Lorena Meritano interpretó a Dínora en ‘Pasión de gavilanes’: "Mi libro es un mensaje de esperanza"

Por Vilma Degorgue Alegre
Photo credit: Hernán Puentes

From Diez Minutos

Cuando se encontraba en lo más alto de su carrera, feliz con su pareja y preparada para ser madre, la vida de Lorena Meritano dio un giro radical. Hizo su última novela, El día de la suerte, en 2013; regresó a México para una colaboración en La bella y las bestias, y el año pasado participó en dos temporadas de El rey del valle, de Sony. Aunque está volcada en la presentación de su libro, Sobreviviente, no piensa abandonar la actuación.

Photo credit: GUILHERME MOLENTO Autor: hernan puentes

¿Cómo te encuentras?

Tranquila, tras mucho sufrimiento por las mutilaciones, la quimioterapia y las reconstrucciones. Sigo con revisiones, pero me siento fuerte.

¿Por qué has escrito esta obra?

Me convencieron desde mi oficina y sentí que era una buena forma de transmitir fe a otras personas. Pero no es un texto de consejos ni sobre la enfermedad, sino que habla de mi propia historia: la de aquella niña de pueblo que llegó a la capital para ser modelo, quiso cumplir sus sueños, se repuso de las derrotas y ahora se ha enfrentado a este maestro llamado cáncer. Mi libro es un mensaje de esperanza.

Han sido cinco años duros…

Cuando me enteré fue un golpe en el estómago. Estaba a punto de montar una obra de teatro en Colombia con mi pareja, con quien llevaba un año de relación. Acabábamos de conocer a nuestras respectivas familias y les contamos que estábamos planeando un embarazo in vitro. En la vida, todo son enseñanzas y aprendizaje.

¿De dónde has sacado fuerzas?

Había visto el cáncer de cerca en mi familia, pero otra cosa es vivirlo. Pese a tener momentos de crisis y desear morir, siempre me he levantado después de cada caída. Me apoyo en la meditación y las terapias.

Photo credit: Julian David Sierra

Perdiste a tu novio en medio del proceso. Debió de ser muy duro.

Sí, me sentí abandonada. Estábamos enamorados, llevábamos casi tres años, y un día de pronto, a punto de ir a otra cirugía a Argentina, él decidió separarse. Con el tiempo entiendes que las cosas acaban porque así tiene que ser y ahora creo que fue lo mejor. No me siento decepcionada, sino una ganadora: en sabiduría, paciencia, fe, honestidad…

¿Te apetece tener pareja?

Me hace mucha ilusión volver a enamorarme después de estos años de lucha, de quedarme sin dinero y tener que reinventarme y ser de nuevo autosuficiente. Siento que Dios me tiene preparada una persona especial y estoy deseosa de conocerla. Me veo sana emocional y físicamente.

Photo credit: Productora

¿Te has quedado con ganas de ser madre?

En el año 2000 dejé mi profesión para casarme e irme al campo; allí me quedé embarazada, pero lo perdí. Ni antes ni después he buscado tener un hijo. Ahora biológicamente ya no puedo; tampoco lo deseo. No me he sentido menos mujer por no tener senos ni ovarios, ni por no tener un hijo.

Pasión de gavilanes vuelve a emitirse. ¿Cómo recuerdas esta novela?

Dínora fue un regalo. Aunque estaba prevista como una actuación especial, acabó siendo una importante villana durante toda la novela. El rodaje fue duro, estresante y muy cansado: dormíamos poco, pasábamos frío y a mí el papel me demandó mucha energía. La gente me decía cosas horribles por la calle.

¿Fue importante en tu carrera?

Todos los trabajos lo son, aunque a Pasión le guardo mucho cariño. Me divierto cuando pienso en Dínora, me hace reír lo exagerada que era.

¿Cómo es tu vida ahora?

Doy charlas sobre mi libro y estoy presentándolo en distintos países. Intento cuidarme con una dieta alcalina y practicando pilates. Me gusta estar sola, en silencio, ver a mi familia los domingos, pasar tiempo con mi perro y muy de vez en cuando quedar con alguna amiga. Tengo una vida modesta, de clase media trabajadora, alejada de fiestas y otras cosas del pasado. Con el cáncer aprendí a no estar donde no quiero o con quien no deseo.

¿Qué le pides a 2020?

Salud para mí y los míos, estar en paz y seguir aprendiendo y llevando aliento y esperanza. Me gustaría trabajar en Argentina y en España: volver a actuar en cine, teatro y televisión. Y me encantaría enamorarme, tener una casa en la playa, escribir, leer y no estar en aglomeraciones.

Photo credit: Productora