Lorenzo Fernández Bueno: "El miedo controlado es una sensación apetecible"

Por Paula Olvera.- ¿Qué les provoca miedo a los famosos? Lorenzo Fernández Bueno se ha propuesto resolver esta pregunta y para ello ha invitado a varios rostros conocidos como Dani Rovira, Tomás García, Fernando Tejero, Ana Guerra y Roi Méndez a sumergirse en los lugares más terroríficos del planeta en la nueva producción local de DMAX titulada 99 lugares donde pasar miedo. Hemos hablado en exclusiva con el reconocido periodista, experto en mitos y leyendas, sobre cómo ha puesto a prueba la resistencia y la sangre fría de algunos de los personajes más conocidos.

Lorenzo Fernández Bueno (©DMAX)

-El sábado 27 de abril se estrena 99 lugares donde pasar miedo. ¿Qué vamos a encontrar en este nuevo formato local de DMAX?
Una mezcla muy estable de misterio, aventura, historia y humor. Es un formato que nunca antes se ha hecho en el Periodismo de los temas que tratamos.

-Este nuevo programa va a ofrecer a los espectadores una cara distinta de actores como Fernando Tejero, cómicos como Dani Rovira y Tomás García o cantantes como Ana Guerra y Roi Méndez, porque se muestran fuera de su zona de confort. ¿La reacción de qué personaje te ha sorprendido más?
La verdad es que todos han tenido reacciones llamativas en algunos de los lugares en los que hemos estado. Piensa que cada país que hemos visitado está en cierto modo regido por un leitmotiv, bien sea el mito de los vampiros, las apariciones de fantasmas o las huellas de diablo. Si a esto le unes una historia muy contundente y una estética poco habitual, como te digo, las reacciones han sido diversas y sorprendentes. Quizás me quedaría con la noche en la que Ana Guerra se tuvo que quedar a dormir en la habitación encantada del a su vez castillo más encantado de Escocia. Le echó mucho valor…

-¿Por qué crees que engancha tanto a los espectadores descubrir el lado humano de los rostros conocidos?
Creo que te los acerca un poco más. Sentir alegría, tristeza o miedo, sin filtros, los convierte en el reflejo de lo que sentiríamos en circunstancias así cualquiera de nosotros.

-En tu labor al frente del programa ¿cuál dirías que ha sido el momento más difícil de grabar?
Sin lugar a dudas la primera noche con Dani y Tomás. Ni el equipo sabía adónde íbamos ni qué se iba a hacer. Sólo sabíamos que nos iban a recoger en un punto de Praga lo actuales seguidores de una corriente satánica muy activa, para llevarnos a un lugar “secreto” donde se iba a hacer un ritual. Esa sensación de no tenerlo todo controlado es agobiante.

-El programa invita a los protagonistas a, literalmente, pasar miedo en algunos de los lugares más escalofriantes del planeta. En tu caso, ¿qué es lo que te provoca miedo, verdaderos sudores fríos?
No te podría decir algo único. Realmente son circunstancias inesperadas que se producen en donde menos lo esperas. Parto de la idea de que el miedo controlado es una sensación apetecible; sabes que va a pasar algo pero, una vez que termina, vuelves al mundo real. El problema es cuando no eres capaz de controlar la situación o tus propias sensaciones. Entonces puedes llegar a colapsar. En Edimburgo, en las antiguas bóvedas subterráneas, ocurrió algo inesperado cuando estábamos llevando a cabo una experiencia de aislamiento sensorial con Ana y Roi. De repente vieron algo que no estaba previsto y que rápidamente hizo que nos fuésemos de allí a toda prisa. Lo podrán ver los telespectadores… También el miedo en nuestro rostro en ese instante.

-¿Crees que existe un patrón común a la hora de reaccionar ante situaciones límites de terror e incertidumbre?
No. Y cada uno de nuestros invitados así lo evidencia. Porque hemos tenido momentos en los que han querido salir corriendo y otros, posiblemente más fuertes, en los que su curiosidad les ha llevado a meter la cabeza donde, de razonarlo, nunca lo harías. El miedo es un mecanismo de defensa, una forma en la que tu propio yo te avisa de que un paso más puede ser el último. Hay quien hace caso al aviso y quien decide dar unos cuantos más…

-En 99 lugares donde pasar miedo la aventura, el miedo y la intriga están asegurados, pero ¿hasta qué punto el humor va a ser importante en este programa?
Es otro elemento más. Eso sí, he de decir que quienes han tirado de su sentido del humor lo han hecho con un respeto tremendo, porque seguramente además en ese momento era muy necesario recurrir al humor.

-Este nuevo formato se encuadra en el género de misterio y terror. No es nuevo para ti ya que has triunfado con otras producciones como Enigmas de nuestra historia y Misterios. ¿Qué es lo más apasionante de este trabajo?
Que siempre estás descubriendo historias nuevas, países distintos… El misterio no deja de ser todo aquello que nos genera curiosidad, que aparentemente no tiene explicación, de momento… Y eso es algo que está muy unido a nuestras tradiciones, a nuestras supersticiones, y a nuestra historia. Si a ello sumas que casi siempre se suele dar en lugares diferentes, de gran belleza, te imaginarás que es un trabajo apasionante.

-Eres un experto en enigmas, mitos y leyendas. Ya que se suelen transmitir de generación en generación, como por ejemplo el mito de los vampiros que tratáis en uno de los episodios, ¿cuánta verdad crees que hay detrás de este tipo de historias?
La cantidad no la sé, pero sí soy consciente de que todo mito tiene una parte de verdad que es la que da origen al mismo. Hasta ahí es hasta donde tenemos que llegar. Te pongo un ejemplo: si hablamos del mito de los vampiros, nada tienen que ver con nobles transilvanos de larga capa y porte aristocrática. En el pasado el que era diferente, el que tenía alguna deformidad, cuando había hambrunas o epidemias, era acusado de ser un sicario del mal, un vampiro, y entonces se le purificaba. Estos rituales han trascendido los siglos, y de hecho hoy día en zonas remotas de la Transilvania aún se realizan. Nosotros tuvimos la ocasión de grabar por vez primera uno de ellos en compañía de Fernando Tejero. Y te puedo decir que fue mágico, como trasladarse a otro tiempo. Porque la gente que lo realiza, en pleno siglo XXI, sigue creyendo.

-Durante tu trayectoria profesional has tratado numerosos enigmas sin resolver. ¿Cuál dirías que es el que más te perturba hoy en día?
Pufff… son tantos. Quizás los vinculados a la historia, porque no hay consenso a la hora de explicarlos: las líneas de Nazca, los geoglifos descomunales del Amazonas, las tumbas gigantes de Egipto, la historia real que da origen al mito de la Atlántida… Hay mucho todavía a lo que seguir la pista.

-Más allá de la cobertura en DMAX, ¿consideras que los fenómenos misteriosos y paranormales encuentran la verdadera cabida que necesitan en la televisión?
Creo que mi generación ha querido demostrar que estos temas se pueden tocar desde el punto de vista periodístico, y que, por tanto, tenemos que mostrar argumentos sólidos para avalar aquello que defendemos; al fin y al cabo es lo que se hace en el Periodismo general. Y creo que, no el público, pero sí los responsables de las cadenas ya se están dando cuenta que estos temas interesan, y mucho, aunque uno no se vista de túnicas o eche las cartas para adivinar el futuro. Ese es el reto que tenemos los periodistas que nos dedicamos a estas temáticas, y poco a poco lo vamos logrando.

Para seguir leyendo:
Quique Peinado: “El gol de Fernando Torres en la Eurocopa de 2008 cambia la mentalidad del deporte español”
Frank Cuesta regresa a DMAX para hablar de las corridas de toros: “Yo les doy diez años como máximo”

Imagen: ©DMAX