A los 20 también puedes tener calambres (y varices) en las piernas

Mónica De Haro

Gran parte de los dolores o achaques que sufrimos los asociamos a la edad. Sin embargo, algunos problemas de salud puede aparecer en cualquier momento, también en la gente joven. Qué factores podrían desencadenarlos y síntomas a los que hay que poner atención

Tu estilo de vida influye en la salud de tus piernas; procura seguir una <a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/la-dieta-que-te-ayudar%C3%A1-a-presumir-de-piernas-este-100825170.html" data-ylk="slk:dieta equilibrada y baja en sal.;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link rapid-noclick-resp yahoo-link">dieta equilibrada y baja en sal. </a>(Foto: Getty)
Tu estilo de vida influye en la salud de tus piernas; procura seguir una dieta equilibrada y baja en sal. (Foto: Getty)

¿Piernas cansadas, dolor, hinchazón, picor? Pasamos mucho tiempo sentados y esto podría hacer que suframos síntomas como estos, pero si permanecen en el tiempo y van unidos a otras dolencias como calambres nocturnos o pesadez, no lo dejes pasar.

Podrían ser signos tempranos de la enfermedad venosa crónica (ECV), una dolencia que afecta, al menos, a 15 millones de personas en España y que condiciona considerablemente la calidad de vida.

Es la enfermedad vascular más frecuente en nuestro país. Según las Comunidades Científicas, más del 60 por ciento de las personas mayores de 20 años padece signos y síntomas de EVC como son el dolor, la hinchazón o los calambres en las piernas, entre otros.

Esta <span>afección es la principal causa del <a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/blogs/salud-y-bienestar/consejos-para-tratar-el-sindrome-piernas-inquietas-104522217.html" data-ylk="slk:síndrome de piernas cansadas;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link rapid-noclick-resp yahoo-link">síndrome de piernas cansadas</a>. </span>(Foto: Getty)
Esta afección es la principal causa del síndrome de piernas cansadas. (Foto: Getty)

Sin embargo, las varices no sólo afectan a mujeres y a gente mayor, sino que se pueden dar también en la gente joven debido a que hacen vida sedentaria con el ordenador o la consola y hay obesidad en la infancia y en la juventud. Estos hechos está aumentando los casos de gente joven con varices.

Lo más importante es saber que es una enfermedad genética, que se hereda, si uno tiene herencia de varices en su madre o su abuela, debe cuidarse un poco más. Entre las medidas preventivas están evitar el sobrepeso, mover la pantorrilla, andar, pasear, nadar, evitar el tabaco y llevar algún tipo de media compresiva.

¿Qué síntomas produce?

La IVC es un problema que no desaparece con el tiempo, por lo que cuanto antes se diagnostique y se trate, mayores son las posibilidades de prevenir las complicaciones asociadas y el progreso de la enfermedad. Por eso, es importante consultar al farmacéutico o al médico si observas alguno de estos primeros síntomas:

  • Dolor, hormigueo, pesadez y cansancio habitual en las piernas. Estas molestias pueden distinguirse de otras porque se agudizan al estar en reposo y con el calor, y por el contrario disminuyen al levantar las piernas y con el frío.

  • Hinchazón de la parte inferior de las piernas y los tobillos. Especialmente después de períodos prolongados de pie.

  • Calambres nocturnos. También se conocen como ‘síndrome de las piernas inquietas’. Pueden dificultar la conciliación del sueño y el descanso.

  • Sensación de calor, enrojecimiento, sequedad y picor constante en la piel. Se debe a que el exceso de sangre retenida provoca un aumento de la temperatura, por lo que la piel se deshidrata y origina estos efectos.

  • Arañas vasculares o telangiectasias. Son dilataciones de los capilares, a nivel superficial, que se traducen en pequeñas líneas rojizas o violetas con aspecto de telaraña. Son antiestéticas pero indoloras e inofensivas.

  • Varices reticulares. Son dilataciones de las venas de pequeño tamaño que aparecen en una zona de la piel más profunda que las telangiectasias; en la dermis reticular.

  • Varices o venas varicosas. Constituyen el signo clínico más prevalente y conocido de la IVC. Son dilataciones y alargamientos de las venas superficiales, que se producen cuando la insuficiencia venosa se prolonga en el tiempo.

  • Signos dérmicos. Alteraciones cutáneas de la piel producidas por la mala circulación: dermatitis, eccemas, hiperpigmentaciones, etc

Los calambres en las piernas pueden atacar en cualquier momento y a cualquier persona. Es importante acudir al especialista porque <a href="http://monicadeharohernandez.tumblr.com/post/130807307351/qu%C3%A9-causa-m%C3%A1s-muertes-anuales-que-el-sida-el" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:si un vena se obstruye, el corazón se puede ver afectado" class="link rapid-noclick-resp">si un vena se obstruye, el corazón se puede ver afectado</a>.
Los calambres en las piernas pueden atacar en cualquier momento y a cualquier persona. Es importante acudir al especialista porque si un vena se obstruye, el corazón se puede ver afectado.

¿Puedo hacer deporte o es contraproducente?

Mantener hábitos de vida saludables, como practicar ejercicio, resulta fundamental para tener una vida sana. No obstante, los especialistas insisten en que, además de ser beneficioso para las articulaciones, el ejercicio alivia el dolor y también contribuye de manera favorable a evitar posibles comorbilidades que puedan aparecer y mejorar el estado de ánimo.

Sin embargo, también advierten que la actividad física debe ser adecuada al estado de salud de cada persona para que no se produzca ningún daño. En este sentido, resulta fundamental prestar atención al cuidado de los pies, con el fin de prevenir y controlar posibles lesiones que podrían llegar a ser muy incapacitantes a la hora de realizar tareas cotidianas.

Por ello, si tienes molestias o piensas que podrías tener una enfermedad reumática y practicas deporte de manera habitual deberías tener en cuenta los siguientes consejos facilitados por expertos de los laboratorios Servier y Normon:

1.- Revisión por el reumatólogo, que valore la actividad de su enfermedad, y te aconseje el mejor deporte según su afectación.

2.- Revisión por el podólogo para identificar el grado de salud de los pies.

3.- Conocer el tipo de pie que tienes y el deporte que deseas hacer para elegir por la mejor opción de calzado deportivo.

4.- El calzado deportivo debe tener una buena amortiguación y absorción, sobre todo si el deporte es de impacto o se realiza en suelo duro.

5.- Comenzar la actividad de forma gradual, realizando un calentamiento previo en el que se incluyan los pies.

6.-Lávate los pies y sécalos teniendo especial cuidado entre los dedos.

7.- El corte de las uñas es fundamental, un corte recto adecuado a la morfología de las uñas evitará uñas encarnadas.

8.- Examina tus pies después de hacer deporte, no deben existir rozaduras, ampollas, o rojeces en la piel; durezas en la planta o en el talón; callos en los dedos, ampollas, grietas en talón o entre los dedos. Si algo no va bien, debes acudir a un especialista en el pie que valore qué está ocurriendo.

9.- Si aparece dolor después o durante la realización de hacer ejercicio, consulta a tu especialista del pie para que valore si esa actividad está siendo la adecuada o precisas plantillas y/o prescripción de una zapatilla deportiva específica.

10.- En caso de lesión se recomienda no reanudar el deporte hasta su completa resolución.

También te puede interesar:

Los mejores remedios contra las piernas cansadas

Por qué tus piernas y tobillos tienen este aspecto

La dieta que te ayudará a presumir de piernas este verano