Lorenzo Milá da la cara tras un año alejado de los focos

·3 min de lectura

Hace unos meses nos hacíamos eco de la penitencia de Lorenzo Milá que se ha erigido como el periodista más castigado por la pandemia. Y es que no se le ha vuelto a ver delante de una cámara desde que Televisión Española (TVE) anunció en junio de 2020 que el veterano enviado especial dejaba la corresponsalía en Italia. Una desaparición en pantalla -a excepción de su presencia el pasado mes de noviembre conduciendo junto a Carlos Franganillo una cobertura de las elecciones estadounidenses- que se ha asociado a la polémica que se generó en redes sociales en febrero de 2020 cuando el de Esplugas de Llobregat aseguró a Xabier Fortes en una conexión en directo desde Milán que el coronavirus era una suerte de gripe.

©Gtres (Korpa)
©Gtres (Korpa)

Lorenzo Milá ha dado la cara tras un año alejado de los focos, hablando sin tapujos sobre la cuestionada pieza que realizó sobre el coronavirus para la cadena pública en febrero de 2020 (cuando todavía ejercía como corresponsal en Italia). Por aquel entonces el periodista de 60 años, que había iniciado su labor en Roma en el año 2014 (en su segunda corresponsalía tras permanecer los cinco años anteriores en Washington), quiso poner un poco de perspectiva al pánico que se estaba creando en torno al nuevo virus. Pero su llamada a la calma generó mucho revuelo al extremo de que, un año después, los internautas más críticos le han seguido recordando el mayor error en su carrera mediática.

Y es que en febrero de 2020 Lorenzo Milá aseveró para el ya desaparecido Los Desayunos de TVE que "no podemos hablar de un virus terrorífico como puede ser el ébola. Estamos hablando de un tipo de gripe del que se cura la gran mayoría de las personas que se han infectado". Asimismo valoró, con cierta molestia porque se estuviese generando un pánico excesivo, que “esta es un poco la fotografía médica real que aquí los médicos no se cansan de repetir, pero que, chico, parece que se extiende más el alarmismo que los datos". Sin embargo, y aunque sus palabras llegaban semanas antes de que se declarase el estado de alarma en España, aquel desconocido virus ha terminado condicionando las vidas de millones de personas alrededor del mundo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Lo más significativo de todo esto es que Lorenzo Milá no ha dado un paso atrás. El periodista se ha asomado al programa La noche de Adolfo Arjona de COPE para subrayar que no ha sido cesado y que, en la actualidad, aunque no salga en pantalla, continúa trabajando en la redacción de TVE. “Estoy aquí explorando, trabajando como redactor. Se me ve menos delante de la cámara porque intento alejarme de la actualidad diaria”, ha apuntado.

"TVE no prescinde de mí. Simplemente ocurre que los corresponsales estamos como máximo seis años en nuestros destinos. A la empresa no le quedaba otra que mandarme para acá, salvo que hubiera flexibilizado ese criterio", ha comentado también en la conversación con Adolfo Arjona, echando por tierra los rumores de su cese debido a su incendiaria intervención acerca del coronavirus.

Precisamente el propio periodista ha hecho referencia a su criterio informativo sobre el coronavirus confesando que, a día de hoy, no se arrepiente de su tranquilizadora crónica: "Si yo volviera a hacer la crónica, la volvería a hacer igual porque yo, en aquel momento, reflejaba lo que se oía allí. Los médicos, incluso el Gobierno, estaban diciendo ese tipo de discurso en Italia".

Dejando a un lado esta rotunda declaración, cabe destacar que el periodista también ha abordado su futuro laboral argumentando que la posibilidad de incorporarse a otro destino le parece ya muy cansado: "Sabes que una corresponsalía es un trabajo muy intenso que implica estar 24 horas los siete días de la semana pendiente al móvil. Tengo tres hijos y una familia, quería frenar un poco. La posibilidad de incorporarme a otra corresponsalía me pilló muy cansado". De igual manera ha dejado caer sus derroteros: "Estoy aquí en Madrid explorando otros caminos, todos los días voy a Torrespaña para trabajar como redactor. Aunque no me importaría explorar el mundo del medioambiente, del planeta, de la ciencia, de la defensa de la naturaleza. Se podría explorar la posibilidad de hacer un programa de ese tipo".

En la misma conversación Lorenzo Milá ha reflexionado sobre cómo ha cambiado la profesión del periodismo en los últimos años donde cada vez es más frecuente que los periodistas defiendan sus ideas políticas: "En la radio y televisión pública nosotros no visibilizamos nuestras ideas políticas, aunque en la televisión privada es perfectamente legítimo, siempre que se trate de empresas privadas. Sin embargo, el mundo de la comunicación pública debe mantenerse neutral e independiente, y esta es una batalla que mantenemos en RTVE desde hace décadas y creo que, paso a paso, vamos acercándonos, pero es difícil porque el poder político quiere que se hable bien de él. Cree que porque pague hay que hablar bien de él y eso no es así. Por otro lado, creo es que con la llegada de internet se ha generado una toxicidad importante en los medios donde no hay filtros ni se contrasta, son medios que generan estados de opinión confusos".

En resumen, el propio Lorenzo Milá no solo ha explicado en La noche de Adolfo Arjona que sigue ligado a la cadena pública tras abandonar la corresponsalía en Italia sino que, además, ha dejado claro que no se arrepiente de la crónica que hace ya más de un año realizó sobre el coronavirus y que, con el paso de las semanas, adquirió una gran repercusión llevando los hechos a quitarle la razón.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Gtres (Korpa)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente