impecablemente vestidos, con gorras y pistolas en los bolsillos. La mesa estaba cubierta de dinero”

"Solo esa imagen (humo, alcohol y estos hombres inmaculadamente vestidos en este barrio pobre de Birmingham) pensé, esa es la mitología, esa es la historia, y esa es la primera imagen con la que comencé a trabajar", confesó.

Pero siguiendo con los descubrimientos del mismo historiador, los Peaky Blinders fueron liderados por Thomas Gilbert, también llevaban ropa a medida pero desaparecieron tras veinte años de mandato en las calles de la ciudad, cuando fueron derrotados y suplantados por los Birmingham Boys, una banda criminal formada por “ladrones de calle y carreras de caballos y mala gente que estaba ganando mucho poder” en la época, que pasaron a la historia como la banda criminal más temida del país. Y Billy Kimber era el líder de esta banda. Pero tal fue la presencia de los Peaky durante dos décadas que el nombre de la banda se convirtió en sinónimo de cualquier banda callejera de la ciudad. Pero, comparados con los Birmingham Boys, eran ladronzuelos de poca monta. Mucho menos que la que muestra la serie.

Kimber fue un criminal que, al igual que Tommy en la serie, llegó a convertirse en el gánster más poderoso de Inglaterra. Sin embargo, el historiador no cree que el personaje de la ficción compartiera las mismas similitudes dramáticas de la serie al sentenciar que Billy y sus secuaces eran hombres violentos mucho antes de la Primera Guerra Mundial que, como nos muestra la serie, deja graves secuelas psicológicas en el protagonista. De todos modos, la descripción que hace de Billy sin dudas es la viva imagen de Tommy, siendo así la inspiración de Steven Knight para crear el personaje: “Kimber era un hombre inteligente con habilidad para la lucha, una personalidad magnética y astuto en las alianzas con Londres”. Eso sí, Winston Churchill nunca llegó a acuerdos con ninguna de estas bandas, su presencia en la historia es pura ficción para dotar de más dramatismo al poder que adquiere Tommy. Tampoco Kimber o sus secuaces llegaron a dedicarse a la política, como lo hace el protagonista. Lo que sí es real es la maestría de los Peaky en las apuestas de carreras de caballos, dado que por entonces estaban prohibidas y sacaron muchos beneficios con este negocio clandestino.

(Robert Viglasky/Netflix)

Dicho esto, sí hubo varios personajes que existieron en la vida real con nombre y apellido. Uno de ellos es Jessie Eden, la sindicalista que aparece en la cuarta temporada en la piel de la irlandesa Charlie Murphy. Fue una de las heroínas locales de la ciudad que dedicó su vida a luchar por la igualdad salarial, liderando a miles de mujeres hacia una huelga. Fue una de las figuras más importantes en la política social de Birmingham en 1926, aunque lo del romance con Tommy Shelby (o cualquier gánster) es ficción para la serie.

Otro de los personajes basados en la realidad justamente aparece en la quinta temporada. Se trata de Oswald Mosley, una figura que interpreta Sam Claflin. Un político infame de la historia británica y líder fascista que se convierte en una amenaza para los planes de Tommy. En la vida real se codeó con Benito Mussolini y hasta Adolf Hitler fue uno de los invitados en su boda.

Aunque Tommy no existiera en la vida real, los Peaky Blinders y aquellas bandas que les siguieron fueron tan violentos y brutales como los representa la serie haciendo que este juego de ficción y realidad tenga su dosis de terror.

Lo que sí existió fue el pub donde la familia hace sus negocios, el Garrison. Fue un pub victoriano donde sí frecuentaban los Peaky Blinders que fue puesto en subasta en 2014 y adquirido por un comprador anónimo.

La verdad es que como fan de Peaky Blinders, no me importa que Steven Knight se haya tomado licencias creativas si, a cambio, nos trae una de las mejores series de los últimos años.

Para seguir leyendo:

'Marianne', la serie de terror puro que te dejará sin poder dormir

‘Creedme’, la historia de un violador que atacaba a mujeres mientras dormían

‘Por 13 razones’ debería haber terminado en la primera temporada

'Diagnosis', la serie de enfermedades raras que se convertirá en tu nueva obsesión de Netflix