Los expertos piden 'prudencia' ante el furor desatado por el último reto viral, el 'Mannequin Challenge'

No es simple postureo, los psicólogos nos explican lo bueno (y lo malo) de que todos se quieran’congelar’ en las redes

Beyoncé, Kevin Hart, y Adele, todos posan congelados. (Foto: Getty Images)
Beyoncé, Kevin Hart, y Adele, todos posan congelados. (Foto: Getty Images)

Permanecer quieto como un ‘maniquí’ mientras te graban. Es eso consiste la última gran hazaña que está ‘rompiendo’ Internet. Una más, aunque con mucho más recorrido que las anteriores ya que la fiebre del ‘Mannequin Challenge’ ha afectado a personalidades del mundo del espectáculo, el deporte y hasta la política. Cristiano Ronaldo, Hillary Clinton, Beyoncé, Adele y Michelle Obama son solo algunos de los famosos que se han atrevido a realizarlo.

Para hacerlo bien todos los protagonistas (cuantos más mejor) deben estar inmóviles, en la postura más dramática o divertida posible, en medio de una escena congelada, como maniquíes (de ahí su nombre). El desafío, que ya se ha convertido en un fenómeno viral, suele ir acompañado por la etiqueta #MannequinChallenge en redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram.

Uno de los más espectaculares por la complejidad de su puesta en escena es el del presentador James Corden y su equipo en “The Late Late Show”.

El primer vídeo del ‘Mannequin Challenge’ se subió a Twitter el pasado 27 de octubre y desde entonces ya se han colgado miles, muchos de ellos firmados por grandes estrellas de la música, el cine y el deporte, como eéste de la selección española grabado en el vestuario justo después del empate con Inglaterra.

O el del equipo de natación sincronizada, publicado en la cuenta de Twitter de la capitana Ona Carbonell. Las protagonistas se quedan petrificados durante un entrenamiento… ¡debajo del agua! Las chicas posan con total naturalidad en el fondo de la piscina como si de una postura habitual se tratase. Sin duda, el más espectacular visto hasta ahora.


En Instagram, el hashtag #mannequinchallenge ya registra más de 60.000 resultados.
Como el Harlem Shake (el viral antecesor mundialmente conocido por sus movimientos y el surrealismo de los personajes que aparecían), este reto cuenta con su propia banda sonora oficial, la canción Black Beatles de los raperos Rae Sremuurd y Gucci Mane. Los propios artistas hicieron su propia versión del desafío del maniquí durante un concierto reciente.

Pero, ¿de dónde surgió esta nueva sensación viral? Todo comenzó en una escuela de secundaria en Jacksonville (Florida) donde una estudiante se quedó paralizada en plena clase. Uno de sus amigos le dijo que parecía un maniquí y, acto seguido, todos los compañeros de la joven empezaron a hacerlo.

El reto de esta joven afroamericana de un instituto de Florida, en el que participaron sus compañeros, se ha difundido a una velocidad de vértigo.
El reto de esta joven afroamericana de un instituto de Florida, en el que participaron sus compañeros, se ha difundido a una velocidad de vértigo.

Para los expertos el #DesafíoManiquí no es sólo un juego sino que esconde un significado de ‘hermandad’ y pertenencia global, como todos los ”Social Challenge”, que comenzaron con fines benéficos y buscaban sensibilizar a la población de alguna enfermedad. ¿Os acordáis del famoso reto del cubo de agua (“Ice Buchket Challenge”)?

Bien, en realidad, estos desafíos son una forma nueva de comunicarse, de conectar con los demás. Es divertido y fomentan un montón de valores positivos: compañerismo, trabajo en equipo, creatividad, ingenio, ejercicio, resistencia… Sí, es genial, pero aún así hay que tener cabeza y saber que no todos somos atletas. Un mala caída y las consecuencias pueden llegar a ser fatales.

Basta con recordar algunos de los retos más peligrosos y descabellados como el de “Kylie Jenner Challenge“, donde muchas chicas succionaban copas de cristal para hacer sus labios más carnosos y atractivos. ¿El resultado? Miles de casos de adolescentes con cortes, heridas y moratones en la boca.

Luego vinieron el “Belly Button Challenche” (tocarse el ombligo rodeando con la mano la cintura), el “Collarbone Challenge” (colocar monedas en el hueco de la clavícula) para demostrar lo delgados que estamos y el del “Folio A4”, utilizando la medida de su ancho (tan sólo 21 cm) para medir la cintura de la persona y buscar que ésta quede totalmente oculta tras el papel.

Ninguno de estos retos tiene una base científica, como mucho indican la elasticidad que tenemos en el brazo. Además, expertos en tastornos de la alimentación afirman que hay personas que son capaces de lograr este reto y sin embargo tienen sobrepeso.

También te puede interesar:

Una niña de 14 años que murió de cáncer será crionizada para “ser curada y despertada dentro de cientos de años”

¿Qué enfermedad puede afectar tanto a un bebé de seis meses como a un anciano?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente