Alertan que los cachorros podrían ser la fuente de un brote de bacteria resistente a los antibióticos en EEUU

Fari Rafa
Contributor

Un brote infeccioso resistente a múltiples medicamentos ha puesto en alerta a 13 estados de EEUU y todo apunta a que la causa es el contacto con cachorros en venta en las tiendas de mascotas.

Getty Creative

Cerca de 30 personas infectadas y unas cuatro hospitalizaciones es el saldo que hasta el momento ha dejado la enfermedad, vinculada al bacilo Campylobacter jejuni y muchas veces transmitida por las heces de los animales.

Según informó un comunicado de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el brote parece provenir principalmente de perros comprados en tiendas de mascotas. 

Alrededor del 70 por ciento de los enfermos que fueron entrevistados por los CDC dijeron haber tenido contacto con un cachorro en venta.

Hasta ahora, las investigaciones vinculan al menos 12 personas infectadas con la cadena de tiendas Petland, implicada en un brote previo del mismo tipo de bacteria. Cinco de esos pacientes eran empleados de la compañía.

“La evidencia epidemiológica y de laboratorio indica que las bacterias de las personas enfermas están relacionadas genéticamente con las bacterias de las personas enfermas en el brote 2016-2018 de infecciones por Campylobacter resistentes a múltiples fármacos y vinculadas a los cachorros de las tiendas de mascotas”, dice el informe de CDC.

Petland, con sede en Ohio y unos 80 locales en todo EEUU, dijo en un comunicado que ha trabajado desde el último brote para implementar todas las recomendaciones de los funcionarios federales y estatales de salud.

Esos protocolos, indicó la compañía, incluyen la capacitación sanitaria obligatoria para todos los empleados, señalización y múltiples estaciones de saneamiento en sus tiendas, así como un cambio en las “prácticas de cría y saneamiento de animales”.

“Petland toma muy en serio la salud y el bienestar de nuestros empleados, nuestros clientes y nuestras mascotas”, agregó la compañía, señalando que más de un tercio de los casos reportados en el nuevo brote involucran personas en estados donde Petland no tiene locales.

La empresa se vio señalada el año pasado, cuando funcionarios federales afirmaron que los cachorros vendidos allí fueron una fuente probable del brote, que enfermó a 113 personas en 17 estados y resultó en 23 hospitalizaciones.

Algunos casos del brote actual datan de enero de 2019 y las personas que han sido infectadas tienen entre 8 meses y 70 años, con una edad promedio de 34. Los síntomas incluyen diarrea con sangre, calambres estomacales y fiebre que generalmente dura una semana. 

Las autoridades advirtieron que los perros “pueden portar gérmenes de Campylobacter que pueden enfermar a las personas, incluso cuando parecen sanos y limpios”. 

“Quienes poseen o entran en contacto con estos animales deben tomar medidas para mantenerse saludables cerca de su mascota”, señala el informe de los CDC.

Los especialistas recomiendan lavarse las manos después de tocar al animal o de limpiar su orina, heces o vómito. También piden desinfectar inmediatamente con agua y lejía los lugares donde defecó u orinó.

“No dejes que los perros laman tu boca y tu cara. No dejes que los perros laman tu herida abierta o áreas con piel dañada. Lleve a su perro al veterinario regularmente”, añade la advertencia.

Según los CDC, en EEUU se registran alrededor de 1.5 millones de casos de campylobacter cada año. La enfermedad también se da por comer aves crudas o poco cocinadas, así como por consumir agua no potable.